Pedraza pretende reclusión domiciliaria en la torre “El Faro” de Puerto Madero

Maniobras que no cesan


En las últimas semanas, Pedraza solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria y pidió su absolución mediante un escrito. Pablo Díaz hizo un pedido similar.


El pedido de domiciliaria ante el Tribunal Oral Criminal 21 tiene un antecedente inmediato: los jueces ya concedieron este beneficio a su segundo, Juan Carlos “Gallego” Fernández –aunque sólo sería por dos meses para que se recupere del triple bypass al que fue sometido.
El informe que presentó la defensa sobre la salud de Pedraza no alcanza para respaldar sus pretensiones. Los forenses dan cuenta de un “deterioro cognitivo” y “componentes depresivos”, pero su recomendación es proceder al “abordaje psiquiátrico y seguimiento neurológico en su lugar de alojamiento”, lo cual no lo aleja ni un centímetro del penal de Ezeiza. Pedraza pretende que su reclusión transcurra en el piso millonario que tiene en la torre El Faro, en Puerto Madero.
Por su parte, mientras convalece de su operación, “el Gallego” Fernández recibe en su casa de Banfield la visita solidaria de sindicalistas y gerentes de la ex Ugofe -la ley no impide que concurran a su domicilio.

El Tribunal negó a las querellas la vista de los informes médicos para que se pronuncien y éstos quedarán bajo exclusiva verificación de la fiscalía.

Casación
Simultáneamente, Pedraza presentó a la Cámara de Casación una “mejora” de los fundamentos con los que pretende la nulidad de la sentencia y su absolución.Pedraza refiere a una supuesta “injerencia del poder político” en el fallo, pero sin alusiones directas a la Casa Rosada, sino a la presencia de Altamira, Pitrola, Sandra Rodríguez (viuda de Fuentealba), Sobrero y “varios diputados” (sic) en la sala de audiencias durante la lectura de las sentencias. Luego, esencialmente, denuncia haberse sentido agraviado moralmente por la síntesis oral de los fundamentos que hizo el juez Días; sostiene que el tribunal fue “parcial” durante el desarrollo del juicio y que no hay pruebas “directas” en su contra. En el colmo, afirma que la “causa de las coimas” -que lo involucra en una tentativa de soborno a los jueces que debían resolver la excarcelación de su patota- no puede ser considerada un indicio de su participación criminal, porque sería -según su defensa- un “hecho posterior ajeno al hecho investigado”. Una tautología siniestra.

También Pablo Díaz -jefe del Cuerpo de Delegados del Roca, a través de quien Pedraza y Fernández dirigieron el ataque en el lugar de los hechos- amplió los argumentos de su pedido de absolución. Sostiene con descaro que durante el juicio no se probó su rol de liderazgo sobre la patota. Ridículo: no sólo los testimonios objetivos lo señalaron dirigiendo el ataque, incluso sus amigos lo entronizaron como jefe de la banda agresora. Además, sus declaraciones ante las cámaras de televisión, apenas cometido el crimen, jactándose de “hacer lo que la policía no hace” -incluidas en la película “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”- son una confesión.

Habló el Kernerista Pedraza VIDEO

El sindicalista José Pedraza aseguró esta mañana que durante los cortes de vías registrados en el ferrocarril Roca desde 2001 “jamás hubo enfrentamientos ni víctimas que lamentar”.

El jefe histórico de la Unión Ferroviaria hizo estas declaraciones en el marco del juicio que se le sigue, junto a otros gremialistas, por el crimen contra el militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, cuya sentencia se conocerá esta tarde.

“Pido perdón a quienes no tengan las mismas convicciones que yo”, comenzó el gremialista.

Dijo que sabía que sus palabras “sólo tendrán valor testimonial” y elogió la trayectoria de los 30 años de trabajo con la Lista Verde de la Unión Ferroviaria. Pedraza hizo una defensa de la tarea sindical y que dijo que “jamás hemos registrado un hecho de violencia, sin que se produjera ningún hecho que tuviéramos que lamentar”.

Y aseveró que durante los “numerosos cortes de vías que sufrimos en nuestra actividad jamás un ferroviario intentó enfrentarse para a impedirlos”.

“Jamás imaginábamos lo que iba a suceder un 20 de octubre de 2010. Jamás fue la filosofía enfrentar los cortes de vía y mucho menos que tuviéramos una víctima”.

Dijo que con la muerte de Ferreyra hubo una “bala que rozó el corazón, que también rozó el de los ferroviarios y principalmente el mío. Jamás se le hubiera ocurrido a ninguno de nosotros tener como resultado una víctima”.

Reclamó que ellos esperaban que “el Estado se ocupara de ese corte de vía” y que ese día “yo estaba como un imbécil ese día en mi oficina como casi todos los días revisando correspondencia y sobre todo, firmando cheques del sindicato o de la mutual”.

Pedraza finalizó diciendo que “jamás imaginábamos tener como resultado una desgraciada víctima” y aseguró: “Jamás promoví el crimen de Mariano Ferreyra”.

Luego, señaló que esperaba que en el veredicto final “no haya habido interferencias ni mediáticas y políticas”.

“Sé de mi inocencia pero también, de los riesgos políticos que corro”, finalizó José Pedraza.

A las 17 horas, el Tribunal dará a conocer el veredicto por el asesinato de Mariano Ferreyra.
FUENTE CLARIN