Aliverti analiza si puede ganar Macri y lo acusa de ser un régimen que NO tiene las manos limpias

Este año arrancó con una coincidencia generalizada que hay desde todos los flancos del análisis político y es que sí Macri, vuelve a ganar, es obvio que el motivo sobresaliente jamás, jamás podría ser la situación económica, el desastre que esta banda produjo para las grandes mayorías.

No tiene reversión posible, inclusive ahora a agosto o octubre, logra estabilizar variables de la denominada macroeconomía, esos números muy grandes de las cuentas internas y externas que por lo común, sólo sirven que los adalides de la exclusión social, intenté generar esperanzas en una población concientizada y capaz de haber creído que un gobierno de ricos, no robaría. Pero las cifras y el padecimiento son los que son. un Macri reelecto tampoco lo sería por imagen de honestidad.

Estamos de acuerdo excepto por su núcleo duro de votantes gorilas, hicimos que siga siendo el mismo de toda nuestra historia.

Desde mediados del siglo pasado, que se define por su invicto odio visceral al peronismo, que nunca tuvo, ni tendrá la decencia institucional como uno de sus valores, nadie seríamente podría argüir que este régimen tiene las manos limpias, ni menos sucia que en el período kirchnerista, ni que viva combatir la corrupción.

Sólo el muro protector de sus agentes mediáticos, obtura que el Macrismo vive, debería vivir de Escándalo en escándalo. Ni siquiera si lo pueden disimular por completo, la plata en los paraísos fiscales, el perdón de la deuda al grupo familiar por el correo, Los negociados inmobiliarios con las tierras Fiscales, la casi totalidad de los funcionarios involucrados en maniobras sospechosas, ni hablar de la cooptación de la justicia. Podrá decirse que a la gente, o los argentinos, no les importaría si hubiesen manejado lo económico con un sentido mínimamente distributivo. Pero ni eso en otras palabras con licencia de conversación de café: «afanan, no tiran un hueso más que a los propios», junto con algunos en esencia de momentos precisos en las zonas explosivas del conurbano bonaerense y, sobre todo no paran de joder a la clase media qué fue y es el síntoma de humor y que los llevó al poder explícito.

¿Como podrían entonces volver a ganar? Sólo porque la oposición electoralmente expresada, no estaría siendo apta para unificarse.

Sólo por eso quizás haya más de una opción para tratar de establecer o arrimar ¿qué diablos terminará ocurriendo en este año de elecciones presidenciales?, lo cual a su vez tiene tres problemáticas confluyentes: la primera, la que salta a la vista es con qué figura individual se le gana a Macri? la segunda es ¿Con qué discurso sea cual fue la figura? y la tercera trascendental es ¿De qué manera esa figura y ese discurso, serán compatibles con los rigores de 2020 porque vamos a entendernos, 2020 será el año que viene cuando todo podrá saltar por los aires, acabada la asistencia del fondo monetario y acumulado los vencimientos de deuda externa salvo que una nueva corrida cambiaría se llevará puesto a macri antes de las elecciones? si pasara eso, hoy no puede visualizarse Cuál sería la fórmula Duhalde de alfonsín de 2001 para conducir una transición rumbo a no se sabe.

Ahora bien, decíamos quizás haya más de una opción analítica,  hay de todo lo francos de análisis político, Macri

Deja un comentario