Recordando a nuestros artistas: Pepe Arias

Biografía
Cursó dos años en la Escuela Naval Militar, pero fue expulsado por “falta de vocación”. Subió por primera vez a un escenario en 1916, en el Teatro Excelsior, al ser incorporado a la compañía De Rosas-Aranaz-Luis Arata. Luego ingresó a la compañía de los hermanos César y Pepe Ratti (1921), y tiempo después a la Compañía Francisco Payá con dirección de Rafael De Rosa (1922). Formó parte de otras compañías como la de Elías Alippi-Marcelo Ruggero-José Otal (1930).

Para 1931 ya había creado su propia compañía de revistas en el Teatro Maipo.

Debutó en el cine en 1933 con ¡Tango!, en donde interpretó a Bonito. Pepe Arias participó en veinticuatro películas, entre ellas Kilómetro 111 (1938), El haragán de la familia (1940), Fantasmas en Buenos Aires (1943), Mercado de abasto (1954) y La señora del intendente (1967).2​3​

A partir de 1934 entró en el mundo de la radio como cómico, recitando sus famosos monólogos. Trabajó en las emisoras radiofónicas Stentor, Belgrano, El Mundo y Splendid, en Argentina, y en Radio Carve, en Montevideo. Prolongó su labor escénica hasta fines de 1966. Es tío abuelo del actor y presentador Ronnie Arias (1962-).

Estuvo casado desde el 28 de marzo de 1930 hasta el 31 de julio de 1934 con la vedette peruana Carmen Olmedo, pero su relación se desgastó debido a los celos y mal carácter de la vedette que precipitaron la ruptura de la pareja. Luego se casó con su inseparable compañera Petrona Petra Bustos.

Fallecimiento
A fines de 1966, mientras actuaba en la obra cómica satírica La revista del Tío Vicente de Carlos A. Petit y Francisco Reimundo, sufrió una descompensación cardíaca a consecuencia de un ataque de asma. Falleció poco después, el 23 de febrero de 1967. Sus restos descansan en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores del Cementerio de la Chacarita. Arias contaba con 67 años de edad.

Recordando a nuestros artistas: Hoy Claudio Levrino

Diego Maradona hace jueguitos con una pelota junto al mar y una multitud lo observa azorada. Susana Giménez y Moria Casán se lucen en la playa. Mirtha Legrand sale a comer de noche y dice que fue a La Feliz a descansar de sus almuerzos televisivos unos días mientras su esposo, Daniel Tinayre, trabaja. Graciela Alfano se sube todas las noches a un escenario junto a Claudio García Satur. En el verano de 1980, Mar del Plata se asemeja a una de esas fiestas que nadie se quiere perder. Hasta que en la madrugada del viernes 18 de enero todo cambió.

“Se comunica que en la fecha, a la hora 3, ingresó a este nosocomio el Sr. Claudio Levrino, víctima de un accidente, siendo su estado de extrema gravedad. Firmado: Dr. R. Distéfano”, señaló un parte médico que conmovió a la opinión pública. Uno de los actores más populares de la época y una de las estrellas de la nutrida temporada teatral de aquel año, llegaba hasta la clínica marplatense Pueyrredón con una herida de bala en su cabeza que entonces nadie podía explicar.

Claudio Levrino

Claudio Levrino

Todo había comenzado en la tarde del día anterior, el jueves 17 de enero. “A esa hora el actor Claudio Levrino miró a su mujer, la actriz Cristina del Valle, y también sonrió resignado. Había apretado en vano el embrague de su auto Ford Taunus GXL chapa C921956 color crema y, al darse cuenta de que no funcionaba, había estacionado el auto a la altura de Playa Grande.
‘Vas a perder el avión’, le aseguró Levrino a su mujer”, reconstruyó la revista Gente en su edición del 24 de enero de 1980. Y en efecto, así ocurrió: Del Valle no pudo viajar, el auto debió ser remolcado y reparado. La mujer se quedó en Mar del Plata sin saber lo que le esperaba unas horas después.

Últimas horas
Con 35 años y una carrera rutilante, Levrino era un actor de cine, televisión y teatro muy popular. Entre 1978 y 1979 había protagonizado Un mundo de veinte asientos, una telenovela con récords de audiencia que de alguna manera retomó el fervor que tiempo atrás había producido en el público la mítica Rolando Rivas, taxista. En Un mundo de veinte asientos el actor interpretaba a un colectivero llamado Juan Arregui, y tuvo como co-protagonistas a Gabriela Gili y María de los Ángeles Medrano.

