No podes dejar de mirar este video que podrá cambiar tu pensamiento sobre la importancia o no de la civilización humana

Carl Sagan, astrónomo y divulgador científico estadounidense, gestor del famoso mensaje enviado al espacio en las sondas Voyager, propuso a la NASA tomar una fotografía de nuestro planeta cuando la sonda Voyager se encontraba a 6,000 millones de kilómetros. Así, la Voyager giró hacia la tierra y tomó la imagen más lejana que hayamos visto de nuestro mundo. Carl Sagan la denominó «Ese pequeño punto azul pálido» e hizo el siguiente comentario…

No somos unos exagerados, porque estas fotos tienen una gran historia. En 1990, la sonda Voyager 1 tomó esta instantánea de la Tierra a 6.050 millones de kilómetros de distancia, a petición del divulgador científico Carl Sagan. Era la primera vez que una sonda lograba alcanzar el sistema solar exterior, y justo ayer la sonda New Horizons, lanzada en 2006, consiguió llegar por primera vez a Plutón para tomar fotografías a una distancia similar.

El punto azul pálido de un píxel en la franja superior naranja es la Tierra, y esta captura se convirtió en la más espectacular de nuestro hogar por la reflexión existencialista que implica. Así lo relataba el propio Carl Sagan:

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. Ahí ha vivido todo aquel de quien hayas oído hablar alguna vez, todos los seres humanos que han existido. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cada cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada niño esperanzado, cada madre y cada padre, cada inventor y explorador, cada maestro moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y cada pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina del punto. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… Todo eso es desafiado por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una solitaria mancha en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad, y formadora del carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido.1

Otra perspectiva de la foto más espectacular de la Tierra: a 6.000 millones de km

Daniel Santoro: «Sufrí un ataque personal de medios kirchneristas»

“Estoy casado con una rusa que fue víctima de todos estos ataques de medios kirchneristas que no tienen límites…”

“No es la primera vez que usan esta metodología. Pero es con una morbosidad que se meten con la vida íntima de mi familia”, “Para descalificar mi trabajo de periodista se volvió a reciclar la vieja infamia de que soy un espía de la KGB y distraer la atención del avance de la causa de los cuadernos de las coimas. Y se recurre a la prueba diabólica o inquisitorial que es una práctica de la Edad Media para que el acusado pruebe su no participación en un hecho que desconoce totalmente”.

“Los voceros del kirchnerismo ahora me acusan de haber participado de un supuesto intento de extorsión -como en el 2012 me acusaron falsa y ridículamente de haber sido espía ruso- y lo más grave, con un especial morbo se meten con mi familia, mi casa y mi vida privada, mediante amenazas en las redes sociales”.

“Mis cuentas bancarias y mi patrimonio personal están a disposición de la Justicia para confirmarlo. Desesperados, lanzan la operación justo cuando el contador de la ex presidenta Cristina Kirchner, Víctor Manzanares, formuló confesiones en el caso de los cuadernos, y a poco de iniciarse una campaña electoral en la que otra vez quieren meter miedo y crear autocensura entre los periodistas”,