Santa Cruz: encarcelan a petroleros y el sindicato se lava las manos

Luego de la perpetua a 4 trabajadores, encarcelan más obreros. Las acusaciones del sindicato.

 

 

Momento de la detención de los petroleros en Las Heras

Momento de la detención de los petroleros en Las Heras

 

 

Las Heras, una desolada población petrolera en el norte de Santa Cruz, tiene varios récords tristes. Hace unos años era la sede nacional del suicidio adolescente: varios casos de jóvenes que se quitaban la vida la hicieron famosa. Hoy es la ciudad con más trabajadores presos por luchar por metro cuadrado del país. No sólo fueron condenados a prisión perpetua cuatro petroleros por un crimen jamás probado por la justicia hace un mes y medio, sino que en los últimos días cinco petroleros más fueron encarcelados por el solo hecho de luchar. Datos para el récord Guinnes de la infamia.

 

“Son cinco los detenidos petroleros”, dice a plazademayo.com Víctor Oñate mientras arrincona su auto en la banquina, ya que se dirige hacia la comisaría de Pico Truncado donde está detenido Martín Oñate, su hermano y miembro de la dirección del Sindicato Petrolero de Santa Cruz. Víctor Oñate, más conocido en Las Heras por el sobrenombre de “Picante”, estuvo preso, como su hermano hoy, durante más de un año por realizar medidas de fuerza sindicales. Recuperó la libertad en 2012. Había protagonizado una serie de reclamos gremiales que le costaron la cárcel, por obra del juez Eduardo Quelin, conocido en la Patagonia por su radicalidad que lo lleva de tanto en tanto a encerrar tras las rejas a obreros y causa de varios pedidos de juicio político. “Ahora estan bien de animicamente -continua Onate-. Estaban reclamando por salarios y condiciones laborales en la empresa Bacssa, en la que entré a trabajar. Por eso me despidieron. Y a los demás los metieron presos”. Los trabajadores detenidos por orden de la jueza subrrogante Paola Hormaechea -que reemplaza a Quelín durante su licencia, pero que sigue sus mismos métodos- son  Martín “Cuellito” Oñate y Nestor Vivares – miembros de la Comisión Directiva del Sindicato Petrolero de Santa Cruz-, el delegado Jorge “Chiru” Armoa de la empresa Bacssa y los petroleros Franco Cisterna y Lucas Soria, de la misma empresa.

“¿Quién defiende a los trabajadores? -se pregunta Víctor Oñate-. Las empresas tienen el poder, inventan causas, obligan a trabajadores a firmarlas, acá habían traído trabajadores de Neuquén para boicotear las medidas de lucha. Espero que el sindicato tome alguna medida. Hay que luchar por la libertad de los detenidos”.

Claudio Vidal, del sindicato petrolero, acusa a los trabajadores presos de "infiltrados".

Claudio Vidal, del sindicato petrolero, acusa a los trabajadores presos de “infiltrados”.

“Queremos llevar tranquilidad a la población y decir que no vamos a tomar ninguna medida de fuerza -declara a plazademayo.com Fernando de Souza, secretario gremial del sindicato petrolero santacruceño-. Hemos hecho la reunión de comisión directiva y hemos tomado esa decisión. No es bueno que ningún trabajador esté preso y por eso están trabajando los abogados para buscar su libertad. Nos vamos a trasladar a Las Heras para hacer un plenario de delegados e informar esta situación, informar cómo fueron las cosas. La comisión directiva decidirá luego qué medidas toma con los trabajadores, porque acá se actuó a espaldas de la comisión directiva. Había una serie de reclamos reales, de salario y de condiciones laborales, y en medio de esto se extorsiona a la empresa para meter a un trabajador. Es Víctor Oñate. ¿Vos sabés quién es Oñate? Bueno, ninguna empresa lo quería tomar por sus antecedentes, y acá Bacssa no sabía a quién había tomado. Entonces en medio de los reclamos se lo ingresa y la empresa decide desvincularlo, y podía hacerlo porque estaba en periodo de prueba, porque no tenía los documentos requeridos para ser chofer. La empresa hizo denuncias judiciales por detener la actividad y hubo denuncias de trabajadores por agresiones. La comisión directiva no avala esas medidas tomadas en la empresa. Ha sido duro normalizar el sindicato, que tiene muchas multas porque se hicieron mal las cosas, y las costas las terminamos pagando nosotros. Entonces acá hay otra denuncia y por una situación sin conocimiento de la comisión directiva nos quieren imponer multas. No impulsamos ninguna medida de fuerza porque el contexto no era algo que la comisión directiva supiera”.

 

Desde Las Heras, Miguel del Pla, dirigente del Partido Obrero de la provincia patagónica, caracteriza la situación: “Luego de que se logró la expulsión de la intervención del sindicato comenzó un proceso de elección de delegados en las empresas petroleras de la zona y también reclamos laborales. Acá quieren parar con ese proceso con estas detenciones, que se suman a las condenas a perpetua dictadas contra los petroleros por la muerte del policía Sayago en 2006, mediante un juicio viciado de nulidad”.

 

-Suena muy extraño que se imponga como método la detención de trabajadores para zanjar conflictos sindicales en Las Heras.

-A mí no me parece raro. El juez Quelin y la subrrogante Hormaechea llevan adelante una política de criminalización de la protesta social y protegen a las corporaciones por sobre los derechos de los trabajadores. Después de la intervención había un proceso de reorganización del sindicato con conflictos aislados y elección de delegados en las empresas, que se habían librado de las comisiones internas durante años. Es un intento de quebrar ese proceso en vísperas de las paritarias. La dirección del sindicato no está dispuesta a defender a los trabajadores y ni siquiera a la propia comisión directiva del sindicato, es una situación muy grave y los sitúa en una situación de complicidad”.

 

Al cierre de esta nota, se desarrollaba en Las Heras el plenario de delegados anunciado a plazademayo.com por De Souza, al que no se había permitido entrar a Víctor “Picante” Oñate. Una de las banderas con las que había asumido la dirección -variopinta- post intervención del sindicato petrolero era la reincorporación de Oñate al trabajo, luego de su detención y posterior liberación. En una conferencia de prensa brindada ayer Claudio Vidal atribuyó el conflicto a la acción de “infiltrados”, entre los que señaló a “Picante” Oñate. “Es una movida de la Federación nacional que nos quiere llevar al paro para intervenir al gremio, pero no le vamos a dar el gusto”, señaló en la conferencia de prensa.

 

La jueza Hormaechea anunció en la fecha el rechazo al pedido de liberación de los cinco petroleros que seguirán detenidos  en celdas de las comisarías de la Patagonia.

Comments

  1. PEDRO says:

    COMO TODA LA BUROCRACIA SINDICAL SON LUMPEN Y SON LOS PRIMEROS QUE LOS TRABAJADORES TENEMOS QUE APLASTAR