“Cacho, en el 80 vas a tener que escribir más de la cuenta porque te aseguro que este año va a ser Claudio 80. Se me están dando todas y hasta tengo un poco de miedo; con la obra estamos matando, sabés que con Damián y Cecilia, la nueva tira, estamos en 21 de rating, que es como tener 30 o más en temporada. Con Cristina estamos pasando por una de las mejores etapas de nuestra pareja (…), ¿te parece que no estoy para Claudio 80? ¡Qué me vienen con que es bisiesto y es un año malo para nuestro ambiente!”, dijo el actor entusiasmado, según recordó ante los medios al periodista Alfredo Cacho Rubio, un día antes del accidente que le costaría la vida.

En aquella temporada El galán de los ojos azules, tal como lo llamaban, trabajaba a diario junto a Rodolfo BebánBárbara MujicaBeatriz BonnetAlberto MartínCarlos Rotundo y Gabriela Gili en la obra No pises la raya, querida, que se presentaba en el Teatro Provincial. Cerca de las 20 entró a la sala que pertenecía al entonces fastuoso Hotel Provincial y fue directamente al camarín. Antes de la primera función recibió, junto a sus compañeros, una noticia particular. En las primeras filas, cerca del escenario, estaría ubicado el entonces presidente de facto, Jorge Rafael Videla, junto a su esposa Alicia Raquel Hartridge.

“Los ojos de Claudio Levrino, como los ojos del resto del elenco, se dirigieron al Presidente de la Nación y su esposa que aplaudían sonrientes. Había terminado la primera función. Horas después, cerca de la una de la madrugada del viernes 18 de enero, los actores repitieron el saludo. Había terminado la segunda función”, detalló el periodista Alberto Amato de la revista Gente.

 Se habló de armas y Levrino contó que llevaba la suya en el auto por si alguien le quería robar

Al bajar el telón el elenco fue a cenar, como de costumbre en aquella temporada, al restaurante del Club Mitre. También los acompañó la mujer de Levrino, y todos rieron con las ocurrencias del actor. Entre otros temas, hablaron de los asaltos que habían tenido lugar recientemente en algunas salas teatrales de Mar del Plata. Se habló de armas y Levrino contó que llevaba la suya en el auto por si alguien le quería robar. Decía que era por seguridad, porque la familia estaba alojada en Miramar aquel verano y, como siempre volvía de madrugada, el camino podía ser peligroso.

Según las crónicas de la época, cerca de las 2.30 los artistas se levantaron de la mesa y salieron. Levrino y su esposa fueron entonces hasta el Taunus del galán, que ya había sido arreglado luego del desperfecto mecánico que tuvo aquella tarde. El actor encendió el auto y enfiló por la calle Bolívar. “Cruzó Jujuy y llegó a España. Giró a la izquierda, enfrentó la ochava de una fiambrería que anunciaba en su vidriera Jamón cocido 1950 pesos, Sardo 5500; pasó por el frente del comercio de Eliseo M. García Automotores, frenó levemente al llegar al cruce con la Avenida Colón y metros antes de llegar a la esquina de España y Falucho estacionó el auto”, detalló Gente.

Varios medios de la época coinciden en señalar que durante el trayecto la pareja discutió sobre lo que más asustaba a Del Valle: la pistola Beretta calibre 22 de Levrino, que la mujer consideraba peligrosa porque en algunas ocasiones quedaba al alcance de los pequeños hijos del matrimonio.

Según se publicó entonces, con la intención de demostrar la supuesta escasa peligrosidad del arma, Levrino la sacó de la guantera. “La empuñó en su mano derecha, habría accionado el dispositivo que libera el cargador y, cuando tenía el caño cerca de la oreja derecha, habría escapado un disparo“, reveló la publicación.

Cerca de las 2.43 de aquella madrugada Levrino cayó sobre su costado izquierdo dentro del auto. Cerca de la oreja derecha tenía un orificio de 3 milímetros de diámetro por el que le brotaba sangre. Poco después, los gritos de Cristina del Valle retumbarían por las calles marplatenses. Se acercaron hasta el lugar un agente de policía y un taxista, quienes cargaron a Levrino en el taxi. De allí partieron el conductor y Del Valle, con el actor en estado crítico. El agente de policía se quedó en la escena de la tragedia para dar inicio a las primeras investigaciones de lo ocurrido.

