El día que la 99 y el super agente 86 “visitaron” la Argentina

En un capítulo de la recordada serie que se sigue emitiendo en todo el planeta, Maxwell Smart y la Agente 99 viajan a la Argentina de la mano de un enigmático “gaucho” y aseguran que se encuentran en la tierra del “tango y del churrasco”.

Nadie imaginó en la cadena NBS que el mundo caería rendido a los pies de Maxwell Smart, “temible operario del recontraespionaje”, cuando en 1965 comenzó a emitirse “El Superagente 86”, una comedia de bajo presupuesto que se burlaba de los espías en el marco de la guerra fría.

La idea del desopilante Mel Brooks –creador de los personajes- y del productor Buck Henry fue aprovechar el éxito internacional de algunas series y películas, como “James Bond 007”, el “Agente de CIPOL” o “Los Vengadores”, para parodiar las acciones de la CIA y la KGB a través de los enfrentamientos entre la agencia “CONTROL”, que respondía al gobierno de los Estados Unidos, y “KAOS”, una mezcla indefinida de rusos y nazis que propiciaba el mal en todas sus formas.

“Get Smart” –título original de la serie en inglés- debutó con un único capítulo en blanco y negro el sábado 18 de setiembre de 1965 y pocas semanas después -a todo color y con estética beatnik- ya lideraba con amplitud el rating, siendo una de las series más vistas a lo largo de cuatro años consecutivos.

“El Superagente 86”, en una época de grandes realizaciones televisivas, ganó tres premios Emmy y Don Adams –el actor que personificaba a Maxwell Smart- se llevó tres estatuillas a la mejor actuación en comedias entre 1967 y 1969.

De Argentina, con amor

En el capítulo “Supersonic Boom”[1] de la tercera temporada, una de las de mayor popularidad, Maxwell Smart y la Agente 99[2] son atrapados por espías de “KAOS”, entre los que figuraba un enigmático hombre apodado “gaucho”.

Mediante una serie de artilugios inverosímiles, los malvados agentes les hacen creer que son trasladados en avión hasta la Argentina, pese a que nunca habían salido de Washington.

“Por supuesto, todo encaja bien: aeropuerto de Ezeiza, el calor, el largo viaje, el hombre llamado gaucho….99, esto puede producirte un shock pero creo que estamos en mi Buenos Aires querido”, le asegura Max a su compañera, cuando son abandonados en una celda, con inflexiones “tangueras” en la voz.

El Agente 86 llama entonces a “CONTROL” desde su zapatófono y dice: “Hola Jefe, estamos en Argentina, la tierra del tango y del churrasco”, esbozando casi una descripción perfecta de la argentinidad.

La respuesta del “Jefe”[3] presagia lo que sería una constante en la política exterior de los Estados Unidos unas décadas después y, lo que es más grave, en la vida real: sin verificar la información, los marines de las barras y las estrellas invaden la Argentina ya que, como sostiene Max en otro episodio: “Nosotros tenemos que disparar y matar y destruir porque representamos todo lo que es sano y bueno en el mundo”.

Mientras la invasión se lleva a cabo, los agentes de “CONTROL” logran escapar y descubren que siguen en Washington. El capítulo finaliza con el “Jefe” llamando al presidente de Estados Unidos y diciéndole, avergonzado: “Temo que tengamos que enviar otra disculpa…a la Argentina”.

El viejo truco

Como no podía ser de otra forma, tratándose de una serie de espías, esta crónica también tiene una trampa (“el viejo truco de la trampa en la nota”, diría Max), ya que el tango y el churrasco solamente son mencionados en la versión latina de la serie.

Se trata de un agregado de Jorge “El Tata” Arvizu[4], célebre actor mexicano que realizó el doblaje del Agente 86.

Arvizu –que también puso la garganta para la adaptación cinematográfica de 2008[5]– aseguró en distintas entrevistas que los productores de la serie le daban libertad para que agregara la letra y los modismos que le parecieran convenientes con el objetivo de atrapar al público de habla hispana.

Es así como, por ejemplo, incluyó a la recordada “Tía de Acapulco” del Agente 86 –que no existe en el idioma original- o, en el caso del capítulo en cuestión (en el que sí se nombra en inglés a la Argentina, al aeropuerto de Ezeiza y al hombre llamado “gaucho”) la alusión a la “tierra del tango y del churrasco”.

