Manual peronista para convertirse en más papistas que el Papa (EL PAÍS)

El peronismo, como el amor, sigue acumulando definiciones que no terminan de definirlo. Una de las más consabidas sostiene que es un sentimiento. El peronistaCarlos Saúl Menen, en una línea algo menos romántica, siempre dijo que no es ni una doctrina ni un programa económico, sino una forma de gobernar. El latinoamericanista de Estados Unidos Nicolas Shumway explica que el genio dePerón no fue su originalidad sino “su capacidad de tomar ideas de varios movimientos y convertirlos en herramientas para mantenerse en el poder”. Y añade:

Para mantenerse en el poder no hay que preocuparse demasiado por las inconsistencias y contradicciones. Es útil y permisible toda herramienta retórica, ideológica o práctica aunque resulten incompatibles entre sí. Lo mismo la institucionalidad: si resulta útil hay que defenderla. Si no, que se busquen formas para hacer las cosas de otra manera.

Lo que traducido a un lenguaje menos académico viene a decir que para mantenerse en el poder hay que ser un gran chaquetero; o sea, cambiar de principios con tanto vértigo como descaro. En ese sentido, la cintura política de algunos poderosos peronistas -mucho más flexible y rápida que la de Messi, Maradona y Groucho Marx juntos- nunca decepcionará. Que Cristina Fernández y Néstor Kirchner apoyaran en 1993 la privatización parcial de YPF y en 1999 la venta de YPF a Repsol no es óbice para que el año pasado Fernández decretase su expropiación y encima dijera que ése había sido el sueño de Néstor. Que Fernández y sus ministros critiquen a cada momento la década liberal de Menem (1989-1999) tampoco es ninguna cortapisa para que Menem apoye hoy con su voto de senador las políticas de Fernández. Ni le extraña a Menem ni a Fernández.

Y sin embargo… estos días estamos presenciando una operación de contorsión ideológica que resulta insólita incluso en los anales del peronismo. Los esfuerzos de Fernández para borrar sus años de discordia, desprecio y ninguneo hacia Jorge Mario Bergoglio podrían estudiarse en cualquier universidad de Ciencias Políticas. Por si alguien se animase, incorporamos un breve manual de uso para cualquier estudiante. Se trata solo de los primeros pasos dentro de un corrimiento tectónico que a buen seguro aportará en breve más lecciones de pragmatismo sin complejos.

1.- Al enterarse de que un rival político como el cardenal Bergoglio es nombrado Papa, la presidenta deberá disimular lo mejor posible que le había denegado más de diez solicitudes de audiencia y que le había retirado de su catedral porteña la celebración del tedeum. Lo ideal sería acoger el nombramiento desde el primer instante mostrando grandes dotes de adaptación. Pero entendemos que el golpe fue demoledor. Así que mientras se asimila, hay que apartarse de Twitter, que no se nos escape algo de lo que podríamos arrepentirnos toda la vida. Sólo al cabo de una hora la presidenta deberá difundir en esta red social un fría carta protocolaria de felicitación.

2.- El mismo día del nombramiento se aprovechará un discurso público ante miles de militantes para iniciar un tímida maniobra de acercamiento. Puede servir un acto de anuncio en políticas sociales en Buenos Aires. Háblese de la inauguración de dos gasoductos, menciónese a Chávez, dígase por ejemplo, “y no sé qué otras cosas inauguramos, ayer, porque era increíble”. Por supuesto, no hay que olvidar jamás la referencia a él. No al Papa, sino a él, a Néstor Kirchner. Háblese de los números del plan Argentina Trabaja, del proyecto Ellas Hacen, y hasta del “cultivo de amaranto”. Y ya al final, casi de pasada dígase:

También hoy es un día –y no puedo dejar de mencionarlo y no quiero dejar de mencionarlo- histórico. Por primera vez en la historia de la Iglesia, en los 2.000 años de historia de la Iglesia, va a haber un Papa (silbidos) que pertenece a Latinoamérica…

 

Y cuando los jóvenes y fieles seguidores de la Cámpora -que aún no han ejercitado como es debido la cinturita política- comiencen a silbar al Papa, la presidenta deberá callarlos pero de forma muy sutil. Sin decirles como tantas veces que dejen de chiflar. Simplemente, repitiendo hasta cinco veces la misma frase. Por supuesto, en la transcripción oficial del discurso han de aparecer en mayúscula y entre paréntesis las seis veces en que la presidenta cosechó (APLAUSOS). Pero nunca se mostrarán las repeticiones ni los silbidos que tuvo que aplacar. O sea, jamás debe aparecer esto:

 …Y que le deseamos (silbidos)… Y que le deseamos (silbidos)… Y que le deseamos… (silbidos).  Y que le deseamos… de corazón (silbidos)… Que le deseamos de corazón (silbidos) a Francisco I que pueda lograr mayor grado de confraternidad entre los pueblos, entre las religiones.

