Iván Heyn, el militante de La Cámpora que murió en un juego erótico

No hubo afiches contra el muerto. hubo un silencioso respeto. Algún «tuiter» desubicado, pero ninguna campaña en su contra.

Lo encontraron muerto en Uruguay, en un hotel con la delegación argentina, presente en ese país.

«La justicia y la policía uruguaya con los resultados de las pericias forenses solicitadas por el juez penal Homero Da Costa, llegaron a una conclusión preliminar: la muerte del economista Iván Heyn fue un hecho accidental mientras el funcionario practicaba una masturbación extrema, consistente en llegar al clímax al borde de la asfixia, con el presunto propósito de potenciar el placer»

Deja una respuesta