El mundo no basta (para la carne argentina)

Ese capítulo, como muchos de los realizados entre 1965 y 1969, fue visto por millones de espectadores en todo el mundo y repetido año tras año hasta nuestros días, tanto en las principales cadenas televisivas como en esa metáfora virtual del eterno retorno llamada “youtube”. Ya son más de cuatro generaciones que escuchan a Maxwell Smart asegurar con su voz aflautada que se encuentra en la tierra del “churrasco”, que no es otra que nuestras pampas.

“El Superagente 86” se exhibió en más de ciento ochenta países y la versión latina fue vista en España, México, Estados Unidos, Panamá, Paraguay, Perú, Costa Rica, Argentina, Venezuela, Ecuador, Chile, El Salvador, Honduras, Colombia y Uruguay, entre otras naciones.

En 1967, cuando salió al aire por primera vez el episodio “Sonic Boom”, cada argentino consumía 82,1 kilos de carne por año, Roberto Goyeneche editaba su exitoso LP “Tres para el tango” -con Ernesto Baffa y Osvaldo Berlingieri-, y Astor Piazzolla comenzaba a colaborar con el poeta Horacio Ferrer.

Tenía razón, entonces, Maxwell Smart cuando le aseguraba con vehemencia a su jefe que se encontraba en “la tierra del tango y el churrasco”.

Luis Fontoira

Publicado en Revista Integración Nro. 21 – Abril de 2012

Luis.fontoira@gmail.com

ME CASÉ CON UN BOLUDO 2016 – Película completa

ME CASE CON UN BOLUDO

Cuando Florencia se da cuenta que se casó con un boludo y se arrepiente, él deberá hacer todo en su poder para recuperarla.
Ficha técnica
Duración: 110min
Actores: Valeria Bertuccelli,Adrián Suar
Director: Juan Taratuto
Clasificación: ACL

Sinopsis:

Fabián Brando y Florencia Córmik son actores. El es el más renombrado del país y ella es una completa desconocida. Durante el rodaje de un film inician un fogoso romance que, casi sin noviazgo mediante, termina en casamiento. Durante la luna de miel Florencia se da cuenta de que se casó con un idiota irrecuperable. Cuando Fabián se entera lo que ella piensa de él, idea un plan que sólo podrá llevar a cabo con la ayuda del guionista de sus películas más exitosas.

A 31 años de la muerte de Alberto Olmedo El especial de Medios y Opinión

Gracias al querido Carabeta amigo de Olmedo y junto a otros conocidos, nos invitó a Pavon 2444 donde grababa el gran comediante argentino. Lo vimos muy concentrado y de lejos. Estaba sentado frente a un monitor, vestido de Rucucu mirando uno de sus gags.
No tuvimos la oportunidad de acercarnos. Pero fuimos testigos de estar en ese lugar histórico del viejo canal 11 y  frente a ese hombre que concentraba la mirada de los televidentes en el “No toca botón”

GUSTAVO REMESTVENSKY DIRECTOR DE MEDIOS Y OPINIÓN

Así reflejó la televisión la muerte del Negro Olmedo

 

Presentamos el primer video de Rogelio Roldan

El gran capocómico argentino, nació en Rosario, el 24 de agosto de 1933. De origen humilde, y de formación autodidacta, fue creciendo en el medio y logró brillar tanto para el público infantil, con el entrañable personaje del Capitán Piluso, como en televisión y cine, en donde creó e interpretó ecordados personajes que forman parte del patrimonio cultural popular

Sigue leyendo 

ALBERTO OLMEDO Y LAS ELECCIONES – SKECH –

Moria, Porcel, Olmedo y Sofovich en las 24 HS de Malvinas – VIDEO

Olmedo, Porcel, Sofovich 24 hs de Malvinas  MEDIOS Y OPINION on Vimeo. “Las 24 de las Malvinas” fue un programa especial destinado a recaudar fondos para las tropas movilizadas por la guerra con Gran Bretaña. Esta pieza recoge la … Sigue leyendo 

El día que Olmedo se desnudó en un sketch y Silvia Perez…

Silvia Pérez: “Toda mi vida es antes y después de él”Al haber estado cerca de él en esos años, concés un lado B, algo que no se veía en pantalla, un Olmedo íntimo… ¿Cómo era? Era una persona muy humilde, … Sigue leyendo 

