Silvia Naishtat con Nelson Castro y el escándalo de Moreno

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno armó un escándalo ayer en la residencia de la embajadora de los Estados Unidos, Vilma Martínez al acusar “a los gritos” y ante decenas de testigos, a los periodistas del diario Clarín, Silvia Naishtat y Walter Curia de “tener las manos manchadas con sangre”.
En medio de la tradicional celebración del 4 de julio y como último acto protocolar de la actual embajadora, Naishtat relató que se encontró con Moreno y que debido a que “hallarlo es muy difícil y tenerlo allí era el momento para preguntarle”, pretendió conocer su opinión sobre los precios y el desabastecimiento. Entonces el funcionario, le respondió: “usted debería pedirme permiso y decirme… señor secretario, ¿usted quiere hablar conmigo?”.
La periodista explicó por radio Ciudad que “no me había dado cuenta que Moreno levantaba la voz y entonces llegó Walter Curia y le dijo al secretario no le levante la voz a la señora”.
A partir de ese momento, Moreno se desorbitó y le exigió a Curia: “Preséntese” y cuando el periodista lo hizo con su nombre, apellido y el medio al que representaba, “a los gritos Moreno nos dijo a ambos que tienen las manos manchadas con sangre todos los que trabajan para (Héctor) Magnetto”, contó Naishtat. Luego, la editora de Clarín agregó que el funcionario la amenazó a ella y a Curia con “decirle lo mismo a la señora embajadora”, en relación a que había invitado a periodistas de ese medio y refirió que “había otros colegas y vieron todo. El episodio fue la comidilla de la reunión”, agregó.