Alfredo Leuco: «Lanata tiene las bolas de oro»

jorge alfredo lanata

 

Nuestro compañero Jorge Lanata no solamente tiene el Martín Fierro de oro. Tiene las bolas de oro. Invitó a los cobardes que lo chiflaban para que subieran al escenario y dieran la cara como siempre da la cara él. Y los guapos del anonimato arrugaron. Nadie se atrevió. Son los mismos que se hacen los valientes cuando están en el poder o cuando escriben un insulto tuitero en 140 caracteres.

Anoche, Jorge Lanata dio dos mensajes. Uno explícito y otro implícito. El primero, cuando dijo claramente delante de sus hijas, Lola y Bárbara que quiere para ellas un país donde los ladrones vayan presos y devuelvan todo lo que se robaron. La inmensa mayoría de los argentinos piensa y necesita eso. Después, sin decirlo, con su sola actitud y contenido dejó establecido que jamás hay que rendirse cuando se trata de luchar por la libertad. Nada vale tanto como la libertad. Siempre me gusta decir que con libertad se puede hacer un periodismo bueno, malo o regular pero que sin libertad solo es posible la propaganda. La libertad es el principal insumo del periodismo y de la democracia republicana. Y hay que tener el coraje de defenderla aunque vengan degollando como venían degollando los integrantes de la dinastía Kirchner, los fundadores de una cleptocracia feudal.

Jamás voy a olvidar que los paraperiodistas del aparato propagandístico K llegaron a hacer barbaridades, hijoputeces que no tienen nombre. Como poner a Lanata al lado de Jorge Videla. Justo a él que fundó Página 12 y se convirtió en el diario que más investigó, denunció y condenó a los terroristas de estado. Justo a él que, en un hecho inédito en la historia, publicó todos los días reclamos por los desaparecidos firmados por sus familiares. Le hicieron de todo pero recuerdo lo de Videla como el ejemplo más grande del despropósito de la cadena oficial de la mentira. No fue el único destinatario de los venenos y agresiones kirchneristas. Hubo muchos periodistas y dirigentes políticos atacados. Pero él fue el que más recibió. Le dieron para que tenga. Y el gordo se defendió como pudo y como sabe. Redobló la apuesta. Los puteaba en cámara, los ridiculizaba y seguía firme diciendo todo lo que se le ocurriera con libertad y fomentando investigaciones para destapar las ollas de la corrupción y el engaño del  ladriprogresismo.

Los peores, los más forros, los que más le dieron fueron algunos traidores que se formaron a su lado. Algún mediocre que se hace llamar profesor y apenas si vomita en castellano y al que Martín Sabbatella llenó de dinero. Lanata figura en todas las encuestas como el periodista más querido, valorado y creíble. Fracturado como está nuestro oficio, dividido como nunca, así y todo, Lanata apareció primero lejos y por paliza en todas las encuestas. Y ojo que no lo estoy endiosando. Creo que es un periodista que escribe muy bien, que tiene coraje y una creatividad asombrosa. Inventa cosas todo el tiempo. No se calla nunca. Pero también creo que el análisis político no es su fuerte. Se nota que no es lo que más le gusta. Sin embargo, muy a pesar de él la realidad lo fue convirtiendo en un referente. No en un hombre de partido ni en un posible funcionario. No duraría dos minutos en ningún cargo porque es anarquista y odia hasta la mínima burocracia. El gordo trascendió las fronteras del periodismo y se convirtió en un ícono de la rebeldía. Demostró que está más allá de todo y que no le tiene miedo a nada. Los lacayos de Chávez en la Argentina, sobre todo dos legisladores que crecieron chupándole las medias, fueron tan caraduras que pusieron en duda los aprietes que sufrió en Venezuela en su momento por los patoteros de los servicios de inteligencia. Otra vez superaron un límite. Dudaron de la víctima y lo obligaron a dar explicaciones como si fuera el victimario. Retrocedieron al peor subproducto cultural de la dictadura: pensar que el desaparecido se lo había buscado. Que algo había hecho para que le pasara eso. Decir que la víctima provoca es como decir que el violador es menos violador porque la violada usaba minifalda.

