Luppi habló de política en «Tiempo». El diario «olvidó» preguntar si es golpeador

LOS ACTORES NO REPUDIAN A LUPPI
El precio de opinar

En un año electoral Federico Luppi tiene una opinión bien formada, que casi sin necesitar la indagación sale sola a la superficie de su diatriba discursiva. «Opinar de política siendo actor, te lleva a pagar un precio. Siempre. Sobre todo porque aunar en términos masivos una opinión, es muy difícil», dice el intérprete. Su posición es clara: «No me molesta que me emparenten con el gobierno porque yo siempre he defendido a este proceso. Tengo la certeza que el país anda razonablemente bien. No es el paraíso, pero han mejorado muchas cosas. Me doy cuenta  que es imposible conformar a todo el mundo».

-¿Cómo ve a la oposición?
-Veo alianzas políticas que son francamente increíbles, veo mucha incapacidad y mucha ignorancia. Veo que hay un intento de degradación, cada vez más notoria, del lenguaje político. Mucha sanata, mucho macanear y lo más grave es sin siquiera el menor asomo de culpa. Se dice lo que venga. Eso tiene que ver con la sed de poder de algunos. Por el poder se dicen y hacen cosas francamente perversas. Hace falta un poquitín de sentido común, de patriotismo y que se funcione con un criterio bastante menos egoísta. Pero está difícil en el mundo de hoy.
-¿Culturalmente el egoísmo está en su punto más alto?
-Esta instalado en todo el mundo eso de «sálvese quien pueda». Se ha convertido en una especie de táctica de combate. Y eso humanamente no es bueno. Cuando ves que en Europa quieren, sí o sí, degollar a un país como Grecia, te das cuenta que el mundo solidario se ha ido al carajo. Yo viví mucho en España y me di cuenta de que hubo una estela de corrupción muy grave que dejó consecuencias
-¿En las crisis económicas no hay lugar para débiles?
-No solamente por la pérdida en materia de economía sino porque se pierden sueños, esperanzas y la capacidad de construir un futuro. Eso es lo más grave.

REPORTAJE COMPLETO

Un pensamiento en “Luppi habló de política en «Tiempo». El diario «olvidó» preguntar si es golpeador

Deja un comentario