La tapa de Clarín refleja la tragedia de Levrino

La tapa de Clarín refleja la tragedia de Levrino

Hasta la clínica donde permaneció internado el actor se acercaron sus compañeros de elenco y también los profesionales médicos más salientes del momento: desde Alfredo Cahe, que tenía un vínculo familiar con Levrino, hasta Raúl Matera, una eminencia de la neurocirugía, quien viajó desde Uruguay para atenderlo e hizo lo posible por salvarle la vida. Sin embargo, la muerte cerebral del actor era irreversible. Tras días de agonía, murió a las 2.30 de la madrugada del domingo 19 de enero. Su cuerpo fue sometido a una autopsia e incluso Cristina del Valle se prestó a la llamada “prueba de la parafina” para determinar si en algún momento la actriz había estado en contacto con el arma que terminó con la vida de su esposo. Los estudios determinaron que las huellas encontradas en el arma eran únicamente las de Levrino.

Julio de Grazia y su mujer, Thelma Biral y Ricardo Darín, entre los artistas que asistieron a la despedida del popular actor

Julio de Grazia y su mujer, Thelma Biral y Ricardo Darín, entre los artistas que asistieron a la despedida del popular actor

En los medios de la época todo fue conmoción. Y en aquella Mar del Plata que parecía festiva, el ambiente cambió de manera rotunda. Los restos del actor fueron trasladados al cementerio porteño de la Chacarita, donde una multitud se acercó a despedirlo. En las fotos y grabaciones de entonces se puede observar a una gran cantidad de personas, en su mayoría mujeres, que lloran sin consuelo y hasta se desmayan durante el último adiós al artista.

El show tuvo que continuar y el actor Claudio Corvalán fue el encargado de reemplazar a Levrino. La Justicia siguió investigando hasta que cerró la causa y determinó que lo ocurrido aquel 17 de enero se trató de un accidente fatal.

FUENTE PRINCIPAL

Recordando a nuestros artistas: Enrique Serrano

Enrique Serrano (1891, España – 1965, España) fue un actor de origen español que realizó su carrera profesional en Argentina.

Nacido en España, llegó a la Argentina siendo niño. Se inició a los once años en la compañía de Humberto Zurlo, con la obra Tranquera, de Agustín Fontanella. También actuó en el circo figurando con el nombre de Tony Tranquerita. Luego pasó a realizar distintos papeles en el circo Anselmi. Después de cursar en el Teatro Infantil Labardén, actuó en el Teatro Liceo en Las de Barranco, con Orfilia Rico.

Sigue leyendo

El día que Roberto Maidana intentó salvar a Gardel

MAIDANA GARDEL

 

  • CULTURA POPULAR
  • Como todos los fines de semana  dedicamos un tema especial a la cultura y la memoria de los argentinos.

El Periodista Roberto Maidana intenta infructuosamente cambiar el destino y salvar la vida del Zorzal Criollo, persuadiéndolo de no viajar a Cali, Colombia. “Tengo que decírtelo, vas a morir” le advierte. Aun así, Carlos Gardel desea cumplir su compromiso. “Debo cantar y cantaré”, argumenta el morocho del abasto.
Así, el “terrible accidente” que se llevo la vida de Carlitos no pudo ser impedido.

 

Imagen

A 29 años de la muerte de MINGUITO, nuestro homenaje del blog

  • CULTURA POPULAR
  • Como todos los sábados  dedicamos un tema especial dedicado a la cultura y la memoria de los argentinos.


HOMENAJE A MINGUITO por MEDIOSYOPINION

Los comienzos de Juan Carlos Altavista se remontan al Teatro Infantil Labardén. En este teatro tuvo como compañeras a Julia Sandoval y a Beba Bidart, ya encaminado en el ambiente artístico aprendió de actores como Narciso Ibáñez Menta, Francisco Petrone y Luis Sandrini. Con Raquel Alvarez, su mujer de toda la vida, tuvo tres hijos Maribel esposa del comediante Miguel Ángel Rodíguez, Ana Clara y Juan Gabriel. “Mi mujer, sinceramente es lo más lindo que me paso en la vida” diría Altavista dos años antes de morir.

El personaje que lo hizo famoso, Minguito Tinguitella, nació de una idea de Juan Carlos Chiappe. Se trataba de un ciruja o cartonero que operaba en la quema de basura tirando de un carro. Vestía boina y alpargatas. Tuvo mucho éxito en radio y teatro.

Tiempo después Minguito se suma a Polémica en el bar, un sketch televisivo de Operación Ja Ja que luego se presentó como programa autónomo, con la participación de Fidel Pintos, Javier Portales, Vicente La Rusa, Mario Sánchez y Adolfo García Grau. Desde ese momento Minguito cambió su vestimenta, a raíz de un juego simbólico de Altavista que quizó hacerle un homenaje a su padre, a quien no pudo acompañar al fallecer. Luego, Altavista en un reportaje dira: “Me puse ropas de él. Su sombrero, el saco, la camisa, el echarpe, un cinto grueso de cuero. Y le agregué zapatillas de paño y palillo en la boca”.