El Negro Olmedo despide el año 1987

Despedida del Negro Olmedo en el último programa de “No Toca Botón” emitido el 18 de diciembre de 1987 por Canal 9. Este fue el último bloque de la última temporada de “No Toca Botón

En el centro de la borrosa imagen el adolescente Alberto Olmedo sonríe a la cámara a mediados de la década de 1940 en una reunión familiar en la ciudad en que nació y vivió sus primeros 20 años y a la que permanentemente retornaba, porque para él, Rosario siempre estuvo cerca

Imagen

Original del contrato de Alberto Olmedo, firmado a las 23.30 hs. del viernes 4 de marzo de 1988 en su camarín del teatro Tronador de Mar del Plata para la continuidad en invierno de su espectáculo “Éramos tan pobres” en el teatro Astral de Bs. As. Olmedo falleció esa madrugada

Imagen

Las últimas imágenes del actor

 

 

(Revista Gente)

(Revista Gente)

 

Alberto Olmedo Eternamente

Alberto Olmedo y Javier Portales Los chistes que no pueden contar en televisión

 

La historia de la foto más trágica de su vida

 

—Agarrame la pierna… Agarrame la pierna…
—Ay, no puedo, papi.
—Sí que podés, agarrame la pierna.

Esas palabras sobresaltaron a Mariela, una adolescente que dormía en el 12 “A” del edificio Maral 39, minutos antes de las 8 de la mañana del sábado 5 de marzo de 1988.

 

Sigue leyendo

El Dúo de Dos / Mario Sánchez y Beto Cabrera – Teleonce

El Paquete del Dúo – El Dúo de Dos / Mario Sánchez y Beto Cabrera (0:00) La camisa (sketch) (2:53) Campo nudista (sketch) (5:02) La gola (cuerdas vocales) (sketch) (13:12) Quémame los ojos (15:55) La punteada (sketch) (17:08) Zamba de mi esperanza (19:34) Porque yo te amo (21:51) El reportaje (sketch) (26:07) Ella.. ella ya me olvidó, yo la recuerdo ahora (29:09) Festival formol (sketch) (29:54) Mi gran noche (31:01) Los contratos (sketch) (32:50) Digan lo que digan www.DiscosTerribles.com.ar

Publicidad


El fabuloso DUO DE DOS

BETO CABRERA – MARIO SANCHEZ
en el éxito del sábado!
EL PAQUETE DEL DUO
Una carga de humor, música, canciones, entretenimientos, estrellas invitadas y muchos premios para los telespectadores y el público presente (*).
SABADOS 13.00
TELEONCE
El mejor espectáculo en su hogar
(*) para presenciar el programa concurrir a TELEONCE Pavón 2444 a las 12 horas
07/1969

El Club Del Clan – ESPECIAL DE PRIMAVERA – “DISCOS Y VIDEOS”

1- LECCIÓN DE TWIST – LOS RED CAPS
2- RENATTO – JOLLY LAND
3- EL TERO TERO – CHICO NOVARRO
4- MEDIA NOVIA – PALITO ORTEGA
5- LO COLORES DE LA FELICIDAD – VIOLETA RIVAS
6- TRIANGULO – RAÚL LAVIÉ
7- UN MONTÓN DE AMOR – JOHNNY TEDESCO
8- ES DIFICIL DECIR ADIÓS – ROKY PONTONY
9- CARA SUCIA – CACHITA GALÁN
10- CADA NOCHE SIN TI – LALO FRENSEN
11-PRIMITIVA – NICKY JONES
12-LA CHICA DEL PULL OVER – PINO VALENTI

EL TWIST DEL RECLUTA
PERA MADURA
NECESITO TU AMOR ESTA NOCHE
LA POLLERA COLORÁ
POLICHINELA TWIST
SALSA
SOLA SOLITA
ADIÓS MUNDOCRUEL
SOLPLAME UN BESO
CERCA DE UN ÁNGEL
FILOSOFITO
EL DÍA MAS LARGO DEL SIGLO

El Club del Clan – Vol. 3 (Vinilo original completo) – 1963

Despeinada – Palito Ortega.
El camaleón – Chico Novarro.
La cafetera y el colador – Jolly Land.
Eres el demonio disfrazado – Johny Tedesco.
El perico – Perico Gómez.
Surf city – Los Red Caps.
Para cuando joven – Los Red Caps.
El tangacho – Raúl Lavié.
El baile del ladrillo – Violeta Rivas.
Cumbia de pescadores – Oscar Toscano.
Papa oom mow mow – Nicky Jones.
Oye niña – Lalo Fransen.

