Silvia Martínez Cassina prendió el ventilador

“Hay algo patológico en esta empresa: captan a un profesional bueno, le dan posibilidades y, cuando empieza a tener vuelo propio, a querer organizar el trabajo saliendo del ala paternalista de la jefatura, le cortan las alas. La lista es enorme”, afirmó. Como delegada (del Sipreba), mi obligación y responsabilidad es dar el ejemplo de que hay que reclamar, no bajar la cabeza y aguantar«, agregó.

El conflicto empezó en noviembre pasado, «cuando hice un reclamo porque me estaban recortando tareas habituales del noticiero, participación y reportajes que, por contenido, solía hacer. Pero estalló el 1 de julio, cuando salió en Clarín un aviso con la programación de la mañana del 13, solo con figuras masculinas, donde claramente me dejaban afuera como coconductora».

Unas semanas antes, este año, Ángel de Brito y Sergio Lapegüe comenzaron a hacer un pase de programas entre ellos. “Después, Sergio se acercaba hacia la mesa y nos saludaba a una columnista y a mí diciendo ´hola, chicas´”.

Cuando Cassina lo consultó, Lapegüe le respondió: «yo acato órdenes, no tengo por qué avisarte de los cambios porque no soy tu jefe”. Cassina le respondió: “No, pero sos mi compañero”.

Sobre Débora Pérez Volpin, que se fue del noticiero “como una señora, sin escándalo ni confrontación”, dijo: “no me voy a erigir en su vocera, pero en la producción de la mañana ella y muchos otros fueron maltratados. Hay denuncias puntuales”.

La politica del miedo

Según Cassina, la modalidad del «temor», con premios y castigos, es habitual en la empresa. “Cuando vas a pedir que paguen una suplencia, te quieren hacer creer que es una oportunidad laboral. Y no es un favor: es trabajo”.

La periodista dijo que «he visto a excelentes profesionales que se capacitan por su cuenta –en política, género, policiales o justicia– y el castigo es no mandarlos a cubrir esos temas. Cuando se debate la ley del aborto, a la periodista especializada la mandan al drama de la línea 60. Al acreditado en Casa Rosada y Congreso lo mandan a hacer policiales. Al experto en policiales, que conducía Cámara del Crimen, lo sacan de esas notas», dijo.

Deja una respuesta