NUEVAS ESCUCHAS DE MORENO

Apunta contra el juez Claudio Bonadio

Más escuchas de Guillermo Moreno: el dilema del prisionero para que los presos K no hablen

En un nuevo fragmento de escuchas judiciales, el ex secretario de Comercio utilizó una particular interpretación de la teoría de juegos para intentar explicarle a la esposa de Julio De Vido por qué los presos K no deben hablar ante la Justicia.

Cuando la Justicia está utilizando como metodología [de investigación] el dilema del prisionero, la única instrucción válida es no hablar», afirmó Moreno a La Nación.

Para el exfuncionario, que aspira a competir por la presidencia en las próximas elecciones, la Justicia «no está buscando la verdad, sino a un responsable».

«Es la única posibilidad que hay de que no completen un relato mentiroso y falaz», remarcó.

El dilema del prisionero, que fue formalizado por el matemático Albert William Tucker, plantea una situación hipotética, clave en la teoría de los juegos. El exsecretario de Comercio Interior argumentó: «Vos tenés un muerto, un arma homicida y hay dos posibles asesinos. Llega el juez y pregunta quién fue. Los dos guardan silencio. Manda a cada uno a una habitación distinta y, antes de que cierren la puerta, les dice: ‘el primero que sale y me cuenta lo que pasó es inocente’. Inmediatamente, el asesino puede salir primero y quedar libre».

Según Moreno, «no es la primera vez» que los jueces y fiscales utilizan el dilema del prisionero en la etapa de instrucción. «Por eso, muchas investigaciones se caen después en el juicio, como pasó con la causa AMIA o el caso Belsunce», dijo.

Y reiteró su argumento: «Como están aplicando el dilema del prisionero como método de investigación, la orden es no hablar».

El exsecretario de Comercio Interior Guillermo Moreno justificó su pedido a los exfuncionarios kirchneristas detenidos para que «no canten» en la causa de los cuadernos de las coimas.

«¡Que no canten. Que los compañeros no canten!», fue una de las frases que forma parte de un diálogo -captado por una escucha judicial legal- con Alessandra Minnicelli, la esposa de Julio De Vido.

Esa conversación se produjo en medio del escándalo por los cuadernos, cuando exfuncionarios y empresarios desfilaban por los pasillos los tribunales de Comodoro Py para confesar ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli.

En el diálogo queda plasmada la situación política en torno del hombre que está en el centro del entramado de negocios oscuros que quedó expuesto por las anotaciones del chofer Oscar Centeno. Guillermo Moreno suplica que el mensaje que hay que «bajar» es único: que se mantenga el código de secreto, o en lenguaje peronista «que los compañeros no canten».

Brienza: “La renuncia de Moreno lo supe con anticipación” / PERIODISMO “k” QUE NO DA PRIMICIAS / VIDEO

BRIENZA NO ES PERIODISTA

Un futbolista del “sacachispas” se enfrenta ante un arquero mundialista y su sueño es meter el gol del mundial.
Un corredor de fórmula sueña con llegar al podio de los triunfadores.
Un periodista militante no le interesa escribir sobre la noticia del año.
Brienza contó en intratables que conocía con mucha anticipación que Moreno iba a renunciar.

Nadie en el programa de América le consultó: «¿Porque no escribió en Tiempo Argentino, sobre la noticia del año?
Es lógico. Brienza no es periodista.

Guillermo Moreno: “Los paros que le hizo la CGT a Raúl Alfonsín fueron lógicos”