El 12 de marzo de 1964 se estrenaba en los cines “El club del clan”; su aniversario es una buena excusa para recorrer la historia del programa que hizo bailar a toda una generación

Año 1962. Suele decirse que, en aquella época, los chicos eran más ingenuos, existían los ideales, había más inocencia. La televisión también era distinta y reflejaba ese espíritu: Pepe Biondi, Carlos Balá y José Marrone tenían millones de seguidores.

“El club del clan”, idea de un directivo de la RCA Víctor Argentina llamado Ricardo Mejía, salió al aire por canal 13 en noviembre de 1962. Basado en programas musicales extranjeros, cada emisión mostraba a un grupo de amigos que se reunía para cantar, charlar y divertirse. Los sábados a las 20.30, antes de ir a bailar, era común que los chicos se apostaran frente al televisor para imitar las coreografías y cantar junto a sus nuevos ídolos. Por primera vez, en castellano.

Antecedentes. En 1961, Ricardo Mejía había producido “La cantina de la Guardia Nueva”, por canal 11. Conducido por Dino Ramos, los artistas recreaban un restaurante donde tenían lugar los sketches cómicos. Algunos integrantes del clan salieron de la Guardia Nueva. Otros ciclos que anticiparon el boom del clan fueron: “Ritmo y juventud” (canal 11), “Swing, juventud y fantasía” (Canal 7) y “La ola intermedia” (canal 13).

Rating. El fenómeno del programa atravesó las fronteras. Muchos países de América latina tuvieron sus versiones del Club. En 1963, el programa se convirtió en la Argentina en el segundo en audiencia, luego de “Viendo a Biondi”, con 55.3 puntos.

Los personajes. Cada artista tenía un look definido y, en general, tomaba como modelo a una figura musical de la época. “El club del clan” logró la proyección de muchos de los jóvenes de su elenco, ignotos hasta entonces. Actualmente, algunos de ellos continúan en la industria de la música. Otros tuvieron un estrellato fugaz. Entre los más destacados, estaban:

  • Violeta Rivas: de formación musical, su voz no tardó en imponerse como la favorita del público. Cantaba temas traducidos al castellano de Mina y Rita Pavone.
  • Palito Ortega: Mejía le dijo un día “Usted no se ríe más” y así fue. Dejó su antiguo apodo “Nery Nelson” y se incorporó al programa como “el muchacho triste” del grupo. A pesar de esto, se convirtió en la figura indiscutida con temas (para nada melancólicos) como “Camelia”, “Despeinada” y “Media novia”.
  • Chico Novarro: daba el toque tropical. Se destacaba como compositor de boleros y temas pegadizos como “El camaleón” y “El orangután”.
  • Johny Tedesco: versión criolla de Elvis, de quien tomó su repertorio. Impuso una moda con los pulloveres llamativos que usaba en cada programa (algunos tejidos por sus mismas admiradoras).
  • Lalo Fransen: catalogado como el playboy del grupo, cantaba canciones de amor. Su imagen era la de un muchacho de clase alta.
  • Raúl Lavié: antes de entrar en el programa, cantaba tangos con la orquesta de Héctor Varela. Sus temas eran melódicos.
  • Jolly Land: rubia, extrovertida, conquistó a Ricardo Mejía, con quien se casó y tuvo dos hijos. Algunos atribuyen a esta relación la excesiva promoción que se le dio dentro del programa.
  • Nicky Jones: de aspecto japonés, se vestía con camisas hawaianas y guirnaldas de flores en el cuello. Sus canciones eran humorísticas.

 

 

El periplo. En 1964, canal 9 les ofrece pagarles diez veces más a los principales integrantes. Palito Ortega, Chico Novarro, Violeta Rivas, entre otros, se pasan a “Sábados continuados”, conducido por Antonio Carrizo.

