Gracias por tu visita

Destacado

YOSoy responsable de este espacio virtual. Un blog que solo depende de sus lectores. Nació en julio, del 2009. En el año 2013 manos anónimas entraron a mis cuentas de correo, de Youtube y “tomaron las contraseñas” del anterior blog. Ahí se perdió todo el material. Tiempo después, el periodista Gabriel Levinas, me propuso “colgar Medios y Opinión” en Plazademayo.com. Soy un simple observador de medios, me apasiona el análisis de la noticia, y compartir una mirada distinta entre la guerra gobierno y los medios independientes. Gracias a MyO no necesito terapia.

GUSTAVO REMESTVENSKY

Periodismo… “… es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa; de la neutralidad, los suizos; del justo medio, los filósofos, y de la justicia, los jueces. Y si no se encargan, ¿qué culpa tiene el periodismo?” Horacio Verbitsky “un mundo sin periodistas”

 

El pasado de Barone, la dictadura y su paso por Clarín

El periodista Darío Gallo publicó en su blog un excelente artículo en el que pone en blanco sobre negro la historia de Orlando Barone, un panelista del ultraoficialista programa de TV 6,7,8 que se emite por la Televisión Publica. Aquí reproducimos el artículo.

Soy un ferviente seguidor del programa 678, creado para ensuciar al periodismo argentino y a cualquiera que se digne a criticar al gobierno de los Kirchner. Es indignante y a la vez divertido, ver como varias personas que alguna vez fueron periodistas atacar con saña y alevosía a la “corpo mediática”. Entre ellos, sobresale Barone, un escritor y periodista al que todos respetábamos, porque combinaba ironía, humor y crítica. Hasta que llegó a 678 y se convirtió en el emblema de un programa de tv que funciona con la técnica fascista del escrache hacia los críticos, sólo a veces disimulada por los bloques de alabanza sin pliegues al oficialismo..

En las últimas semanas, 678 y Barone se dedicaron a Clarín y a su papel durante la dictadura, para lo cual ponían una y otra vez en pantalla la tapa del día después del golpe del 24 de marzo de 1976.

Con razón, Barone y sus compinches, se reían del “Total normalidad” que precedía al título principal. Y de allí, pasaban a las “conexiones golpistas” de Clarín y los jueces que ahora conceden amparos que demoran la aplicación de la Ley de Medios, sancionada a instancias de los Kirchner, alejados ya del matutino luego de ser socios estratégicos durante el mandato de Néstor Kirchner.

Me llamaba la atención cierto mea culpa de Barone, tirado con disimulo entre garrotazo y garrotazo. Tal vez fue imperceptible, pero noté con claridad que el maduro periodista tenía algo clavado en la conciencia. “Uno tal vez no ha hecho todo lo que debía en esa época”, decía como al pasar Barone, y luego seguían embistiendo contra Clarín, su directora, sus hijos “apropiados”, sus periodistas -que viven callados por temor, etc.-

Pero no sólo a mí me producía inquietud este presente de Barone (y su pasado), también al periodista cordobés Sergio Carreras, de mi misma generación, quien escribió en su blog un post llamado “Mis amigos K”:

Qué capo ese Orlando Barone, me comentan y yo, que recorté y leí durante años las columnas de Puerto Libre que Barone publicaba en La Nación, me pregunto qué clase de lobotomía le tiene reservado el destino a los periodistas lúcidos cuando llegan a viejos, porque nunca se puede haber sido simulador tiempo completo.

Más allá de las suposiciones sobre qué le puede haber pasado a Barone, decidí rastrear un poco la historia de Orlando para saber por qué de a ratos dejaba advertir que ni él estaba conforme con su presente… o con su pasado. Fui a su página web a ver si había pistas de esa historia que parecía gotear entre escrache y escrache a medios, periodistas, la viuda de Noble o Clarín. Pero en su página no hay pasado, o sí. Pero no hay pasado periodístico, salvo un detalle desordenado de su estadía por algunas publicaciones:
Director del diario El Cronista, y del diario Extra (1990/91)• Secretario de Redacción de la Director del diario El Cronista, y del diario Extra (1990/91)• Secretario de Redacción de la revista Expreso (1987), • Periodista y corresponsal del diario Ámbito Financiero (1993/94) • Periodista y columnista del diario La Razón matutina dirigido por Jacobo Timerman ( 1984) • Director de la revista de Ciencia y Técnica de la Universidad de Buenos Aires ( 1992/93) • Fue redactor de Siete Días (1982/ 84), Crisis ( 1973), Mercado (1969/72), agencia DYN (1982/86), Agencia de Noticias TELAM (1994/96), revista 3 Puntos ( 2000/2003) y revista Noticias (1996/99)

Si leen con detenimiento, en este currículum de su página, no figuran los años negros de la dictadura. ¿Qué pasó con Orlando esos años? ¿Se exilió? ¿Puso una pollería? Fíjense que los datos están tirados sin orden cronológico, pero si uno los ordena su último trabajo pre-golpe fue en la revista crisis (1973) y luego reaparece en 1982 en la revista Siete días. ¿Y en el medio? ¿Qué hizo Barone durante 1976 y 1982?

