Homenaje al Zar de la TV Alejandro Romay

Como todos los sábados nuestro blog publica en su espacio “cultura popular”.

Hoy quiere homenajear a una de las personalidades más importante de la TELEVISION ARGENTINA.

Desde un poco antes del 2011, Alejandro Romay no estaría pasando su mejor momento de salud.

Romay está sufriendo el mal de Alzheimer, una enfermedad muy fea que  se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria. Toda la familia se encuentra muy preocupada por el estado de salud de Don Alejandro

Una de las últimas apariciones públicas del legendario dueño de canal 9 fue cuando acompañó a mediados del 2011 a su querida nieta Sabrina, que en ese año, fue la productora del espectáculo infantil “Dora la exploradora en vivo”, en el teatro El Nacional”

La curiosidad de este presente en la que la enfermedad que padece hace mella en la memoria, tiene su paradoja cuando en el 2007 escribió MemoriZar.

MemoriZar fue un libro de fotos y memorias. Un material que recorre importantes anécdotas de la radio, el teatro y la televisión. Según conto Lalo Zanoni en su blog

El libro va desde los inicios en Tucumán hasta la actualidad, pasando por ejemplo, cuando era locutor en Radio El Mundo y una noche le tocó presentar a Eva Perón, a quien define como “una mujer dura, implacable para denostar al enemigo y entrañable para identificar al amigo”.

Romay sin dudas fue un tipo de medios, un emprendedor y descubridor de figuras como Natalia Oreiro y una lista interminable de programas de Tv que hoy son un clásico (los almuerzos de Mirtha, Hola Susana, Grandes Valores del Tango, las novelas de Migré). Un empresario de los que tal vez ya no queden, con todas sus virtudes y defectos.

Una anécdota que cuenta Romay:

“Un sábado estaba controlando la emisión de “Sábados de la Bondad” desde la “pecera” –como se llamaba en la jerga a ese gran ventanal en el que operaban los técnicos y que daba al estudio-, cuando vi entrar a Mirtha Legrand y Daniel Tinayre, muy buenos amigos… Les conté a ambos la idea que tenía el directorio del Canal acerca de ese programa consistente en almuerzos diarios, de lunes a Viernes. A “Chiquita” se le iluminó la cara: le pareció fantástico. Daniel empezó a poner excusas: que todos los días no, que era muy cansador, que quiénes irían al programa y otras cosas sin demasiado sentido que me hacían pensar que, en realidad, a Daniel no le interesaba mucho la idea. Finalmente lo convencí, con el apoyo de Mirtha, que estuvo más que entusiasmada desde el primer momento…

HOMENAJE A ROMAY EN SÁBADO BUS AÑO 2001