Jamás trabajé con Lanata. Pero creo que es, largamente, el mejor periodista de todos los tiempos. Logró productos novedosos y exitosos en radio en tele y en gráfica. Algunos caceroleros gritaban “se siente, se siente/ Lanata presidente”. Nadie cree que eso sea posible. Saben que es una chicana y un grito de protesta. Hoy el nombre de ese periodista que convoca multitudes en los rating y en las calles es un elemento más para incluir en el análisis político. No porque Jorge vaya a ser candidato a nada. Ni Dios los permita. Pero si porque marca que la valentía todavía tiene reconocimiento social. Porque demostró que no tuvo miedo y se puso como objetivo destruir los temores de la sociedad. Los incitó a que le hicieran “fuck you” al pánico. Y se atrevió a jugar de igual a igual contra el monopolio de medios kirchneristas. Y no digan que se hizo el guapo desde canal 13 porque ya rompía todos los moldes desde el humilde canal 26. El gordo tiene defectos, como todos. Seguramente se equivocó cien veces, como todos. Habrá cometido injusticias mientras dirigió algunos medios, como todos. Pero hoy en una bandera de libertad. Por eso anoche le dedicó el premio a Cristina que lo mira por tevé. Porque su esfuerzo de investigación monumental, contra viento y marea, finalmente se confirmó hasta el último detalle. Como él dijo: había bóvedas, había bolsos, eran socios, nunca hubo un gobierno tan corrupto en toda la historia democrática argentina. Lanata incluso se acordó de denunciar a Horacio Verbitsky, el más grande encubridor de Cristina, cuando dijo que esa misma mañana había escrito que “la corrupción es una excusa”. Es increíble como el fanatismo puede fabricar cómplices. Jorge Lanata ganó el Martín Fierro de oro entre otras cosas porque supo interpretar muy bien lo que dijo Edward Murrow, el gran periodista norteamericano perseguido por el macartismo: “una nación de ovejas engendra un gobierno de lobos”. Y Lanata nunca quiso ser oveja. Lanata es el símbolo de un periodismo corajudo que no se arrodilló ante ningún poder. No se dejó domesticar ni por la pauta publicitaria coimera ni por los latigazos de Cristina, Néstor y su grupo de tareas de comisarios y vigilantes políticos. Cuando los libros estudien lo que ocurrió durante los más de 12 años de kirchnerato, nadie podrá ignorar que hubo un antes y un después de Jorge Lanata. Fue el que demostró que se podía quebrar al estado opresor. Que se podía soñar con una sociedad sin censuras ni aprietes autoritarios. Finalmente demostró lo que la historia ya demostró en varias ocasiones: que la libertad no se negocia y que la esperanza vence al miedo. Por eso Lanata vale oro.

 

2 pensamientos en “Alfredo Leuco: «Lanata tiene las bolas de oro»

  1. ES UNA GRAN VERDAD, LANATA TIENE LAS BOLAS Y EL PENE DE ORO, TODO EN EL ES ORO, ES UN GRANDE, DESDE BERNARDO NEUSTADT NO HAY OTRO PERIODISTA QUE SE LE PUEDA COMPARAR, ALFREDO LEUCO SE LES ACERCA, ES OTRO GRANDE QUE ENFRENTO A LOS K CON RIESGO DE VIDA.
    NO HAY QUE SER TAN BLANDITOS Y HAY QUE ESCARMENTAR A ESTOS K QUE SIGUEN SILVANDO A LANATA Y DIFUNDIENDO INFAMIAS.
    CARCEL PARA TODOS ESOS KORRUPTOS!!!!

    • Leuco fue ultraK en la era de Nestor! Y antes fue TROSKO! Ojo, que no se te olvide.

      Despues, ….. ¿?¿?¿?¿¿¿NEUSTADT???¿?¿?¿? WTF!!!

      Anda y chupale las bolas de oro que el gordo todavia camina, aunque no se sabe por cuanto tiempo!!

      Entre Leuco, Levinas y vos, no se quien gana en el ranking de chupa cu los del gordo LARRATA.

Deja un comentario