La única solución al enigma era ir a la historia laboral de Barone asentada en el Anses, un organismo estatal que no puede merecer refutación de 6,7,8. Allí, en la ficha de José Orlando Barone, nacido el 5 de octubre de 1937, hay una parte de la respuesta que andábamos buscando. ¿Saben dónde trabajaba Barone cuando se publicó la tapa de Clarín que preside este post? Sí, en Clarín. Y no era un niño. En marzo de 1976, Orlando Barone tenía casi 39 años.

Según el cronograma de aportes jubilatorios del Anses, Barone ingresó en febrero de 1976, un mes antes del golpe militar, en la sociedad dueña de Clarín llamada “Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA S.A.)”, que en 1999 pasó a ser Grupo Clarín S.A.

¿Por qué ese dato no figura en su curriculum vitae? Tal vez porque trabajó hasta diciembre de ese año, cuando se fue para la revista Salimos, una publicación de ocio y tiempo libre.

Quizás alguno pueda pensar que si bien fue en el momento clave (febrero-diciembre de 1976), diez meses no justifican “ensuciar” una hoja de vida de una persona de 72 años. ¿Qué son 10 meses en alguien que ha vivido 850? Sin embargo, según el mismo informe del Anses, Barone volvió a Clarín en enero de 1978 y se quedó hasta diciembre de 1981.

¿Qué no estuvo todo el Proceso, sino que pudo salir del grupo en 1981? Bueno, podría ser un mérito. Pero desde el 83 al 85, ya con la democracia recuperada, Barone pasó a Diarios y Noticias, la agencia que también dominaba Clarín.

La negación de Orlando sobre su pasado en el Grupo Clarín, cuando ya era un hombre hecho y derecho, abre otros interrogantes. ¿Qué dirá de los Kirchner y de 6,7,8 en unos años? Supongamos en ocho, cuando él cumpla los 80. Tal vez diga que el matrimonio que reinaba en el país se enriqueció en el poder y que había una manga de periodistas chupamedias que tapaban sus flaquezas con la sobreactuación y apropiación de la bandera de los derechos humanos. O que Gvirtz era un perverso ejecutor de las operaciones que ideaba en Olivos el dueño de todo. Podría ser. Como diría Orlando, luego de ver esos pomposos informes sobre el golpe del 24 de marzo, nada puede construirse si no respetamos la memoria.

Yo no juzgaría a Barone por lo que hizo o no hizo en el ’76. Sólo me llama la atención su presente y me inquieta su futuro. Y creo suponer por qué borró de su pasado sus años en Clarín, y por qué su vida laboral “desapareció” durante el Proceso. No tengo dudas de que lo hizo para estar libre de culpas, y así poder arrojar la primera mierda. BlocdePeriodista

Los Kirchner en la dictadura / Para guardar y coleccionar

 

A qué se dedicaba el matrimonio  oficial en la época de la dictadura militar.

Los negocios del matrimonio Kirchner durante la dictadura.

El método Martínez de Hoz para acumular 21 propiedades y su polémica relación con funcionarios del Proceso.

Descargar PDF

La relación de Kirchner con los militares del Proceso.

Documentos, testimonios, y fotos que muestran lo lejos que estaba el ex Presidente de las reivindicaciones de los derechos humanos.

Descargar PDF

La radio K no paga los sueldos y Tuny kollmann hizo un dramático pedido


El periodista que CFK recomienda que sus partidarios sean entrevistados por Radio del Plata, señaló esta mañana que la emisora tiene los días contados “El futuro de Radio Del Plata se cuenta en horas”
Tuny Kollmann y Verónica Rosales ésta última al borde de llanto por la delicada situación laboral, relató que a la radio llega caminando

Alfredo Casero con Fantino “A Macri lo voy a defender a muerte”

“A Macri lo voy a defender a muerte” “No lo van a voltear. Lo voy a defender a muerte. A él y a cualquiera. Si le tengo que pegar un tiro a cualquiera para defender la República, lo voy a hacer”.

 

Mirtha Legrand tendría que tenerle un poco más de respeto al presidente de la república porque bien se cagó en las patas con Porota (por Cristina Kirchner) y se escondió diciendo ‘no, no quiero volver a la tele’. Lamento muchísimo por el cariño que le tengo, no voy a permitir que nadie ponga en una situación peligrosa y horrible al presidente de la república, sea quien sea. Cuando estuvo Porota, cuando era ‘la presidenta de todos los argentinos’, nunca en mi vida levanté ni dije nada porque al presidente se lo respeta”

“No la vi con Cristina, me encantaría ponerla delante de Cristina. Porque por una cuestión que el perro macho no muerde a la perra hembra, si el presidente llegaba a decir algo inapropiado a ella (por Mirtha), yo iba a ser el primero que le iba a saltar al cuello”

Cristina está vencida. Está encerrada en un lugar escribiendo tuits“, manifestó el actor. Al tiempo que arremetió contra Néstor Kirchner: “Bajó el cuadro de Videla como si no existiera Massera y como si no hubo un montón de gente que trabajó en el momento en el que había que poner los huevos. Si vos te dedicás a actuar… Donald Reagan, el más groso de todos en los Estados Unidos -y groso no significa bueno-, era actor. La gente se detiene frente a alguien que es actor“.

