ASÍ SERGIO GENDLER EXPLICABA SU ENFERMEDAD

l periodista deportivo Sergio Gendler murió hoy a los 53 años por una enfermedad crónica en sus intestinos que lo aquejaba desde hace dos décadas.

Gendler estaba casado, tenía 4 hijas y una carrera llena de logros y anécdotas dentro del mundo del periodismo deportivo.

En un video que emitieron en el programa «Nosotros a la mañana» de ElTrece, el periodista cuenta cómo se enteró que padecía la » enfermedad de Crohn», después de algunos años sin un diagnóstico certero, y la forma en la que se adaptó a un tratamiento para seguir adelante.

«Si tenés salud, podés tener un montón de otras cosas. Sin salud, no podés tener nada», contó el periodista que trabajó por más de 21 años en los medios del Grupo Clarín, y actualmente formaba parte del equipo de Fox Sports Radio.

«Fui a Stamboulian pensando que tenía una infección en algún lado porque tenía fiebre y no me bajaba. Y cuando el doctor me dijo ‘mirá pibe, no es algo infectológico, es algo inflamatorio’, yo le dije ‘¡qué bueno!’. Y me respondió: ‘no creas’.

«A partir de ahí empecé a conocer la enfermedad. Después de la primera colonoscopía, me levanté y vi la cara de los tres médicos y dije ‘¿qué pasó? Me muero mañana’. Me dijeron tenés esto, con cuidado. Tuve que ir a Internet a ver de qué se trataba. No entendía».

«Lo raro fue que me llevó como cuatro años el diagnóstico y el primer episodio lo recuerdo allá por 1997, después de una salmonella. Recién en el 2000 le dieron en la tecla. Estuve dos o tres años con distintos tratamientos que no me dieron resultado. Ahora, gracias a Dios, es todo más armonioso. Es algo crónico que lo podés pilotear».

«Todos creemos que vamos a vivir 100 años y cuando te pasa esto, lo primero que sentís es que no tenés salud. Te duelen los codos, las rodillas, la panza, no caminás bien. Yo tenía dolores de panza que no me dejaban levantarme de la cama. No estaba contento con estar despierto. Si tenés salud, podés tener un montón de otras cosas. Sin salud, no podés tener nada».

«La verdad que al comienzo la pasaba mal, mal. Una vez que encontré el tratamiento, que no me hacía mal la pastilla que tomaba y estaba todo bien, es como que empezó otra vida».

Deja un comentario