Las pruebas del lavado, Lázaro Báez blindado y Campagnoli desplazado

cheques Austral

Aparecieron al menos 9 delos cheques de la ruta del dinero que quedaron en manos de Lázaro Báez. Están endosados por Jorge Chueco, quien testificará contra el fiscal Campagnoli en el jury. La empresa Austral Construcciones recibió 208 millones de pesos procedentes de Suiza a través de la firma Helvetic. Argentina insólita: el que investiga será acusado por quien cometió el delito (Chueco-Austral Construcciones SA). El reino del revés y la joda kirchnerista.

Las cifras son estratosféricas. En total, los nueve cheques que fueron depositados en Austral Construcciones suman más de 208 millones. La Justicia sospecha que ese era el final del supuesto circuito de lavado de dinero que comenzaba en SGI (“La Rosadita”), cuyo ex dueño Federico Elaskar fue uno de los primeros en ventilar parte del negocio, indica Infobae en una relevante nota que muestra la copia de 9 cheques como el que ilustra la nuestra.

La investigación acreditó que el dinero que salía del país regresaba en forma de bonos de deuda pública y luego liquidados en la bolsa de Rosario. Esa operación corría por cuenta de Helvetic Service Group, la empresa que según Elaskar se quedó con su financiera.

Los cheques que recibió la empresa madre del santacruceño Lázaro Báez fueron endosados entre diciembre de 2012 y abril de 2013 por Jorge Oscar Chueco, quien entonces trabajaba para Helvetic y fue acusado en un primer momento por el titular de SGI de haberlo extorsionado para hacerse del control de la compañía, indica claramente Infobae, donde se muestra los documentos de pago de derecho y revés por las siguientes sumas:

1º $ 15.502.821,60
2º $ 33.024.516,00
3º $ 17.721.463,30
4º $ 26.301.337,80
5º $ 49.143.420,50
6º $ 33.752.365,06
7º $ 4.070.642,69
8º $ 9.405.072,00
9º $ 23.918.612,40

“El dinero se depositó porque se debía pagar una emisión de acciones preferidas de Austral. Eso le sirvió a Austral para cancelar pasivos financieros“, indicó Chueco el año pasado a Infobae. Sostuvo en esa ocasión que la firma de Báez “era una empresa atractiva para invertir” y que desde 2012 Helvetic tiene acciones preferidas allí.

Chueco, quien negó haber presionado a Elaskar pero admitió conocer a Báez, acusó al fiscal José María Campagnoli de haber cambiado el objeto de la causa en la que investigaba la ruta del dinero.

El abogado fue aceptado como testigo por el tribunal de enjuiciamiento que juzgará en los próximos días el accionar del fiscal.

El polémico jury, iniciado a instancias de la procuradora general Alejandra Gils Carbó, encontrará así en el banquillo de acusados al funcionario que develó la presunta trama de lavado ligada al poder, y entre quienes los inculparán estará el que fuera uno de sus objetos de investigación, concluye Infobae. (Agencia OPI Santa Cruz).

Campagnoli: «Es muy difícil defenderse porque todo es tan ambiguo» AUDIO

El fiscal de instrucción penal José María Campagnoli admitió hoy que no sabe «muy bien cómo» defenderse de las imputaciones por presunto mal desempeño en sus funciones por las que fue suspendido, al afirmar que «es una acusación muy vidriosa y difusa» sin «causales para remover» a un representante del Ministerio Público.

«Bajo una causal de mal desempeño, engloban una serie de cuestiones como que fui incompetente para hacer lo que hice: si me excedí o me dirigí con malos términos a la Procuradora (Alejandra Gils Carbó) cuando me sacó de la Fiscalía, si filtré información a los medios o si generé las condiciones necesarias para la publicidad del caso. Una barbaridad, es un caso que empezó en un programa periodístico», cuestionó.

En declaraciones a radio Mitre, Campagnoli señaló que «es muy difícil defenderse de esto porque es tan ambiguo todo. En el peor de los casos, si todo de lo que me acusan fuese cierto, no son causales para remover a un fiscal de la Nación».

Ayer, la Cámara en lo Contencioso Administrativo confirmó la suspensión del fiscal y su remisión a juicio político por presunto mal desempeño en sus funciones. El fallo, de la Sala Tercera de la Cámara, ratificó también que mientras dure su suspensión, cobrará el ciento por ciento de su sueldo.