LA VUELTA DEL CHICO MALO. FEINMANN Y EL PASE CON VIALE

La pase muy mal

«Cuando me dijeron que era positivo fue como si me cayera un edificio encima. Lo primero que se te pasa por la cabeza es que sos un paria, un infectado. Pasé a ser un apestado y un posible peligro para el resto. A partir de ese momento me sentía un asesino de mis propios compañeros. Pensaba si yo los había contagiado, dónde me lo había agarrado (al virus). Yo siempre trato de ser el número uno en todo. Y me dijeron que el promedio de la carga viral es entre 60.000 y 250.000 copias y yo tuve 100 millones«, destacó con simpatía. Y admitió que no quería que lo internaran, pero ante la baja saturación de oxígeno su compañero de programa, el doctor Claudio Zin, decidió llevarlo al Sanatorio Otamendi.

Deja una respuesta