«Agua Bendita» de Vila Manzano van por Ámbito Financiero

El Grupo Vila-Manzano cerca de quedarse con Ambito Financiero

Daniel Vila confirmó que «están avanzadas» las negociaciones con el actual propietario, Orlando Vignatti

 

La venta del diario Ambito Financiero al Grupo Vila-Manzano abandona la etapa de rumores y parece estar cerca de concretarse.  Al menos el empresario Daniel Vila confirmó que «están avanzadas» las negociaciones con el actual propietario, Orlando Vignatti, y que espera cerrar la operación antes de fin de año, según publica el portal iProfesional.

Vila y Vignatti son socios en el diario La Capital de Rosario. Y si bien los trascendidos indicaban que la idea tenía como objetivo una suerte de «canje accionario» por el cual Vignatti sumaría poder en aquel periódico para ceder el control de Ambito, Vila negó a este diario esa opción y aseguró que la operación se hará en efectivo -en una suma cercana a los u$s 30 millones-.

«Es parte de nuestra expansión. No tenemos (un diario de) papel en Buenos Aires y es algo que siempre nos interesó», explicó Vila en diálogo con Perfil. Fuentes cercanas a las negociaciones agregaron que Ambito sufriría una serie de cambios que van desde un restyling en su clásico diseño hasta un giro en su línea editorial, hoy cercana al gobierno nacional.

«A Ámbito le ha rendido parcialmente la idea de ser tan complaciente con el Gobierno», opina un periodista con varios años dentro de esa estructura. La referencia tiene que ver con que el diario ha sido uno de los grandes beneficiados por la pauta oficial -entre el segundo semestre de 2009 y el primero de 2013 recibió casi $60 millones-, pero a su vez ha perdido una importante masa de lectores. Durante 2011 sus ventas cayeron de tal manera que por primera vez en la historia fue superado por El Cronista.

«Los rumores están desde hace tiempo y en las últimas semanas se acrecentaron, pero la empresa todavía no nos comunicó nada», comentaron trabajadores del diario.

Una de las razones de la caída en las ventas del matutino, según indicaron fuentes cercanas a la negociación, tendría que ver con una serie de desaciertos por parte del ex CEO Gustavo Isack, desvinculado de la empresa en octubre pasado.

Isack, agregaron las mismas fuentes, es un hombre de fuertes vínculos con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y siempre estuvo en la mira de Vignatti.

 

El grupo Vila-Manzano ya había tenido parte del control de Ámbito. Fue cuando junto a De Narváez compraron las empresas que eran propiedad de Carlos Avila, entre las que figuraba un 20% de las acciones de Ambito Financiero. Un tiempo después, Claudio, hijo de Julio Ramos, decidió comprar ese porcentaje para luego transferir la empresa a Vignatti.

Fuente: iProfesional

Deja un comentario