EDUARDO FEINMANN, EN PRIMERA PERSONA: «FUE COMO SI ME HUBIESEN PASADO 20 APLANADORAS POR ENCIMA»

En el día de su regreso a Rivadavia y luego de casi un mes de recuperación por el coronavirus, Eduardo Feinmann volvió a su espacio habitual de Alguien Tiene Que Decirlo. «Me agarró fuerte, según me dijeron en el Clínicas, estaba primero en carga viral. No sentí problemas de olfato y gusto, pero si algunos problemas respiraorios y un cansancio terrible», explicó el conductor.

Tras algunas semanas de ausencia por coronavirus, Eduardo Feinmann volvió a su espacio habitual de Alguien Tiene que Decirlo y contó su experiencia con una enfermedad que le pegó fuerte y por la que debió ser internado en el Sanatorio Otamendi. «Me llevaron engañado, de pronto me vi todo enchufado y con camisolín y me tuve que quedar. Quiero agradecer a todo el personal de Salud en su día y a todos los oyentes y compañeros de la radio por el aguante y el afecto que me han demostrado en estos días».

    Eduardo Feinmman contó que decdió hacerse un hisopado para cuidar a sus compañeros y sólo porque sintió que tenía algún problema con la voz. «Cuando me dieron el positivo fue duro», confesó el conductor. «La verdad me agarró fuerte, fue como si me pasaran 20 aplanadoras por encima», resumió el conductor de Alguien Tien que Decirlo.

    «Recién volví a sentirme bien el jueves de la semana pasada. Y ya estoy recuperado del todo. En 25 años de carrera nunca había faltado tanto a un trabajo, así que de nuevo gracias a todos y sobre todo a los oyentes que siempre estuvieron del otro lado dándome fuerzas».

    Escuchá el testimonio completo de Eduardo Feinmann en su regreso a Rivadavia.

    Deja una respuesta