“El periodismo de Pepe Eliaschev”, por Alfredo Leuco

A Pepe Eliaschev, muchas veces se le hace el mismo elogio que a Tato Bores: parece que lo hubiera dicho hoy. Son pensamientos de tanta actualidad que trascienden los tiempos.

Hoy le podríamos pedir a Pepe su opinión sobre el presidente Alberto Fernández y diría lo que ya dijo en su columna de hace 7 años. Mantiene tanta vigencia que acabamos de escuchar algo que Pepe dijo por esta radio, el 1ro de octubre de 2013.

Trata a Alberto respetuosamente de olvidadizo, pero también le dice que no se hace cargo de nada de lo que hizo y que, mucho menos, está dispuesto a pedir disculpas por lo que hizo en el ataque a los medios de comunicación. Le confieso que me propuse no dejar pasar un solo año sin recordar al querido Pepe Eliaschev.

Falleció un día como hoy. Por eso este humilde homenaje, cada 18 de noviembre, es una forma de mantener vivo su ejemplo de ética republicana y profesionalismo.

Nos viene bien su figura en estos tiempos de cólera y confusión entre muchos periodistas que se vendieron al oro kirchnerista y otros que miran para otro lado con las excusas de la prudencia y el equilibrio.

No hay equilibrio posible entre víctimas y victimarios. No hay teoría de los dos demonios que explique a los pechos fríos de la vida.

No hay equivalencia entre un nacional populismo chavista que persigue al periodismo y lo ubica en el lugar del enemigo y los medios y colegas que tratan de contar lo que pasa y denunciar la corrupción y la búsqueda de impunidad.

El periodismo siempre debe defender valores y ser abogado del hombre común y fiscal del poder. Y eso, Pepe lo tenía muy claro. Por eso fue tan merecido ese proyecto luminoso que declaró “post mortem, personalidad destacada del periodismo y ciudadano comprometido con los valores democráticos y republicanos de la Nación Argentina” a Pepe Eliaschev.

La iniciativa fue aprobada en su momento en la comisión de “Comunicaciones e Informática” de la cámara baja y tuvo otro objetivo: reivindicar su “buen nombre y honor y patriotismo tras los ataques difamatorios” que sufrió.

Hoy se cumplen 6 años de la muerte de Pepe y todavía me parece mentira. Fue tanta la potencia periodística de Pepe Eliaschev que a medida que pasa el tiempo, su figura se agiganta. Es que extrañamos tanto a Pepe.

Esto que pasa es que hace 6 años, el maldito cáncer de páncreas finalmente asesinó a Pepe Eliaschev. Esto que pasa es que me tiemblan las manos sobre las teclas y la voz cuando lo recuerdo.

Esto que pasa es que esta querida radio Mitre, este periodismo independiente que amamos y este país, han perdido a uno de sus mejores hombres. Conocí pocos periodistas con la formación intelectual y el rigor profesional de Pepe.

Era exigente con los demás y con el mismo hasta la obsesión. No andaba con vueltas. Decía las cosas de frente y sin eufemismos. Eso le trajo algunos problemas de convivencia en los trabajos, pero se las bancaba como un señorito.

Le gustaba recibir de regalo algún habano para fumar tranquilos después de la cena. Amaba profundamente a Victoria, su mujer y a sus hijos. Me agasajó un día en su casa con un asado maravilloso que compartimos con Luis Brandoni y Sergio Renán. Era muy hincha de Racing.

Se inclinaba en el altar democrático, republicano y de manos limpias de Raúl Alfonsín. Amaba la palabra “crocante” y yo lo cargaba con eso

Deja una respuesta