La historia de la foto del testículo de Neustadt

Grandes fotos del periodismo argentino

 

huevo3.jpg

Arrancamos una serie con las historias que rodean a las grandes fotos del periodismo local, esas que todo el mundo comentó y trascendieron el medio y la fecha en que fueron publicadas para convertirse en leyenda popular y quedar en el imaginario colectivo.

Debutamos con la foto que le sacaron al periodista Bernardo Neustadt a fines de diciembre de 1992. Su apogeo, en pleno menemismo. Cuando todavía disfrutaba de las mieles del poder en Punta del Este junto a su ex mujer Claudia Cordero Biedma y hospedaba en su casa al mismísimo presidente. Aquellos fueron los años dorados de Bernie, sin dudas. Dorados como la bikini de su mujer. El periodista se jactaba de que ningún político se negaba a sentarse en su programa, “Tiempo Nuevo”.
La foto fue tomada por el fotógrafo José “Pepo” Tantessio para la revista Caras -recién aparecida dos meses antes-. Pero resulta que un día de sol radiante en las arenas de la mansa, Tantessio dispara varias tomas en una producción descontracté. Tan descontracté que Berni no se percató de que por abajo de su short de baño importado (pleno 1 a 1) le asomaba uno de sus dos testículos.
La historia la cuenta para eBlog el mismísimo Tantessio, que acusa 47 años y trabaja como reportero gráfico desde 1983: “Los encontramos casualmente en la playa, yo estaba con Héctor Maugeri, terminábamos de hacer una producción con Guillermo Andino y su pareja de ese momento, María Carámbula. Les sacamos esa foto mas que nada para charlar y confirmar que a la tarde haríamos una produccion con ellos en la casa. Pero Héctor y yo viajamos esa misma tarde a otra nota y Pablo Grimberg hizo la produccion que completó la nota.
Cuando hago la foto yo no veo que al rellenar las sombras con un flash…le estaba iluminando un huevo que le asomaba! Me entero del escándalo ya con la revista en la calle. Me cuentan en la revista que nadie vio el huevo asomado hasta la impresion. Como yo no firmé la foto -la firmó Pablo junto al resto de la producción-, zafé de todo tipo de repercusión”.

Cuando la foto salió publicada, el país entero habló del genital del todavía influyente periodista. Desde entonces, cientos de chistes fáciles circularon en torno a esa imágen. No seremos menos: para Neustadt, esa foto resultó un dolor de huevos.

caras3baja.jpg

FUENTE

Deja un comentario