MORENO 1
–¿Cómo vivió el triunfo de Raúl Alfonsín en 1983?
–Era mi primera elección. Lo vivimos como todos los argentinos. Aunque no había ganado el peronismo, el grito era «se van, se van y nunca volverán». Y así lo sentimos. Pero el «se van, se van y nunca volverán» fue una consigna muy fuerte para nosotros. También fue muy fuerte perder las elecciones. Se había terminado el ciclo militar, se iniciaba el ciclo radical, con mucha expectativa pero había ambivalencia. Había parte del pueblo que no estaba contento. No era el ’73. Pero fue un gesto de madurez. El radicalismo ganó con votos del peronismo.
–¿Usted a qué se dedicaba entonces? 
–Estudiaba Ciencias Económicas y gané el Centro de Estudiantes. Durante seis meses fui en la Capital Federal el único presidente de un centro de estudiantes peronista.
–Raúl Alfonsín en las elecciones había denunciado un pacto militar-sindical contra la democracia. Y fueron los dos escollos más importantes que tuvo que soportar después; 13 paros nacionales y las asonadas militares.
–De las asonadas militares no hay ninguna duda. Los paros que hizo el movimiento obrero eran lógicos porque era un modelo económico que no priorizaba la distribución del ingreso. Veníamos de un modelo que no priorizaba la distribución del ingreso y llegábamos a otro que tampoco la priorizaba.
–Durante el mandato de Carlos Menem el sindicalismo casi no hizo paros.
–Pero no olvide que en el medio, entre Alfonsín y Menem hay un hecho desestructurante de la sociedad que es la hiperinflación. Y nosotros pasamos de cantar «Maradona no se vende, Maradona no se va, Maradona es patrimonio, patrimonio nacional» a bancar la privatización de YPF. Es un cambio central. Después, en el ’89 se produce la caída del Muro de Berlín. No se puede comparar a Alfonsín y Menem sin entender que pasaron seis años importantes.
–¿Usted cree que estoy simplificando el momento histórico?
–En el medio hubo una objetiva derrota del campo popular que recién se recompone con Néstor Kirchner. Entonces, la derrota de la dictadura es a manos de algo que hoy podríamos decir el campo popular.
–¿Cómo evalúa la política económica que llevó adelante el gobierno de Alfonsín?
–Hoy, el equipo económico que en ese entonces era el de Alfonsín, piensa lo mismo que pensaban en aquel momento. Salvo el caso de (Bernardo) Grinspun, que murió, todos los demás piensan hoy lo mismo. Y son los que nos critican.
–¿No había un mayor nivel de ingenuidad entonces?
–No creo, ¿usted piensa que (José Luis) Machinea era ingenuo o representaba intereses? El modelo económico orgánico del alfonsinismo es Machinea y Roberto Frenkel. No era un modelo de acumulación de los sectores populares. Bueno, los paros a Alfonsín tienen que ver con eso.
–Sin embargo, Alfonsín sufrió una hiperinflación y muchos creen que fue un golpe de mercado.
–Ellos (por los radicales) generaron las condiciones objetivas y sobre eso Magnetto se montó. El golpe de mercado tiene nombre y apellido: se llama Héctor Magnetto (el CEO del Grupo Clarín).
–Sin embargo, Magnetto no aumentó los precios.
–No, lo que generó fue una portada en su diario y en todos los diarios del interior, donde le hizo decir a Guido Di Tella (quien durante la gestión de Carlos Menem fue canciller), que el dólar tenía que estar recontra alto. Busque la tapa de Clarín. Entonces, cuando Menem ya había ganado se supo que uno de los candidatos a ministro de Economía era Guido Di Tella, quien se toma un avión, aterriza en La Rioja y declara que se necesitaba un dólar recontraalto. En ese momento, el déficit fiscal era del 10% del PBI y la crisis se acentuó con las declaraciones de Di Tella. De ahí a que se rompa la cadena de abastecimiento en una población urbana hay un solo paso.
–¿Cómo se organiza un golpe de mercado?
–Es muy sencillo, lo mismo quisieron hacer varias veces en nuestro gobierno. La idea es que el precio de los precios (el del dólar) no tenga precio. Si el dólar no tiene precio inmediatamente se paralizan todas las transacciones al interior de la economía. Cuando ocurre esto, al otro día no tiene leche porque usted es un periodista que cree que satisface sus necesidades a través de su trabajo, porque recibe un ingreso monetario, siempre que ese ingreso tenga en qué gastarlo y pueda comprar la leche, la nafta y pagar el agua. Esto es lo que diferencia a una economía urbana de una economía de subsistencia. En la urbana resuelve sus necesidades, no a través de su trabajo, sino que su trabajo es una herramienta para que tenga un ingreso para resolver sus necesidades. Si el mercado no le brinda nafta, agua, leche, carne, ¿cuánto tiempo tarda en transformarte en una bestia?
–¿Este fue el disparador de la crisis de Alfonsín?
–Y esto es lo que genera la hiperinflación. Cuando el precio de los precios (el dólar) se dispara, el que tiene sus reservas de valor en mercadería no la vende y desabastece el mercado. Así transforma al hombre en lobo del hombre. Esto es lo que vivimos. Pobres contra pobres peleándose por la comida. O también puede poner la mercadería a un precio que es imposible de adquirir por el trabajador y así dolariza el precio de los productos.

