Cristina: Un torbellino de emociones

Los cambios de humor de la Presidenta y un posible cuadro de bipolaridad. Extracto del libro “Los Amores de Cristina”.

 

humores cfk

 

El cable 242255 revelado por WikiLeaks y la respuesta que recibió desde Buenos Aires no son los primeros documentos en los que las autoridades norteamericanas se interesan por Cristina. Lo sabe el famoso abogado Ricardo Monner Sans, quien leyó otro paper de similares características.

Fue a mediados del 2009, cuando participó de un congreso en Miami sobre políticas de transparencia. Hizo buenas migas con un funcionario del Departamento de Estado que hablaba un castellano fluido, y que al cabo de algunas copas le preguntó lo siguiente:

–¿Usted la conoció a Cristina Fernández?

–No en persona –dijo Monner Sans.

El funcionario siguió:

–El Departamento de Estado tiene un informe sobre ella. Allí se habla de algún tipo de trastorno del ánimo.

–¿Se puede ver? –se interesó el abogado.

El otro rió:

–Mañana se lo muestro.

Al día siguiente, el funcionario del Departamento de Estado, ya entonces dirigido por Hillary Clinton, condujo a su nuevo amigo hasta su oficina en Miami. Le mostró un paper escrito en computadora y sin membrete. El título era obvio: ”Cristina Fernández de Kirchner”. Y debajo decía: “Argentine Republic”.

–¿Le puedo sacar una copia? –intentó Monner Sans.

–No. Léalo rápido y me lo devuelve –respondió el otro.

El abogado se tomó diez minutos para analizarlo. El informe tenía una sola carilla, estaba redactado en inglés y constaba de un parte con apreciaciones médicas que se le hicieron ininteligibles. La segunda parte era más clara: hacía referencia a las “oscilaciones del ánimo” de la Presidenta y a una “personalidad digna de ser seguida por sus manifestaciones externas”, según el recuerdo de Monner Sans, quien no pudo evitar comentarle el episodio a sus amigos.

–¿Listo? –su anfitrión casi le arrancó el documento de las manos al cabo de un rato.

–Sí, gracias –dijo el abogado.

En realidad, no sabía si agradecer o llorar.

El Departamento de Estado ya por entonces se interesaba en la Presidenta. Y el cable 242255 que libraría medio año después acaso simplemente pedía detalles actualizados sobre un cuadro que ya en Washington parecían conocer en sus líneas generales, basados tal vez en la simple observación de las apariciones públicas de Cristina, o en las habituales conversaciones de funcionarios argentinos con la Embajada en Buenos Aires.

La jefa es bastante transparente en sus fluctuantes estados de ánimo. “Hoy me levanté pum para abajo”, reconoció en medio de la campaña del 2011, y también dejó esta frase: “A veces no sé si vale la pena seguir”. Además dijo: “Estoy haciendo un enorme esfuerzo emocional y hasta físico para seguir adelante”. Y también: “Ya di todo lo que tenía para dar”. En algunos actos no pudo reprimir las lágrimas. Y a su biógrafa Olga Wornat le habló de una profunda depresión cuando ella y Kirchner llegaron a la Casa Rosada en el 2003. “Estuve los dos primeros meses somatizando. Estaba desesperada, no podía hablar, casi me sentía una minusválida”, dijo. Tardaron algún tiempo, según Wornat, en convencerla de mudarse a la Quinta de Olivos con su marido. Y aquella depresión hizo que no se la volviera a ver por varias semanas.

En cambio, en otros momentos se la ve exultante y divertida, acaso sobreexcitada, como en su recordada gira de mayo del 2012 por Angola, donde bailó en la calle, aleteó como un pollo ante las cámaras de televisión, ordeñó una vaca imaginaria con sus manos, puso caras de antología, como si fuera parte de un sketch cómico, y a su regreso a la Argentina no se dejó ver por varios días, por un supuesto resfrío. Y eso que Angola es un lugar de lo más cálido.

También hubo otras veces en que esa euforia mostró un costado omnipotente. “Me siento un poco Napoleón”, dijo una vez. “Me siento como Keops frente a la pirámide terminada”, se corrigió en otro discurso. “Debo ser la reencarnación de un gran arquitecto egipcio”, especuló también. Hizo que un supuesto ente del Estado, la Generadora de Industria Argentina, la presentara con la sigla GenIA en una cadena nacional que recorrió el mundo por lo bochornosa. Y además les advirtió a sus funcionarios: “Solo hay que tenerle miedo a Dios, y también un poquito a mí”.

El perfil que el psiquiatra que aseguró haber tratado a Cristina trazó de un paciente bipolar con hipomanía (“aquel que por ahí habla demasiado, es el centro de atención en las reuniones, toma decisiones apresuradas, hace gastos que habitualmente no haría, se muestra excitado, histriónico, también irritable, y pareciera que se quiere llevar el mundo por delante”) parece encajar con el rostro que la Presidenta exhibe en privado y en público.

