Ocho treinta y dos

 

A las ocho veintidós de la mañana estoy en el andén uno de la estación de Once. Faltan diez minutos para que empiece el acto. No sé bien de qué se trata pero esta … Seguir leyendo