“El atlántico” de MDP miente: “Procesamiento de Moreno, rechazado”

El sorpresivo titulo del diario oficialista de Mar Del Plata es engañoso. No lo rechaza la justicia. El diario se hace eco de declaraciones del Ministro de Justicia y ex menemista, Julio Alak
El epígrafe de la foto señala “Julio Alak rechazó la resolución dictada por el juez federal Bonadio”
La nota completa se puede leer acá

Página 12 defiende a Moreno

El sugestivo título de la noticia es “Bonadío procesó a Moreno por “innovar””

En la bajada se lee: “pese a que en otras causas se estimó que no había delito y que la multa se discutía en la Corte”

Es decir que para el diario fundado por Reposo, Moreno es acusado por INNOVAR y la acusación parece injusta porque según página: “pese a que en otras causas se estimó que no había delito

 

VER ARTICULO COMPLETO

MORENO EN CLARÍN, SEGÚN TELENOCHE Y VISIÓN 7

TELENOCHE

VISIÓN 7

Asombro, discusiones, polémica y cierto revuelvo en la sede del Grupo Clarín causó este jueves la presencia de dos de sus máximos enemigos públicos: el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Los funcionarios del gobierno kirchnerista ingresaron al edificio de la empresa en el barrio porteño de Barracas con el fin de participar de la asamblea de accionistas en representación del Estado.

Es que, desde la nacionalización de las AFJP, el Estado nacional posee el 9% de los títulos clase B que fueron heredados a través de la Anses. Lo mismo sucede con Papel Prensa, la productora de papel que el diario posee en conjunto, entre otros, con el matutino La Nación.

Entonces, Moreno y Kicillof acudieron para responder a la convocatoria de la empresa para decidir el reparto de dividendos, según un aviso publicado y que llevaba la firma de su CEO, Héctor Magnetto.

Los funcionarios ingresaron junto al síndico general Daniel Reposo y otros asesores. En tanto, por Clarín, se sumaron a la asamblea los principales editores del diario: Ricardo Kirschbaum, Ricardo Roa, Julio Blanck, Miguel Fernández Canedo y Eduardo Van Der Kooy.

Según la agencia oficialista Télam, los funcionarios llegaron «en medio de insultos y amenazas de algunos empleados de la empresa que fueron enviados por los directivos del Grupo para amedrentar a los funcionarios». En cambio, TN difundió que «Moreno irrumpió a los gritos» como una forma de provocación.
FUENTE

Moreno «Que se metan la cacerola en el orto» AUDIO

Mientras Guillermo Moreno visitaba Vicente López un grupo de unos 30 manifestantes se juntaron en la puerta de la casa del Secretario de Comercio Interior, en la calle Salta 960, Monserrat. Según la consigna de la convocatoria en las redes sociales fue «Contra la prepotencia y maltrato a mujeres y ciudadanos de parte del secretario Moreno».

En el acto que encabezó en el local del Peronismo Kirchnerista de Vicente López y junto a la CGT Zona Norte, Moreno no pudo evitar referirse al tema ante los presentes y en un tono jocoso dijo “No suele acompañarme mi esposa, pero hoy le pedí que me acompañe porque se supone que a esta hora, como dice la canción, deben estar caceroleando en mi casa”.

“Les digo a los que están caceroleando en mi casa que se metan la cacerola en el orto”, cerró despertando aplausos de la militancia K.
Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)