“Y cuando baja, por ahí le cuesta más levantarse por la mañana, se aísla, se retrae”, había completado el profesional, en referencia a la otra cara de la enfermedad, la depresiva. Y lo cierto es que, detrás de los recurrentes cuadros de baja presión que esgrimen los médicos presidenciales para justificar sus ausencias, la explicación fuera de micrófono de algunos de sus funcionarios es otra. Hablan de estrés, tristeza, factores emocionales.

En realidad, los bajones de presión –o lipotimias, en el lenguaje médico– pueden tener relación con la medicación que toma un paciente bipolar. El reconocido psiquiatra Luis Mariani lo explica así: “Los estabilizadores del ánimo que se usan para el trastorno bipolar son el carbonato de litio, la lamotrigina y el divalproato de sodio. Entre las posibles contraindicaciones de este último están los bajones de presión. También es frecuente en pacientes depresivos que haya una tendencia a la baja presión”. En el prospecto de la droga que menciona Mariani, el divalproato de sodio, también figura esa contraindicación. ¿Las recurrentes lipotimias de la Presidenta pueden ser un efecto secundario de la medicación?

Una de esas lipotimias le llevó seis días de recuperación, cuando lo normal son unas horas. Fue un récord en la historia de la medicina moderna. Suspendió un viaje a Cuba en enero del 2009, no se dejó ver por toda una semana y cuando regresó parecía un alma en pena: la expresión de su rostro denotaba tristeza y fatiga, y los fotógrafos de la Casa Rosada no tenían manera de disimularlo. El parte oficial, como siempre, habló de lipotimia. La hipotimia, que se escribe casi igual, es el estado depresivo más suave del trastorno bipolar. Después de esa llamativa ausencia, distintos medios se refirieron a la investigación que años antes se había publicado sobre su cuadro psiquiátrico.

Mientras se sucedían las lipotimias, y las exaltaciones y tristezas públicas de Cristina, a menudo transmitidas por cadena nacional, otros periodistas volvieron sobre el tema. Para no mencionar a Clarín, acusado de “destituyente” por el Gobierno, se podrían citar a dos de las plumas más importantes del siempre prudente diario La Nación.

Joaquín Morales Solá escribió sobre “la permanente ondulación de su espíritu” en medio de la campaña del 2011. Y reprodujo esta confesión de un funcionario de la Presidenta: “Un día parece que tenemos que salir a comprar el cotillón para el anuncio de la reelección. Pero otro día da la impresión de que todos nos volvemos a casa”. Morales Solá continuaba: “Hace un par de semanas dijo un discurso que se consideró la antesala del anuncio sobre su candidatura a la reelección. ‘No quiero que un enorme esfuerzo personal y familiar caiga en saco roto’, proclamó, entusiasmada. El jueves dijo otro discurso, en medio de sus habituales enojos con Hugo Moyano, que se asemejó a una despedida. ‘No me muero por ser presidenta, ya di todo lo que tenía para dar’, cambió entonces, con los viejos bríos muy abajo, cerca del zócalo. ¿Cuál es la Cristina verdadera?”. Si Morales Solá hubiera respondido el interrogante, acaso habría dicho: las dos.

Carlos Pagni, el otro columnista político de La Nación, escribió en julio del 2012 un artículo titulado “La Presidenta, bajo el imperio de las emociones”. Decía allí: “El martes pasado, el foco de la política se posó sobre un factor que gravita cada vez más en la escena oficial: la emotividad de la Presidenta. En el discurso de ese mediodía apareció una Cristina Kirchner salida de su eje. Con argumentos incorrectos, desbordada, comunicó decisiones gravísimas mientras intentaba reprimir el llanto y disimular la ira. Si en Angola fue llamativa por lo eufórica, esta vez sorprendió por la ansiosa y depresiva”. El periodista se refería al incendiario discurso en el que la Presidenta anunciaba, irresponsablemente, que retiraría a los gendarmes de las provincias, aunque eso fuera un delito: “Que me procesen”, había dicho.

Seguía Pagni: “En ese contexto, a la señora de Kirchner se le ha vuelto borroso el límite en el que termina su yo y comienza el Estado. El último domingo explicó al primer ministro chino que el vínculo entre su país y la Argentina estaba fortalecido porque las relaciones bilaterales se oficializaron el día en que ella cumple años y porque el telegrama de esa oficialización se cursó en la fecha en la que tuvo a su primer hijo”.

Ni Pagni ni Morales Solá habían hablado con el psiquiatra de Cristina, pero se basaban en la simple observación: sus vaivenes emocionales están a la vista, y a menudo se transmiten por cadena nacional.