Ese mismo año el programa pasó al canal 7 como “Idolos de la juventud”. En 1968, también con Carrizo como presentador, los ex club del clan participan de “Bienvenido sábado”.

Mientras tanto, Ricardo Mejía continuó en el 13 con nuevos cantantes. Fernando de Soria, Gino Renni, Anita Martínez y Rolo Puente estaban entre los contratados para esta segunda etapa.

Año 1964. A modo de despedida, el 12 de marzo de 1964 se estrenó la película “El club del clan”. Dirigida por Enrique Carreras, cuenta las aventuras de “los club del clan”, que tienen que hacerse pasar por criados de la casa de uno de ellos para evitar que el padre se entere de un casamiento secreto.

Los tiempos cambiaban. En la Argentina ya habían desembarcado Los Beatles, una ola imparable que arrasó con todo lo anterior.

Las persecuciones contra Los Beatles reunidas en un solo libro

 

Nunca como en el caso de The Beatles fue verdad aquello de que no existe la mala publicidad ya que lo importante es que se hable de uno, aunque sea mal. De la misma manera que el cartel de prohibido pisar el césped es siempre una invitación a jugar al fútbol o a tirarse a tomar sol en la zona más mullida y verde, los detractores de la banda más importante de la historia fueron sus principales e involuntarios promotores, como lo demuestra este libro ameno del profesor de historia Héctor Balsas.

Sigue leyendo

Homenaje a Pepe Biondi – documental (duración 82 min.)

Un homenaje a Pepe Biondi, uno de los cómicos más importantes de la TV latinoamericana. Margarita Biondi, su única hija, describe las vicisitudes que afrontó su padre, sus primeros pasos en el circo, la caída que lo llevó a fisurarse la columna, el alejamiento de su compañero Dick, su secuestro en manos de la Revolución Cubana y el obligado regreso a la Argentina. Junto a Margarita, narran las múltiples facetas de la vida de Pepe, el nieto Marcelo Gustavo Díaz, Joe Rígoli, Golo, Mario Fortuna, Leonor Onis, Mariquita Gallegos, el Dr. Pedro Ramón Cossio y el sastre Pascual Nocita. El periodista Pablo Sirvén describe la relación entre el genial cómico y Goar Mestre, mientras el actor Claudio Gallardou evoca algunas anécdotas, reviviendo el humor de aquellos tiempos. Los testimonios se alternan constantemente con sus sketchs, creando un juego paradójico entre lo que fue su humor y las propias experiencias de vida. Biondi, a pesar de su preparación elemental y partiendo desde una condición humilde, logró convertirse en un hombre de espectáculo y en un ser humano excepcional, que supo transformar las circunstancias adversas en aprendizaje, alcanzando una popularidad que dejó huellas

Recordando a nuestros artistas: Osvaldo Pacheco

Su primera incursión que se conoce en los escenarios fue cuando a los 14 años formó parte del elenco del teatro de títeres de Mane Bernardo y Sarah Bianchi.

Ya de adulto, fue empleado de Radio El Mundo de Buenos Aires. Después de pasar por varios oficios, entró a trabajar a Radio Libertad (que funcionaba en el mismo edificio de Maipú 555) y de ahí pasó nuevamente a Radio El Mundo. Después de la cabina telefónica pasó a la oficina de prensa, que dejó un tiempo más tarde, reemplazado por el periodista Leo Vanés. En aquel puesto conoció a varias figuras relevantes en el mundo del espectáculo: María Félix, Maurice Chevalier, Edith Piaf, José Mojica, Luis Mariano, Pablito Calvo.

Contaba años más tarde que por esa época la radio era una locura. Se juntaba tanta gente que a María Félix le descosieron todo el vestido y tuvieron que arreglárselo en la oficina de Prensa. Una de las tantas funciones que cumplía era preparar la vidriera de la radio, poniendo las fotos de las figuras que actuaban, mientras soñaba que algún día colocaría su propio retrato, pues él también era actor. Y así fue; adoptó el seudónimo de Osvaldo Pacheco y actuó en esa misma radio. Su foto junto a Graciela Araujo, Blanca Lagrotta y Atilio Marinelli fue exhibida en ese escaparate cuando actuaba en las radionovelas escritas por Alberto Migré.

