LOS IMPRESENTABLES DEL CONGRESO / Editorial J. Viale

En su editorial de «Realidad Aumentada», Jonatan Viale se refirió al escándalo que protagonizó el diputado Juan Ameri, al señalar que si bien se trató de una situación inaceptable, existen legisladores que debería haber sido expulsados por asuntos aún más graves. Además de los escándalos que cotidianamente se viven en Argentina, dio cuenta del bajo nivel intelectual de la clase dirigente en los últimos años.

«Argentina alguna vez fue el mayor exportador de leche del mundo, el mayor exportador de carne del mundo, el mayor exportador de trigo del mundo. Sin embargo, hoy Argentina es el mayor exportador de escándalos del mundo. En promedio, estamos metiendo un escándalo nacional por semana. Un día puede ser la policía, otro día el dólar y otro día un diputado manoseando a su pareja en plena sesión. Es lo que hay».

«Está muy bien que este impresentable de Juan Ameri deje de ser diputado. Pero estaría bueno que el Congreso muestre la misma indignación, velocidad y contundencia con otros muchachos que tienen delitos pesados. Tipos que han violado el código penal entero. Esos, al parecer, son intocables porque son funcionales o porque son amigos del poder».

«Estas semanas me acordé mucho de mis abuelos, Arturo y Zulema. Ellos me hablaban del Congreso como un institución honorable, sagrada, inmaculada. La persona que llegaba a diputado o senador, o juez de la Nación, o ministro, o presidente, o vicepresidente, tenía que ser una persona intachable, impoluta. Tenía que escribir bien, tenía que hablar bien, tenía que pensar bien, tenía que ser honesto, tenía que no ser corrupto o corrupta. En definitiva, tenía que el dar el ejemplo. Y nosotros tuvimos de vicepresidente a un impresentable que se robó una imprenta y puso en su documento que tenía el domicilio en un médano».

«Los debates políticos en la Argentina se volvieron partidos de truco donde siempre vamos tirando una carta más fuerte que el otro. Son debates chicaneros, pequeños, frívolos, superficiales, vacuos. Fijate que el diputado Ameri (el diputado toquetón) no tenía idea lo que estaba votando ayer. ¿Te das cuenta? El problema no es que estaba tocando a su mujer, el problema es que estaba en cualquiera. No tenía la menor idea del tema que se estaba discutiendo. Y eso que el congreso argentino tiene el récord mundial de asesores per cápita».

Deja una respuesta