El uso político fútbol en la dictadura militar / DOCUMENTO

 

  • CULTURA POPULAR
  • Como todos los fines de semana  dedicamos un tema especial a la cultura y la memoria de los argentinos. 

 

EL USO POLITICO DEL FUTBOL EN LA DICTADURA MILITAR

 

 

Una vez más preparamos una recopilación  de temas referido a la vinculación  política en la dictadura militar. El uso del futbol como método de distorsión social en la peor noche negra vivida en nuestro país.

 

La política detrás del fútbol

José María Muñóz defediendo a la junta militar

 

“Argentina, argentina
ahí está el presidente con los brazos en alto
como un simpatizante más del futbol
ahí está conversando con el almirante massera
podemos demostrarle al mundo como somos los argentinos
a los que nos criticaban
viene el presidente para entregar la copa
organización extraordinaria”

Cherquis Bialo y su defensa de la dictadura

Más que la victoria deportiva, la preocupación fundamental de la Junta Militar a la hora de organizar el Campeonato Mundial de Fútbol fue la imagen que daría Argentina ante los ojos curiosos de millones de espectadores en el mundo. Esa especie de ‘operación maquillaje’ iba a contar con un buen y viejo aliado: el periodismo cómplice, siempre firme junto al poder de turno.

Cherquis Bialo y su defensa de la dictadura

· Las noticias sobre desapariciones y centros clandestinos de detención conmovían a los europeos y movilizaban a las organizaciones de derechos humanos . Para el gobierno de la dictadura, entonces, el Mundial ’78 debía convertirse en la más firme demostración de que todo aquello era “una campaña del marxismo internacional basada en falsedades” y que los argentinos eramos “derechos y humanos”.

dictadura

· Quizás, una de las tristes postales más recordadas de aquel feliz momento sea la del gordo José María Muñoz alentando a sus oyentes para que fueran a “gritarle a esas señoras (las Madres de Plaza de Mayo) que los argentinos somos derechos y humanos” y que no ibamos “a permitir esa campaña de difamación contra el país”.Pero la perla casi olvidada en esta sorprendente historia , es ni más ni menos que la Editorial Atlántida. La empresa a cargo de la familia Vigil que publicaba revistas de gran popularidad como Gente, El Grafico, Para ti y Somos fue junto a ATC y a la dupla Neustadt-Grondona, el sostén mediático de la política criminal de los militares. Por ser el referente del periodismo deportivo por excelencia EL GRAFICO fue el que más luchó para que “la fiesta de todos” no fuera arruinada por unos pocos loquitos. “Para los de afuera, para todo ese periodismo insidioso y malintencionado que durante meses montó una campaña de mentiras acerca de la Argentina, este certamen le está revelando al mundo la realidad de nuestro país” -decía en un editorial durante el desarrollo del Campeonato , y agregaba que “Un país como el nuestro, tan golpeado, tan caído después de las duras experiencias pasadas, se está demostrando a si mismo sus enormes posibilidades de realización . Y esto no tiene nada que ver con los resultados futbolísticos. Argentina ya ganó su Mundial” – enfatizaba el semanario deportivo. Una vez después del triunfo argentino, Jorge Rafael Videla es reporteado por la plana mayor de EL GRAFICO (incluidos su director Constancio C. Vigil y su jefe de redacción Ernesto Cherquis Bialo). Allí, con la excusa de hablar de fútbol, el general dictador no deja de mencionar “la intencionada deformación de una campaña internacional de falsedades” y confiesa su regocijo por haber dado al mundo “una auténtica y pujante imagen” del país a través de los medios de difusión masiva. La obsecuencia de Vigil y sus muchachos llega al límite de lo increíble cuando en un editorial define a Videla como “un hombre de sensibilidad” y como “alguien que sabe sobre lo que está hablando y todo cuanto sabe lo dice en forma sincera y generosa”. De paso, los prestigiosos reporteadores confiesan lo “placentera” que fue la entrevista y que “frente a él nos sentimos bien”.

afa

· Ya habían pasado 15 meses de la muerte de Rodolfo Walsh, un año de la desaparición del director y propietario de El Cronista Comercial, Rafael Cacho Perrota, y durante el mismo mes del Mundial secuestraban al nuevo director de ese matutino, Julián Delgado. En abril del 77, Jacobo Timmerman habia sido torturado y expulsado del país. Según el informe de la Conadep, en los primeros dos años de dictadura desaparecieron alrededor de 75 periodistas, y una gran cantidad logró exiliarse luego de ser amenazados y perseguidos. Obviamente, la tenaz censura y el control de los medios de comunicación provocó que la mayoría callara y las denuncias fueran silenciadas. Pero EL GRAFICO no estaba para esas preocupaciones sino para exaltar la alegría del deporte y compartir la euforia inmortalizando aquella imagen de Videla, Massera y Agosti gritando un gol desde la platea ,fotografía que luego recorrió todo el planeta. El epígrafe decía “Como tres argentinos más…” . Somos, otra de las publicaciones de Atlántida, fue menos sutil y prefirió ponerla en tapa bajo el titulo “Ün país que cambió” . Carlos Varela, hombre de la radio y la TV acusado de buen diálogo con Videla y Agosti, confesó en 1995 que en aquella época “amoldaba mi mensaje a lo que sabía y a lo que se podía decir …”, y aclaró: ‘Aparecían todos los días quince muertos envueltos en lonas y yo era periodista y no puedo decir hoy que no sabía lo que pasaba . O sabías o no eras periodista…”. Gracias, Varela.

Grondona

· Las habladurías del mundo sobre nuestro país era algo que también preocupaba a la revista Siete Días, publicación de Editorial Abril que sobrevivió hasta hace algunos años . “Ha llegado el momento en el que cada uno de los argentinos debemos levantar la voz en defensa de nuestro país para que en el mundo nos oigan claramente”, decían en un exabrupto de patrotismo, allá por abril de 1978. Un mes después, la revista publicaba “Ël libro negro de la subversión”, que resultó tan negro como las listas que elaboraban los interventores militares. En él se detallaba una supuesta Red Antiargentina de supuestos subversivos en el que Siete Dias incluía a Amnesty Internacional, a Felipe Gonzalez, a Francois Mitterand, a Julio Cortazar, al Tata Cedrón, a Norman Brisky y hasta a Charles Aznavour., entre muchos otros. Por su parte, la periodista Renee Sallas, -antes y ahora en la revista Gente-, tristemente célebre por sus reportajes a los jerarcas del Proceso, increpaba en una nota de julio de ese año a cuatro directores de periodicos franceses por haber publicado “fotos de soldados en las canchas”.

 

Argentina 78 Mundial y Dictadura

JULIO LOPEZ FUTBOL

 

EL PRÓXIMO SÁBADO, LA SEGUNDA PARTE.

Deja un comentario