El reportaje de Badia a Sergio Denis

Badía y cía nació exactamente con la llegada de la democracia, en 1983, por Canal 9. Al año siguiente pasó a Canal 13 y tuvo aire hasta fines de 1988. Atravesó cientos de vidas, interceptó destinos musicales, tanto que hay decenas de grupos del rock nacional de los ochenta que todavía agradecen aquel zoom, aquella lupa que empujó y abrió caminos.  

El blooper de Cristina Pérez al presentar una nota con Romay «Afortunadamente esto fue una acogida con suerte»

«Tenía 19 años y trabajaba en ATS Canal 5 Tucuman cuando entrevisté a Romay y me ofreció trabajo en Canal 9 , «Me tocó conducir noticieros con Romay. ¡Yo tenía 20 años! Él era el dueño del canal y ¡bajaba a hacer el noticiero! Ya era una leyenda»

“Yo trabajaba en un canal del Norte, el creyó en mí y me dio la oportunidad de mi vida. Cuando alguien cree así en vos… Te pasás la vida para estar a la altura de las oportunidades”,  “Luego de que llegué del Norte me dieron trabajo en su canal, tenía contratos por tres meses. Me acuerdo que me lo crucé en una fiesta de fin de año del canal (Canal 9) y él me preguntó si había alquilado un departamento. Le respondí que no. Él me dijo que me daba la garantía para que lo hiciera. Y lo hizo. Cuando firmamos el contrato, en su oficina, la gente de la inmobiliaria no lo podía creer. Ellos enmarcaron su firma, en ese momento era muy importante Alejandro, era más conocido que el presidente Alfonsín”.

Me tocó conducir noticieros con Romay. ¡Yo tenia 20 años! El era el dueño del canal y ¡bajaba a hacer el noticiero! Ya era una leyenda.

Emocionada del otro lado del teléfono, la periodista lo describió con una gran cantidad de adjetivos: “excéntrico, grandilocuente, un personaje único”. Y no dudó en confesar que fue un orgullo para ella comenzar a su lado. “Él fue único, él creó a los talentos que hoy siguen en la televisión como Pablo Echarri, Natalia Oreiro, Paola Krum. Era un apasionado. La última vez que lo vi fue en la reapertura del Teatro Nacional (Marzo de 2000), su teatro. Él estaba ahí con la linterna ubicando a la gente. Era un trabajador, el podía barrer un estudio si hacía falta pero también tenía excentricidades de un personaje de su talla”, añadió con nostalgia.

Romay marcó una época de la TV. Era un hacedor. Asumía riesgos y daba oportunidades. Yo le debo la gran oportunidad de mi vida en la tele.

La ultima vez q vi a Don Alejandro fue en el Teatro El Nacional.Estaba feliz. Andaba con la linternita recibiendo y acomodando los invitados

Apasionado hasta el final con el teatro y la television. Asi lo voy a recordar. Hizo todos los oficios de la TV, todos. Romay fue la TV.