Alberto Fernández, el ex jefe de Gabinete que alguna vez la escuchó bromear con que podía “ser Presidenta y vice” por su cuadro psiquiátrico, le escribió una durísima carta abierta años después de irse del Gobierno, donde lisa y llanamente la acusaba de “vivir en su mundo dual”. Y el propio Néstor Kirchner temía por su fragilidad cuando les aconsejaba a los funcionarios: “Hay que cuidarla como si estuviera en una caja de cristal”. Lo que a esta altura parece una realidad tangible sigue siendo, sin embargo, un secreto de Estado.

En algunos momentos de zozobra, sus colaboradores recuerdan que a la Presidenta hubo que darle tranquilizantes. Ocurrió, por ejemplo, en la madrugada en que Julio Cobos emitió su voto “no positivo” en el Senado que selló la derrota del kirchnerismo contra el campo en julio del 2008. A su biógrafa Sandra Russo, Cristina le dijo que se había ido a dormir en el momento de esa votación que definía la suerte inmediata de su gobierno, lo cual parecía un acto de irresponsabilidad como gobernante. En su entorno, en cambio, dan una explicación más lógica: Cristina estaba sedada además de dormida. No fue desaprensión, sino un desborde emocional que hubo que tratar de urgencia.

Un médico que se considera amigo de la Presidenta lo recuerda así:

–La noche del voto de Cobos ella tuvo una crisis y hubo que medicarla. Le dieron algo fuerte, un tranquilizante.

–¿Recuerda otros episodios?

–También estaba muy alterada el día del primer cacerolazo frente a la Quinta de Olivos, unos meses antes de lo de Cobos. Esa vez también le dieron algo. No es mi área, pero sé que ella tiene altibajos y depresiones. Y por lo que observo, ese cuadro tiende a somatizarlo en el cuerpo. A veces se ha quedado disfónica, eso es algo psicosomático. Fijate que además ella tiene rosácea, una alergia en la piel que también es psicosomática. El cuerpo le está diciendo que algo anda mal para que lo corrija. Y eso lo evidencia de distintas maneras, puede ser con un bajón de presión, por ejemplo. El bajón emocional y el de presión pueden estar relacionados.

–O sea que las frecuentes lipotimias pueden encubrir un cuadro psiquiátrico.

–Ella es una mujer que tiene el trabajo más estresante del mundo, que es gobernar la Argentina. Y es lógico que se deprima o que esté irritable. Por ahí, en medio de una conversación de lo más tranquila se enoja por algo, explota y te manda al carajo. Pero los que la conocemos ya no nos asustamos.

Las depresiones de las que habla el médico exhiben una de las de las dos caras de trastorno bipolar, y en ocasiones pueden ser la única. Y las súbitas explosiones, los momentos de irritabilidad que los colaboradores de Cristina conocen tan bien, forman parte de la fase maníaca o hipomaníaca de la enfermedad, y no de la depresiva, como podrían suponer los legos.

Otras características de la fase eufórica que mencionan los expertos son la verborragia, la baja tolerancia a la frustración, la falta de autocrítica, la aceleración del pensamiento, el lenguaje desorganizado, la libre asociación de ideas, el insomnio, el aumento de la libido y la desinhibición. Frases como las que la Presidenta ha dicho en público, y a veces por cadena nacional, muestran ese estado de excitación mental. Por ejemplo, “vos le llenás el pomo”, “les rompimos el siete”, “el embutido viene del salame, no vayan a pensar otra cosa extraña”, y otras delicadezas por el estilo.

–Cristina suele ser así en privado, un poco zafada. Es normal que haga chistes de doble sentido –dice el médico que recién hablaba de sus depresiones y sus raptos de furia.

El hombre no pertenece a la Unidad Médica Presidencial dirigida por Luis Buonomo, y de hecho la considera un fiasco. Define a Buonomo como un cirujano absolutamente ajeno a la psiquiatría y que sigue a su paciente desde Río Gallegos. Apodado Luigi, y más famoso por su destreza para contar chistes que por sus pergaminos profesionales, Buonomo es el mismo que días antes de la muerte de Kirchner les confió a los periodistas que lo consultaron: “Néstor está bárbaro. Lo único que puede pasarle es que le caiga un piano en la cabeza”.

Por suerte, la Presidenta consulta a otros médicos además de Luigi.

Comments

  1. al.jazerra. says:

    Este “adelanto” es bastante conocido, (su bipolaridad etc no es novedad), ya habló bastante entre otros N.Castro sobre sus enfermedades.
    Pero cuando hablan de los “amores” uno espera otra cosa, como las famosas carpetas con fotográfías de Luis Barrionuevo sobre sus “amores” con Brandoni, Alasino etc.
    Bueno como aperitivo esto es light.