La expropiación del diario La Prensa / Memoria

 

Juan Domingo Perón y su delegado personal, John William Cooke

 

Al discutirse en la Cámara de Diputados la expropiación del diario “La Prensa”, uno de los defensores del proyecto fue John William Cooke.

 
 
Decía el 16 de marzo de 1951: “Nosotros estamos contra La Prensa por razones mucho más serias, mucho más fundamentales. Estamos contra La Prensa porque creemos que diarios de esa clase son los que han minado la base de la nacionalidad, creemos que La Prensa es uno de esos obstáculos, como hay muchos otros en el continente, que han impedido o demorado todas las posibilidades de reivindicaciones proletarias en Latinoamérica. Nosotros lo decimos por encima de las contingencias de la comisión investigadora. Lo decimos como hombres políticos que expresamos opiniones personales. Nosotros estamos con los obreros, y estamos contra La Prensa, porque La Prensa siempre estará, como lo ha estado hasta ahora, contra los obreros y contra nosotros.”
 
La expropiación de La Prensa
Artículo 1º- Declárese de utilidad pública y sujetos a expropiación, todos los bienes que constituyen el activo de la Sociedad Colectiva “La Prensa” que gira bajo la razón social “Ezequiel P. Paz y Zelmira Paz de Anchorena”, propietaria del diario “La Prensa”. Quedan también expresamente incluidos en la disposición precedente los bienes muebles o inmuebles de terceros utilizados en la explotación del diario “La Prensa” y los derechos emergentes de las inscripciones de la leyenda “La Prensa” en el Registro de Marcas de la Nación, y de la inscripción de la propiedad del título del diario “La Prensa” en el Registro de la Propiedad Intelectual de la Nación. Facúltase al Poder Ejecutivo para destinar o transferir los bienes que se expropien a fines de interés general y de perfeccionamiento social del pueblo argentino.
 
Artículo 2º- El gasto que demande el cumplimiento se cubrirá con el producido de la negociación de títulos de la deuda pública, autorizándose al Poder Ejecutivo a emitirlos en cantidad suficiente.
 
Artículo 3º- Comuníquese al Poder Ejecutivo. Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino en Buenos Aires, a 12 de abril de 1.951.
 
A poco de expropiado el periódico a la familia Paz, en la celebración del 1º de Mayo, Juan Domingo Perón anunció desde los balcones de la Casa Rosada la entrega del diario a los trabajadores, la C.G.T.
 
Decía entonces: “La Prensa, que explotó durante tantos años a los trabajadores y a los pobres, que fue instrumento refinado al servicio de toda explotación nacional e internacional, que representó la más cruda traición a la Patria, deberá purgar sus culpas sirviendo al pueblo trabajador para defender sus reivindicaciones y defender sus derechos soberanos”.
 
Luego del golpe del ´55  durante el gobierno de Pedro Eugenio Aramburu se anularon los efectos de la ley que había expropiado y entregado a la CGT el diario de los Paz, y se lo reintegro a sus propietarios y reaparece en 1956. 
 
 
 
 
Dos anécdotas: “La primera, que el diario “La Prensa” fue clausurado con el argumento de ser de “derecha”, pero lo mismo aconteció al poco tiempo con el cierre de la imprenta en la que se imprimía “La Vanguardia” socialista y con el cierre de “La Protesta” de tendencia anarquista. La segunda anécdota narra que los lectores de “La Prensa”, que en aquel momento era el diario de mayor tirada, en busca de fuentes independientes, se desplazaron hacia un diario fundado en 1945 que hasta ese momento carecía prácticamente de lectores. Aquel modesto tabloide, beneficiado por la inesperada torpeza del gobierno, se llamaba “Clarín”. (Libertad de expresión y abusos de poder – Aleardo  Laría)