En julio de 1956 protagonizó la radioserie infantil Espuela de oro, junto a José Canosa y Lucila Hidalgo. De las 8000 cartas recibidas para un concurso en el programa se extrajeron varias que fueron premiadas con una importante suma en bonos de la Caja Nacional de Ahorro Postal. Osvaldo y sus compañeros actores fueron los encargados de realizar el sorteo.

En 1963 participó en la primera representación de Doña Disparate y Bambuco, de María Elena Walsh, en el Teatro General San Martín de Buenos Aires compartiendo cartel con Lydia Lamaison y dirigido por María Herminia Avellaneda.

En 1968 Alejandro Romay lo contrató para protagonizar un ciclo de teatro en canal 9 los viernes por la noche. El ciclo que permaneció varios años en pantalla comenzó en abril de 1968 con el título Viernes de Guau Guau, porque al final del programa se regalaba un cachorrito. El grán éxito de audiencia hizo que a partir de mayo cambiara el nombre a Viernes de Pacheco. En el programa se representaban títulos nacionales e internacionales adaptados por los hermanos Guillermo y Horacio Pelay. Al finalizar la obra, Pacheco, dialogaba con el espectador, leyendo cartas e interactuando con el público, algo que no se hacía en los teleteatros de aquella época.

Trabajó en teatro junto a su hermano Carlos Jesús Fernández, quien usaba el seudónimo de Polo Cortés. Carlos Fernández fue secuestrado por la última dictadura cívico-militar argentina el 28 de agosto de 1976, en la puerta de su casa, sita en Piedras 1365. Tenía 35 años y una hija de dos.

El comediante Osvaldo Pacheco nunca pudo reponerse de la desaparición de su hermano. Con el tiempo la depresión y la angustia agravaron su diabetes y deterioraron severamente su salud. El 27 de febrero de 1984, Pacheco experimentó los síntomas de una severa indisposición en el camarín que lo sorprendió en el escenario, mientras desarrollaba su rutina. Esa noche Pacheco formaba parte, junto con la vedette Moria Casán, del elenco de la comedia Siete y cuatro. Pacheco falleció a consecuencia de una peritonitis el 28 de febrero a las 20.12 hs en la clínica San Roque de Villa Carlos Paz.

Recordando a nuestros artistas: Pepe Arias

Biografía
Cursó dos años en la Escuela Naval Militar, pero fue expulsado por “falta de vocación”. Subió por primera vez a un escenario en 1916, en el Teatro Excelsior, al ser incorporado a la compañía De Rosas-Aranaz-Luis Arata. Luego ingresó a la compañía de los hermanos César y Pepe Ratti (1921), y tiempo después a la Compañía Francisco Payá con dirección de Rafael De Rosa (1922). Formó parte de otras compañías como la de Elías Alippi-Marcelo Ruggero-José Otal (1930).

Para 1931 ya había creado su propia compañía de revistas en el Teatro Maipo.

Debutó en el cine en 1933 con ¡Tango!, en donde interpretó a Bonito. Pepe Arias participó en veinticuatro películas, entre ellas Kilómetro 111 (1938), El haragán de la familia (1940), Fantasmas en Buenos Aires (1943), Mercado de abasto (1954) y La señora del intendente (1967).2​3​

A partir de 1934 entró en el mundo de la radio como cómico, recitando sus famosos monólogos. Trabajó en las emisoras radiofónicas Stentor, Belgrano, El Mundo y Splendid, en Argentina, y en Radio Carve, en Montevideo. Prolongó su labor escénica hasta fines de 1966. Es tío abuelo del actor y presentador Ronnie Arias (1962-).

Estuvo casado desde el 28 de marzo de 1930 hasta el 31 de julio de 1934 con la vedette peruana Carmen Olmedo, pero su relación se desgastó debido a los celos y mal carácter de la vedette que precipitaron la ruptura de la pareja. Luego se casó con su inseparable compañera Petrona Petra Bustos.

Fallecimiento
A fines de 1966, mientras actuaba en la obra cómica satírica La revista del Tío Vicente de Carlos A. Petit y Francisco Reimundo, sufrió una descompensación cardíaca a consecuencia de un ataque de asma. Falleció poco después, el 23 de febrero de 1967. Sus restos descansan en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores del Cementerio de la Chacarita. Arias contaba con 67 años de edad.