De origen humilde, Minguito como era apodado por el público, actuó en varias películas, destacándose siempre por su comicidad y por su personaje principal,

Falleció el 20 de julio de 1989 de un ataque cardíaco, debido a que padecia una enfermedad llamada Síndrome de Wolff-Parkinson-White, que le producía taquicardias paroxísticas (una aceleración con descontrol del ritmo cardíaco).

“LA VOZ DEL RIOBA” OPERACIÓN JA JA 1981 MINGUITO Y EL PRESO CON SILVIO SOLDAN

El chavo del 8 en la Noche del 10, Susana Giménez y Minguito

Frases 

* Que hacé tri tri!!!! (¿cómo estas?)
* Hay que levantarle un manolito… (por monolito)
* Cé gual! (es igual, es lo mismo)

Filmografía

* Melodías de América (1942)
* Juvenilia (1943)
* Cuando en el cielo pasen lista (1945)
* Corazón (1947)
* Los hijos del otro (1947)
* Madame Bovary (1947)
* Vacaciones (1947)
* Los Pérez García (1950)
* Camino al crimen (1951) Rol: Luis
* Pocholo, Pichuca y yo (1951)
* La última escuadrilla (1951)
* Paraíso robado (1952)
* La tía de Carlitos (1953)
* Sangre y acero (1956) Rol: Antonio
* En la vía (inédita – 1959)
* Todo el año es navidad (1960)
* La novia (1961)
* La murga (1963)
* Los evadidos (1964) Rol: Eusebio Carmona, alias “Fetivamente”
* El gordo Villanueva (1964)
* Fiebre de primavera (1965)
* Orden de matar (1965)
* ¿Quiere casarse conmigo? (1967)
* Esto es alegria (1967) Rol: Tito
* Flor de piolas (1967)
* Lo prohibido está de moda (1968)
* La casa de Madame Lulú (1968)
* El derecho a la felicidad (1968)
* Che, OVNI (1968)
* Villa Cariño está que arde (1968)
* Carne (1968) Rol José García
* Amor libre (1969)
* El salame (1969)
* Los muchachos de mi barrio (1970) Rol: Fatiga
* El caradura y la millonaria (1971)
* El mundo que inventamos (1973) Rol: Nicola
* Minguito Tinguitela Papá (1974) Rol: Minguito Tinguitella
* Las procesadas (1975)
* No hay que aflojarle a la vida (1975)
* Don Carmelo Il Capo (1976) Rol: Vendedor de armas
* Brigada en acción (1977) Rol: Cacho Bongiorno
* El divorcio está de moda (de común acuerdo) (1978)
* Amigos para la aventura (1978)
* La nona (1979) Rol: Chicho
* Vivir con alegría (1979) Rol: Carozo
* Crucero de placer (1980)
* ¡Qué linda es mi familia! (1980) Rol: Cameo
* Diablito de barrio (1983) Rol: Cameo
* Mingo y Anibal, dos pelotazos en contra(1984) Rol: Minguito Tinguitella
* Mingo y Anibal contra los fantasmas (1985) Rol: Minguito Tinguitella
* Las barras bravas (1985) Rol: Eduardo
* Mingo y Aníbal en la mansión embrujada (1986) Rol: Minguito Tinguitella
* Las colegialas (1986)
* Tres alegres fugitivos (1988)

Radio 

* 1976/89 El Clan del Aire. Juan Carlos Altavista. PREMIO ARGENTORES

Televisión

* SUPERMINGO Canal 11 de Buenos Aires.De 1987 a 1988. PREMIO ARGENTORES

Recordando a nuestros artistas: Hoy Adolfo Stray

Adolfo Stray, perteneciente a la populosa comunidad judía de Buenos Aires, fue famoso por caracterizar al estereotipo del judío inmigrante que vivía en Buenos Aires, que hablaba en un castellano con un fuerte acento de Europa Central, al que mixturaba con algunas palabras en ídish y al que plasmó en Don Jacobo, personaje creado por él. Éste estereotipo luego fue trabajado y desarrollado por Tato Bores y Norman Erlich, entre otros.

Stray también caracterizó a otro estereotipo, el habitante de Buenos Aires, el porteño, el hombre común de la ciudad, pícaro, que siempre salía ganando aún en las situaciones más difíciles.1​

Fue en la época de oro de la revista porteña —en las décadas de los cuarentas, cincuentas y sesentas— en donde Stray deslumbró y en la que conformó un famoso dúo cómico con Dringue Farías.

