Telenoche no le renovaría el contrato a M. Ciccioli

Luego de que Nieves Jaller denuncie a Martín Ciccioli por acoso sexual, otras mujeres se sumaron e incluso mostraron pruebas comprometedoras del periodista.

A pesar que se llamó a silencio en los medios, Ciccioli decidió responder un mensaje en las redes sociales y apuntar contra Gaspar Benegas, un guitarrista que publicó uno de sus videos hot.

«Se llama Gaspar Benegas, músico del Indio que sube videos que es de mi esfera privada. No es amigo, nunca lo sería por botonazo. ¿Vos también creés que te acoso? Imposible. ¿Que estoy medio pomelo? Vos que tocás Ñanfri frufi, Rock, para los dientes. Te espera la justicia penal bo… asalariado del Indio», le respondió el conductor a la percusionista Andrea Álvarez.

«Le sobra tiempo. Un varón que no tiene razón para ponerlo. Una madrugada donde grabé un video. Pomeleado o no, no me da vergüenza. Si te cruzo avísame que sos vos, no es que te vaya a pegar. No lo entiendo. Te llevo a la Justicia porque yo me autodenuncie ya que no había denuncia»,continuó furioso.

Por su parte, Benegas no se quedó callado y le contestó: «Listo. Ya me autodenuncié por tuitear un video anteriormente ultraviralizado. Veremos que determina la Justicia”.

Luego, otro usuario lo acusó de «acosador», «cag…» y «violín». Por eso, Ciccioli expresó: «Me autodenuncie en la Justicia Penal. Entregué mis redes sociales y celulares, falta que la otra parte presente. Todo en manos de la Justicia. El único acoso que quiero es con Boca en Libertadores».

Ahora el portal EP menciono esta mañana que EL TRECE no le renovaria el contrato con la emisora de Constitucional
Su contrato en Telenoche se respetará y vence el 31 de diciembre. Ya se le habría comunicado el deseo de interrumpir su participación en el exitoso noticiero.

El escándalo todavía no está claro a nivel judicial. Su abogado, Mauricio D’Alesandro, le indicó la estrategia de la auto denuncia. Se tratará de mostrar que los chats fueron un tema consentido de a dos que debería quedar en la esfera privada.

El asunto le trajo problemas familiares lógicos al periodista, y un problema de salud, alta presión, que hizo que morigerara su trabajo periodístico.

En su entorno no descartan que le hayan plantado una mujer para hacerle pisar el palito, y que de tanto horas de cobertura sobre la droga y la marginalidad, alguien le entre cobrando una factura.

Deja un comentario