Habló el taxista que dijo llevar al portero al CEAMSE / VIDEO

“Yo venía trabajando como todos los días, por mano izquierda bastante rápido, porque quería llegar a Santa Fe, porque en la zona no pasa nadie. Pero me paró un tipo de mano izquierda, que me pidió si estaba trabajando. Me comentó si podía llevarlo a la CEAMSE para trasladar unos bultos, y yo le dije que no porque no quería manchar el auto, pero él puso un plástico en el baúl”,

“Después hice unos metros hasta la puerta del edificio de Ravignani 2360, y yo lo esperé mientras él buscaba los bultos. Después él me pidió que lo ayudara a trasladarlos, que estaban en el hall del edificio. Yo tenía problemas de cintura, por lo que le dije que no podía hacer esfuerzo, y él llamó a dos pibes que pasaban por la calle y lo ayudaron. De hecho uno de los chicos puso el bulto pesado en el paragolpe trasero hasta que pusiera la lona”

“Nunca me contó lo que había adentro, yo le creí, pensé que era basura como me dijo él. No se me cruzó nada por la cabeza. Pegamos la vuelta por Santa Fe, él me iba guiando, de hecho no sabía que estaba la CEAMSE por ahí, porque nunca paso por ahí. Lo que me acuerdo es que entramos por atrás de la CEAMSE, por un lugar grande”.

“Cuando llegamos yo me frené en la puerta, pero él me dijo que me mandara. Cuando me estoy mandando sale un flaco preguntándome que hacía, a lo que le dije que mi pasajero me pidió que ingrese, y la intención de mi pasajero era tirar las bolsas en una pila gigante que estaba. Me dijeron que no, a lo que yo di la vuelta en U y abrí el baúl”

“Él le pidió ayuda a unos muchachos que estaban ahí para bajar la bolsa, y ahí es cuando el pasajero estaba chusmeando todo. En ese momento la bolsa estaba en el baúl, y se empieza a mover el bulto, a lo que le preguntaron al pasajero qué tenía ahí, a lo que comentó que era un perro, que estaba muerto, y pidió algo contundente para pegarle, a lo que le dieron una maza de mango corto. Él pensaba pegarle al bulto adentro del auto, a lo que yo le dije que no, y lo bajaron del baúl, él le buscó la cabeza y le dio tres o cuatro golpes”.