Stray es recordado por haber pronunciado la primera palabrota en la revista porteña, en 1967 en el Teatro Nacional, sobre un libreto escrito por Carlos A. Pettit.2​

En el teatro de revista Adolfo Stray trabajó con muchas vedetes como Nélida Roca, Moria Casán y Lía Crucet, entre otras.3​

En 1968 encabeza la telecomedia El Superejecutivo Don Jacobo, junto a Zulma Faiad que se emitió por Canal 9 y Canal 11, dirigido por Héctor Ricardo García. En este programa haciendo referencia a su condición de judío lo terminaba con una muletilla que decía: “Hay tres cosas que no poido decir: joives, noive y voivos (jueves, nueve y huevos). Hasta el joives!”.

Adolfo Stray murió el domingo 28 de septiembre de 1980 en un sanatorio porteño privado tras ser intervenido varias veces por una fístula intestinal lo cual derivó en una severa complicación clínica. Tenía 65 años de edad. Estuvo casado con la actriz Fedel Despres

Recordando a nuestros artistas Hoy : Fidel Pintos

Su personaje de sanatero, que supo interpretar tanto en la radio como en la televisión, donde intervino en el programa Operación Ja-Já en sus dos sketches principales: «La peluquería de don Mateo» y «Polémica en el bar» junto a Javier Portales, Vicente La Russa, Mario Sánchez, Adolfo García Grau y Juan Carlos Altavista (éste interpretando a Minguito Tinguitella), fue uno de los más recordados.

La sanata de Pintos, según los diccionarios de lunfardo (el argot de Buenos Aires) es una «manera de hablar confusa, incomprensible, en la que se expone un argumento sin sentido ni ideas claras».

En 1950 en Radio Callao, daba vida a sus personajes Churrinche y Mesié Canesú.

A través de la comedia picaresca, fue uno de los pioneros donde supo demostrar su gran talento humorístico tanto en el cine como en el teatro de revistas, donde compartió cartel con las vedettes del momento, como Susana Giménez, Moria Casán, Ethel Rojo, Nélida Lobato, Nélida Roca, Zulma Faiad e Isabel Sarli; y con otros grandes del género como Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Pepe Arias, Alfredo Barbieri, Don Pelele, José Marrone, Dringue Farías y Adolfo Stray.

Recordando a Nuestros artistas. Hoy: VICENTE RUBINO

Vicente Rubino (provincia de Buenos Aires, 22 de octubre de 1914 – Buenos Aires, 27 de marzo de 1990) fue un actor argentino.

Carrera artística
Inició su carrera artística a mediados de los años 1930 en la compañía teatral de Tomás Simari. Luego trabajó con Camila Quiroga, Carlos Morganti, León Zárate, Olinda Bozán y Pepe Ratti. Realizó su primera aparición cinematográfica en 1942 en Ven mi corazón te llama, de Manuel Romero. Participó en 47 películas, entre ellas Casada y señorita, Novia para dos, Cleopatra era Cándida, Cuidado con las colas, El bulín, entre otras. De su extensa filmografía no realizó ningún protagónico. En la década de 1940 comenzó a hacer revista, permaneciendo varios años en el teatro Maipo (Buenos Aires). Durante los años 1940 y 1950 actuó en películas dramáticas, musicales y de comedia, y en la década de 1960 empezó a incursionar en películas cómicas. Realizó mayor parte de su carrera entre los años 1950 y 1960.

 

Sigue leyendo

Isabelita estuvo embarazada de Perón “y uno era un varoncito”.

Resultado de imagen para ISABELITA EMBARAZADA PERON

La fertilidad del ex presidente de Argentina y fundador del peronismo, general Juan Domingo Perón, fallecido hace casi 19 años, ocupa y divide desde hace más de un mes a la opinión pública argentina, dividida entre quienes afirman que podía procrear y los que le niegan esa facultad.Todo empezó con el reciente retorno a Argentina de María Estela Martínez, de 62 años, ex presidenta de Argentina y viuda de Perón, más conocida por su nombre artístico de Isabelita. La tercera esposa del general conmocionó una vez más a la opinión pública de su país cuando declaró que en dos ocasiones había quedado embarazada de Perón, “y uno era un varoncito”. Según estas afirmaciones, María Estela Martínez sufrió dos abortos, lo que le impidió tener descendencia al fundador del peronismo, al que sucedió en la presidencia a su muerte, el 1 de julio de 1974, hasta el golpe militar de 1976.

Sigue leyendo