Correos, que entra La Cámpora (1ra Parte)

Los negocios de La Cámpora en el Correo Argentino.

La tecnología informática y el correo electrónico redujeron enormemente la tarea de los correos tradicionales que quedó acotada al envío de paquetes, el transporte de ciertas mercaderías y el envío de facturas de tarjetas de crédito y servicios y documentación legal como los telegramas y las cartas documento. Al mismo tiempo, la competencia creció con el arribo  al mercado una importante cantidad de empresas de “couriers”. 

 

Ultimo presupuesto disponible del Correo Argentino

Ultimo presupuesto disponible del Correo Argentino

 

 

La disminución de los recursos humanos, por otro lado, pasó a ser una de los grandes denominadores comunes en el sector postal argentino. La mayoría de estas compañías se adaptó a los nuevos tiempos, contratando personal temporal sólo cuando se la necesitaba. Esta lógica se dio en casi todos los competidores, con excepción del Correo Oficial de la República Argentina SA, cuyo actual presidente es Claudio Tristán. En el momento de la privatización,el Correo funcionaba con una dotación de alrededor de 9 mil empleados. Hoy, de acuerdo con fuentes del mismo correo, esa cifra trepa a los 17 mil, echando –al mismo tiempo- a directivos que tenían cercanía con la gestión del Grupo Macri. Los mismos trabajadores desconocen las tareas que hace tanta gente contratada en un organismo al que definen como una verdadera caja negra, donde los negocios personales y absurdos están a la orden del día. El presupuesto actual del Correo Argentino es un misterio. Desde hace  al menos dos años que se desconocen los números finos de este organismo, hoy en manos de militantes La Cámpora. Los últimos datos reales de fueron publicados en el 2012, cuando se afirmaba que el Correo tenía un presupuesto de  $3.460 millones y unos 16 mil empleados. En enero de este año, sin embargo, se publicó –quizás por error- una nueva partida adicional para el desconocido presupuesto del Correo 2013, que totalizaba los $278 millones.Desde el año 2004, el Correo Argentino está en manos del Estado, en un formato de sociedad anónima. Tras haber pasado por las manos del Grupo Macri, hoy el 99 por ciento de las acciones pertenecen al Ministerio de Planificación y sólo el 1 por ciento restante al Ministerio de Economía. Internamente definen la situación del Correo como una guerra entre K: los amigos de Boudou y las tropas de Máximo, que compiten por el poder, pero son aliados al momento de facturar.

 

Cantidad de empleados del Correo en 2012

Cantidad de empleados del Correo en 2012

El gran negocio actual interno del Correo Argentino son las denominadas “finisheras”. El “finishing” es el proceso de impresión, ensobrado/empaquetado y distribución de -por ejemplo- resumen de tarjetas de crédito, impuestos, planes de automóviles, antenas de TV Digital, Notebooks del programa Conectar Igualdad, planes de seguridad social, documentos y pasaportes, entre otros. Lo llamativo de este proceso es que no requiere mano de obra del Correo, sino que está tercerizado.
Existe finishing “manual” y “automatizado”, pero el más utilizado es el manual. Trabajadores imprimen y ensobran para luego ser distribuidos a los denominados Centros de Distribución Domiciliarios. A cargo de esta distribución está Ersa Urbano SA, perteneciente a la familia correntina Romero. El Grupo Ersa, de hecho, reemplazó hace varios años a la empresa del Grupo Macri “Logística de Avanzada”, quedándonse prácticamente con gran parte de la distribución del correo oficial en la Argentina.

Por ejemplo, en el año 2013 y sólo por distribución, ERSA URBANO le facturó al Correo Argentino la suma de 518.3 millones de pesos, mientras en lo que va del 2014, la cifra ya alcanza los $510 millones. Ambas cifras, no tienen IVA incluido.

