Agustín Zbar quiere volver a la AMIA

JAI- En las últimas horas, en medio de la incertidumbre e incredulidad, diversas voces comunitarias han comentado sobre el deseo del presidente de AMIA, en goce de licencia de reasumir sus funciones, antes o después.

Voces de alarma han aparecido en la comunidad en las últimas horas, al trascender que Agustín Zbar, presidente de Amia, en goce de licencia por tiempo indeterminado, pretendería reasumir la presidencia.

Desde el primer momento luego del rechazo y escándalo producido por la carta enviada a DAIA, solicitándole a la entidad política, desistir de la querella contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros, por la acción de posible encubrimiento agravado denunciado por el asesinado fiscal Alberto Nisman, muchos plantearon que la licencia solicitada por el titular de la Mutual era insuficiente y de carácter difuso.

En los últimos días dirigentes diversos con los cuales tiene diálogo este medio han comentado que Zbar estaría esperando que pase la ola y buscando el momento oportuno para regresar a la AMIA.

Desde el BUR, Bloque Unido Religioso, el partido que lo llevó a la presidencia, aparecen voces diversas. Algunos plantean que Zbar es el único que puede conducir la AMIA hasta el final del mandato y que reasumir sería una muestra de fortaleza frente a lo ocurrido, mientras otros dicen que más allá del deseo de Zbar de regresar a la Mutual, el costo para la credibilidad de la AMIA y el futuro del partido político, sería enorme.

Lo cierto, es que más allá de lo que discuta el BUR y otras agrupaciones comunitarias, Zbar, en facultad de su cargo, podría obrar de acuerdo a su impredecible accionar e incluso contra las estructuras partidarias y las miles de voces que han solicitado su renuncia.

Entre las tantas voces escuchadas estos días, algunos especulan que el regreso de Zbar podría darse para julio, en las vísperas del 25 aniversario del atentado contra la AMIA, de manera tal de ser uno de los oradores en el acto de recordación o con los festejos de los 125 años de la Mutual o la inauguración de las remodelaciones edilicias del edificio encaradas por Zbar.

Lo concreto es que por el momento la oficina de presidencia del 5 piso de Pasteur, que ocupa interinamente, Ariel Eichbaum, a cargo de la presidencia, continúa como si nada hubiera ocurrido, y con las paredes llenas de los títulos, reconocimientos y culto a la trayectoria política de Zbar.

El titular de AMIA proviene de la tradicional política nacional, militó de muy joven en la facultad de derecho de la UBA, ocupó el cargo de diputado nacional por el radicalismo, procurador de la ciudad de Buenos Aires, vicerrector del colegio Nacional Buenos Aires entre otras funciones públicas.

En sus tareas anteriores a la Amia, no le faltaron conflictos y escándalos, que parecen parte de la gimnasia habitual de esos ámbitos y que Zbar parece disfrutar. Antes de asumir la presidencia de la Mutual tuvo un fuerte enfrentamiento judicial con el fiscal Nisman que lo denunció por amenazas. La acción judicial se cerró luego de pasar por los estrados con un acuerdo con el fiscal de la UFI-AMIA, pero el hecho quedó registrado como de suma gravedad.

Una vez asumido en la Mutual, suspendió los tradicionales subsidios a las agrupaciones juveniles sionistas y escuelas no ortodoxas, reemplazó a los profesionales y proyectos de cultura y educación, desalojó violentamente a Radio Jai del edificio de los Comedores Populares, se propuso desalojar a la DAIA del edificio de calle Pasteur y activó subterráneamente en sus vínculos con el titular de la IGJ para conseguir su objetivo.

Fuentes bien informadas comentan que su vínculo con el Dr. Ricardo Gil Lavedra, fue determinante en el pedido de renuncia que se le condicionó al ex titular de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, en el bochornoso episodio con la actriz Esmeralda Mitre representada por el reconocido letrado.

Su manifiesta participación en la elección de DAIA, las chicanas jurídicas con la intención de suspender las mismas, su cuestionado desplante en la asamblea electoral y posteriores twits agraviantes contra la entidad política, su frustrado intento de reformar los estatutos de la Mutual con la intención de perpetuarse en el cargo y muchas otras situaciones, hacen de Zbar, una persona habituada y tal vez deseosa del conflicto, al cual ve como parte de su accionar político.

Nadie podría extrañarse de su regreso a la AMIA, sin que le importe el costo político y un nuevo escándalo en la vida comunitaria. Está habituado a los mismos y no parece que nada lo detenga.

Entre quienes lo conocen pretenden que los Rabinos Daniel Openheimer de la comunidad Ajdut Israel, donde Zbar concurre e inició sus estudios en los textos tradicionales judíos, y Samuel Levin, líder del BUR, puedan contener su intento de regresar a la AMIA y lograr su renuncia.

Para los distraídos de siempre debe resultar llamativo como fuera de este medio de comunicación, el resto de los “medios judíos” han mantenido desde el principio de este escándalo un silencio abismal. La explicación es simple y triste, los mismos subsisten casi exclusivamente del subsidio que reciben de AMIA transformándose en simples voceros e instrumentos de la Mutual. De hecho, uno de ellos, habituado a las operaciones mediáticas, fue el que por instrucciones de Zbar difundió la carta a DAIA.

Como explicamos en anteriores editoriales, por razones de incumbencia y cuidado, los medios no judíos no reflejarán estas internas intestinas (más difíciles que la Peronista) a menos que hagan a aspectos que repercutan en la agenda nacional.

Nadie se atreve a asegurar como continúa la historia, Zbar juega como la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a las escondidas en medio de la incertidumbre y más allá de las causas judiciales o escándalos.

En el país del no me acuerdo, todo puede ocurrir. La vieja sentencia de que los “muertos que vos matáis gozan de buena salud” es un axioma clásico de una mala política que nunca termina de sorprender para mal y goza en la argentina y su reflejo en la comunidad judía de una impunidad perpetua.

Para aquellos que quieran conocer algo del pensamiento de Zbar, adjuntamos un audio de hace algunos meses de lo que expresaba como parte de un balance de gestión de Amia, en la cena de festejo de los 75 años de la Yeshivá (centro de estudios) Jafetz Jaim, liderada por el Rabino Samuel Levín, que lo ungiera como presidente de la Mutual Israelita.

 

Deja un comentario