“No existe un país civilizado en el que el pueblo saque al presidente o lo destituya siendo minoría. Tal vez sí, pero no tendría que existir el Congreso, el Poder Judicial o el Ejecutivo. ¡Nosotros somos una república, carajo! Tienen que comprender eso. Odio decir esto porque soy de los que se sientan atrás y no le perdonan nada al que está adelante, pero que un tipo que dice ‘voy a hacer este negocio’ y le dicen ‘no’ y él dice ‘este negocio no va’. Lo que hizo fue ir para atrás. Es la primera vez que veo a un presidente que reconoce una cosa que el pueblo le está diciendo que no. Es obediente porque es funcional. No es que me cayó bien, es lo que debe hacer. Un presidente debe ser alguien impecable, no una bestia, no un bruto“.

El día que el Gato Sylvestre hizo llorar a Zannini

Me emociono cuando hablo de ella porque veo como la veo cómo pelea, es una gran mujer y por ahí la atacan como si fuera un mal hombre, es terrible porque ahí también hay una ataque al género”, dijo, mientras se le quebraba la voz.

El periodista Gustavo Sylvestre dejó para el final las preguntas respecto a Néstor y Cristina: “Ahí me tocás”, reconoció Zannini. Y continuó: “Me has nombrado a los dos líderes políticos que yo más he admirado en mi vida: Néstor por todo lo que hizo y su lucha y su pérdida; y Cristina porque la veo dando tantas batallas con tanta capacidad que descreo de mi capacidad para seguir dándola con tanta capacidad”.

CNN EN ESPAÑOL CELEBRA 20 AÑOS AL AIRE

Para conmemorar el aniversario, CNN en Español prepara una serie de iniciativas a lo largo del año. La primera fue el estreno de “CNN: 20 años de historia”, un programa especial aniversario presentado por la presentadora principal de la cadena, Patricia Janiot.

Desde el 17 de marzo de 1997 a las seis en punto, cuando CNN en Español inició su primera transmisión, la cadena ha cubierto de forma ininterrumpida elecciones, guerras, noticias de entretenimiento, movimientos que han cambiado el curso de la historia, y mucho más. El lanzamiento representó el inicio de los canales de noticias 24-horas en idioma español en nuestra región, y una revolución para el periodismo de habla hispana en las Américas.

Ese lanzamiento que empezó con 4 millones de suscriptores de televisión por cable, 20 años más tarde es una operación multiplataforma que llega con fuerza a más de 49 millones de hogares hispanoparlantes en América Latina y Estados Unidos a través de la TV, a más de 20 millones de usuarios vía web, móvil, redes sociales y radio, y además es dueña de las cuentas de noticias en español más seguidas en el mundo en Facebook, Twitter, Google Plus e Instagram. Por todas estas vías, CNN en Español brinda como siempre una cobertura amplia, veraz, detallada y en contexto de los eventos más relevantes de la región y el mundo.

El día que Kollmann escribió que las bóvedas de Baez fueron solo una bodega

“Como se recordará, el caso se inició con una ruidosa denuncia de Elisa Carrió, hecha pública en el programa televisivo de Jorge Lanata. Se exhibieron fotografías supuestamente tomadas por un carpintero, Sergio Triviño, empleado de Austral Construcciones. El propio Triviño declaró que las fotografías clave –en las que tampoco se ve ninguna bóveda ni el desarmado de una bóveda– no fueron tomadas por él y que no participó de ningún cambio en el subsuelo

“El caso de la bóveda en el subsuelo de la quinta de Río Gallegos estuvo varios días en la tapa de los diarios y a la cabeza de los noticieros de televisión. Elisa Carrió presentó las fotos ante Casanello y hasta hubo una promesa mediática: “Tenemos doscientas fotos más, algunas del propio Lázaro en situación”. Ninguna de esas imágenes apareció después. Se decía que, a las corridas, después del programa en que lo acusaron de lavado de dinero, Báez había sacado la bóveda de su quinta, que transportó documentos, dinero y armas en camionetas y que llevó lo trasladado a una estancia propiedad del empresario, donde se habrían quemado los papeles. La Justicia ordenó el allanamiento de ambos lugares, la finca de Río Gallegos y la estancia. Las medidas no podían tener demasiada efectividad, dado el revuelo que se armó con la denuncia, en primer lugar mediática, de Carrió”

NOTA COMPLETA