Quizá otro ejemplo interesante sea el de otra finishera llamada OP24 SRL. Al frente de esta empresa se encuentra la joven emprendedora Luciana Rodríguez, hoy con 21 años, sin ningún antecedente en el rubro.  El contrato inicial a fines del 2011 (y por un año) era de $36.6 millones. Sin embargo, y tras diferentes extensiones de contrato, a junio del 2014 la empresa llevaba facturados $91.9 millones.

El caso Tochineki

En el 2011, el publicista K Jorge Héctor “Topo” Devoto y el dirigente Luis Fernando “Chino” Navarro fundaron Tochineki SA,  una empresa, cuyo nombre surge a partir de las dos primeras letras de los apodos de los socios y las dos primeras letras tanto del nombre como del apellido del ex presidente Néstor Kirchner. Sin embargo, la sociedad duró sólo 40 días, ya que en marzo de ese año, cambiaron el directorio asumiendo Rodolfo Atilio Pereyra como presidente y Héctor Fuente Buena como director.

Esta productora había sido concebida con el fin de recopilar material para la realización de una película sobre la vida y el legado de Néstor Kirchner.

El apoderado del Correo Argentino, Enrique Rubén Mangiantini y el apoderado de Tochineki SA, Rodolfo Atilio Pereyra, firmaron un acuerdo el 27 de noviembre del 2011, y por duración de un año, para que el Correo Argentino, mediante el uso de 3 camiones (dos de hasta 12 toneladas, y uno de hasta 7.5 toneladas, hicieran la muestra itinerante “Néstor para Todos” en todo el país.

Inicialmente, el contrato correría desde el 1 de diciembre del 2011 hasta el 30 de noviembre del 2012, realizando 15 muestras y un total de  46.669 kilómetros dentro de la Argentina. El costo de este despliegue era para el Correo de $1.401.505,97 + IVA ($1.695.822 finales).

¿Qué lograba el correo por este dinero?. Básicamente la inclusión del isologotipo en todas las actividades realizadas por Tochineki SA con esta muestra.

 

Factura 126 emitida por Tochineki SA

Factura 126 emitida por Tochineki SA

 

Sin embargo, Tochineki SA le cobró más al correo. Según la factura 126, emitida el 19 de junio del 2013, por la publicidad en el estreno de la película “NK, el Documental”, de Paula de Luque, realizado el 22 de noviembre del 2012 en el Luna Park, a días de terminar el contrato anual, la empresa del Chino Navarro y el Topo Rodríguez  le facturó adicionalmente $532.194,42.

También en la factura 127, emitida el mismo de 19 de junio del 2013, Tochineki SA , cobró por  un auspicio en las muestra Néstor para Todos realizadas tanto en la provincia de Tucumán, como en el Centro Cultural Haroldo Conti (ex Esma), $384.767,16.

En uno de los documentos, además, existe un gasto adicional entre mayo del 2011 y mayo del 2012: “Canje 100 por ciento publicidad” a un valor de 994 mil pesos más IVA ($1.202.740 finales).

Es decir, el gasto en el 2012 del Correo con Tochineki SA alcanzó los $3.815.523.38.
Ahora bien. El acuerdo se renovó en el 2013. ¿El costo? $3.256.876,98, que corría desde el 28 de febrero del 2012 hasta el 31 de diciembre del 2013. Según los mismos documentos, se realizarían 18 muestras itinerantes durante el año pasado utilizando 2 camiones del Correo (1 de 12.5 toneladas y otro de 7.5 toneladas). A cambio, el isologo del Correo podría verse en la muestra.

Por lo tanto, desde mayo del 2011 hasta diciembre del 2013,  el Correo gastó $7.072.400,36 por la Muestra “Néstor para Todos”.

A estos gastos hay que agregarle, por otro lado, el dinero recibido por Tochineki SA de parte de la Secretaría de Cultura de la Nación y el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto: $ 4.157.000. Y, por último, los subsidios que recibió del INCAA para la realización de la película: $2.130.000.

Tochineki SA recibió, por todo el negocio alrededor de Néstor Kirchner, al menos $13.36 millones.