Termínese el discurso de 18,4 minutos con estas palabras, sin concederle demasiada importancia al «hecho histórico», sin haber mencionado el nombre de Bergoglio, sin decir que es argentino:

Por eso, quiero abrazarlos a todos muy fuertemente, a desearles con mucha fuerza a todos los argentinos, a los 40 millones de argentinos, que estemos muy juntos y que Dios los proteja a todos ustedes y a sus familias.

Muchas gracias y fuerza Argentina, que Argentina trabaja con dignidad y esperanza.

Muchas gracias. (APLAUSOS)

 

3.- Mientras los peronistas que aún no se han enterado de que la contorsión táctica acaba de empezar siguen tuiteando mensajes contra el Papa, váyase negociando en el Vaticano el almuerzo privado con Francisco, el primer encuentro del Papa con un jefe de Estado. Después, durante el intercambio de regalos, muéstrese unaexhibición de fina esgrima peronista:

-Cristina Fernández: Esto es un equipo de mate de los de Argentina Trabaja, la cooperativa de trabajadores argentinos. Vamos a romper los papeles porque es de buen augurio.

-El Papa: ¡Qué bonita! ¡Qué buen gusto!

-Fernández: Esto es un termo, el agua y la yerbera. Mire qué linda esta yerbera de calabacita. Y la azucarera.

Muchos argentinos no llegarán a entender por qué la presidenta le explica a un compatriota cuáles son las partes de un equipo de mate, y sobre todo si el compatriota en cuestión tiene 76 años y es un gran bebedor de mate. Dirán que es como contarle a Messi cómo se lanza una falta. Pero eso será problema de ellos. Nosotros seguiremos con nuestra exhibición de esgrima:

-El Papa: ¡Qué bonita! Yo lo tomo amargo.

-Fernández (Risas): Por ahí hay alguno que le gusta y quiere convidarlo. Este es el mate que lo lleva a la boca, tiene una forma especial. Ahí está el matecito y la bombilla.

-El Papa: Muchas gracias.

-Fernández: No, por favor.

La presidenta le tocará levemente el brazo al tiempo que le pregunta:

¿Puedo tocar?

Con esa broma ella ha de dejar patente que el Papa sigue siendo Bergoglio, que no hay tanta distancia, que es el mismo anciano que sospechaba que estaba siendo espiado por el Gobierno. Pero como Bergoglio también tiene una gran experiencia en el trato con peronistas, responderá dándole un beso espontáneo que equivale al abrazo del oso. La presidenta tratará de escurrirse de ese abrazo y doblará la apuesta:

Nunca un papa me había besado.

El Papa, por su parte, no perderá la ocasión de recordarle que él sigue siendo el mismo que predicaba contra la pobreza y la corrupción. Y le regalará un libro con las conclusiones de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam). En realidad será un regalo envenenado,  270 páginas con el mensaje de los obispos que se reunieron en 2007 en la ciudad brasileña de Aparecida, donde se habló, entre otros males modernos, de la corrupción y el uso clientelar de los pobres. Pero será imposible que la presidenta, en ese momento, conozca el alcance del regalo.

Fernández: Ah bien, libros.

El Papa: Esto para que pesque un poco lo que pensamos en este momento los padres latinoamericanos.

Fernández: Para los discursos..

El verbo pescar tiene resonancias bíblicas, pero al mismo tiempo es muy del lenguaje coloquial porteño. Por eso es como si el Papa le hubiese dicho:

Para que usted entienda de una vez  en qué consiste eso de combatir la pobreza.

Pero ya hay que hacer caso omiso a cualquier ataque. Las elecciones legislativas están a la vuelta de la esquina, en octubre, y no se puede librar ninguna batalla cuya derrota esté garantizada.

4.- Dos días después del nombramiento las encuestas ya habrán revelado que el Papa es profeta en su tierra. Así que la maquinaria deberá ponerse a pleno rendimiento para subirse a la ola papista. Por si alguien aún no se ha enterado, el filósofo kirchnerista José Pablo Feinmann deberá expresarlo claramente en el canal Todo Noticias:

Hay que apropiarse de este Papa antes de que lo haga la derecha.

Aprovéchese por tanto que en su juventud el Papa perteneció a la agrupación peronista de centro derecha Guardia de Hierro y déjese que florezcan en las calles los carteles donde se diga que el Papa es peronista.

Argentino y peronista

Y, sobre todo, habrá que crear un cartel muy especial al que le dedicaremos el último apartado.

5.- El cartel debe ser una obra maestra de la publicidad. Que se ven solo las dos manos del Papa y una de Cristina, junto al mate que le regaló. Y una leyenda que diga: “Compartimos Esperanzas”.

Papa mate

Solo deben verse las manos. Porque si se les vieran las caras no sería creíble, la gente terminaría riéndose.  Pero dentro de unos meses, en octubre, cuando hayan pasado las elecciones legislativas, ya nadie se acordará de que el Papa había denunciado, por ejemplo, la corrupción que provocó la muerte de 51 personas en el accidente ferroviario de Once.Solo con repetir todo lo que le deseamos de corazón, o sea, todo lo que le deseamos de corazón… Los silbidos se convertirán en aplausos.

FUENTE

Deja un comentario