Ante el polémico editorial, “La Nación” se defendió de las criticas

 

La publicación del editorial “Niñas madres con mayúsculas”, en la edición de hoy de LA NACION, despertó críticas y rechazos, expresados mayoritariamente en las redes sociales.

Entre quienes expusieron en público su disidencia se cuentan buena parte de los periodistas de LA NACION, que además promovieron una foto grupal con el mensaje “Niñas, no Madres” en el centro de la redacción del diario, en la tarde de este viernes.

Las notas editoriales de LA NACION representan exclusivamente la posición editorial de la empresa, por lo que no expresan la opinión de sus periodistas ni de los integrantes de otras áreas de la compañía.

En sentido crítico también se manifestaron los legisladores del oficialismo y de la oposición, periodistas de diversos medios y organizaciones no gubernamentales.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) emitió un comunicado al respecto en el que afirma: “El embarazo en la infancia no está vinculado al ‘instinto materno’, es abuso sexual y por tanto el embarazo es forzado. Los adultos (familia, Estado, instituciones) son responsables de proteger a las niñas y niños frente al abuso sexual”.

En tanto, la Fundación Huésped señaló: “El embarazo infantil está íntimamente ligado al abuso. La maternidad forzada es una forma de tortura y suma una violación más a los derechos de estas niñas”.

LA NACION lamenta que se haya interpretado el texto como un mensaje de alguna forma tolerante hacia los abusos a menores, algo que, como el mismo editorial señalaba, es a todas luces repudiable.

VER

Ex agente de la SIDE aseguró que Néstor mandó a espiar a Macri y a Carrió


Raúl Rosa es un exagente de la SIDE que, luego de que lo relevaran de la obligación de guardar secreto, se animó a denunciar todo lo que vivió durante el kirchnerismo.

Rosa llegó al servicio de inteligencia poco después de que la crisis de 2001 estallara en la Argentina. Se sumó, primero, para investigar a las personas que pudieran atentar contra el orden democrático, bajo el gobierno de Eduardo Duhalde. Más tarde lo pusieron al frente de las averiguaciones sobre casos de narcotráfico. Pero cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia hubo un cambio de paradigma: aunque su división seguía a cargo de investigar el tráfico de drogas, comenzaron a pedirles otros trabajos. El espionaje ilegal a políticos, empresarios, jueces y periodistas se convirtió en su nueva obligación, según él mismo denunció.

“Nos ordenaban que confeccionáramos fichas con datos personales de mucha gente. Lavagna, Macri, Longobardi son algunos de los nombres. Pero una cosa que me llamó mucho la atención fue la obsesión que tenía Néstor Kirchner con Elisa Carrió. Las órdenes de requerimiento sobre ella eran diarias”, aseguró en Ya Somos Grandes.

La DAIA emitió un comunicado en la que expresa la necesidad de continuar con la querella a CFK

Jorge Knoblovits, Presidente de la DAIA, habló en Novaresio 910 y dijo que “Como hecho político es impactante. Es una verguenza.”

Además, afirmó que “Me sorprendió cuando llegó la carta, pero más me sorpredió la difusión pública innecesaria y audaz. Ni siquiera fue mora en la respuesta, porque respondimos hace cuatro dias”

Finalmente, sobre la posibilidad de que este pedido facilite la impunidad de Cristina, dijo que “A fin de cuentas puede serlo, no creo que sea la intensión. La intensión es que se retire de la querella que llevamos hace años.”

Conflicto en El Diario Popular

Las y los periodistas de Diario Popular ya no tenemos plata para comprar la leche de hijas e hijos. Nos deben feriados, vacaciones, francos, bono, horas extras. No paran de ajustar con nuestro salario. Nuestras familias pasan hambre. Nos ayudan a difundir?

El conflicto en Diario Popular por deuda de la empresa. El tercer diario del país no quiere pagarnos feriados, bono, vacaciones, horas extras y francos. Ya nos habían ajustado el año pasado. No queda otra que prender sahumerios para atraer dinero.
@trabajadorpopu

Fuerte repudio por un editorial de La Nación

El diario La Nación publicó hoy un editorial que abunda en la apología al delito de violación. Pretende destacar como ejemplo a niñas violadas que llevan adelante sus embarazos en lugar de recibir la interrupción que es legal en la Argentina desde 1921 para ese causal.

Rápidamente se multiplicaron los repudios al editorial en las redes sociales, incluso de parte de trabajadoras y trabajadores de prensa de ese medio. La comisión interna gremial y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) también expresaron su rechazo al texto.

“La Comisión interna de prensa de La Nación rechaza el editorial de hoy de “Niñas Madres con mayúsculas”. Una niña embarazada es una niña violada. #NiñasNoMadres”, tuiteó la representación gremial en el diario.

El texto publicado hoy por La Nación quiere contraponer a “los pañuelos verde”, es decir quienes pelean por el aborto legal, seguro y gratuito en la Argentina, con supuestos testimonios de “niñas madres”.

“El relato de estas realidades mueve a reflexionar sobre lo que es natural en la mujer, lo que le viene de su instinto de madre, lo que le nace de sus ovarios casi infantiles. ‘Nadie me lo saca’, afirmarán aferradas a la vida engendrada en sus vientres”, abunda el editorial .

Tras calificar como “nada deseada ni deseable” la “forma en que se gestaron los embarazos”, es decir la violación de las niñas, el artículo elige destacar como “admirable y emocionante ver desplegarse el instinto materno”. “Admiración hacia las niñas madres, madrazas por cierto. Tristeza para las “abuelas abortistas” que felizmente no lograron su criminal propósito”, continúa el editorial y da una cínica “bienvenida a los felices niños”.

La Nación considera esos partos un “mensaje claro y esperanzador a la sociedad” para que “haga lo que tiene que hacer sobre educación sexual, primero”, pero luego dar “apoyo a las mamás (…) tanto si sus embarazos fueron deseados como si fueron causados por una violación, por ignorancia o estado de necesidad”.

FUENTE P12