Tomaron un comedor infantil de Chacarita

Un grupo de 23 personas ocupó a la fuerza el comedor “La Esperanza”. Dirigentes sociales aseguran que son narcos del barrio los que realizan estas prácticas.

 

Desde ayer a la madrugada una patota tomó el predio donde funciona hace más de 10 años el comedor infantil “La Esperanza”, ubicado en Fraga al 900, en el barrio de Chacarita. Alrededor de las 3 de la mañana, un grupo de 23 personas irrumpió en el playón del ferrocarril Urquiza, comenzó a destruir las instalaciones y agredió a dos chicos de 14 y 20 años que intentaron resistir la ocupación cuando fueron alertados por los vecinos. Uno de ellos sufrió un golpe en la cabeza y se encuentra en observación, mientras que se desconoce el estado del otro.

“Llamamos al 911 y recién a las 5 de la mañana vino un subcomisario que nos dijo que no podía hacer nada porque era un problema interno. Después vino el comisario De Armas y nos dijo que iba a desalojar a todos, pero hasta ahora no desalojaron a nadie”, cuenta la encargada del comedor, Julia Rosales. Oficiales de la Comisaría 37 recibieron la denuncia y asistieron al lugar, pero no lograron sacar a nadie del predio.

Plazademayo.com se comunicó con la seccional para conocer el estado de situación pero el Jefe de Servicio, Gabriel Shultein no contestó a nuestro pedido de información. Un ayudante del Principal Shultein declaró que si bien se enviaron efectivos al terreno tomado, no tuvieron novedades ni lograron identificar a los agresores.

“Les dijimos (a la policía) que no era un problema interno porque esto es un comedor y no puede venir cualquiera a tomarlo, además no es gente que lo necesita, sino que es un grupo de narcos que quieren vender las partes del galpón para hacer casas”, denuncia Rosales, quien asegura que este grupo es conocido en el barrio por vender drogas y por haber tomado casas y terrenos ajenos para revenderlos.

A pocas cuadras del Cementero de Chacarita, este comedor fue fundado por la Corriente Clasista y Combativa al calor de la crisis de 2001 para asistir alrededor de 1500 familias del interior y del Gran Buenos Aires que no tenían donde residir ni para comer. Para eso los militantes decidieron tomar los terrenos del ferrocarril Urquiza y comenzaron a trabajar. Luego de varios años de lucha, y a partir de la emergencia alimentaria decretada por la Defensoría del Pueblo, los dirigentes lograron que el Gobierno de la Ciudad les enviara 350 raciones diarias para dar de comer a los chicos. Hoy asisten unos 450 niños menores de 12 años a quienes se les da la merienda y la cena de lunes a viernes, pero su continuidad peligra debido a este incidente.

La situación se tornó más violenta por la tarde, luego de que miembros de la CCC decidieran movilizarse a Forest y Av. Lacroze para exigir la restitución del comedor. Cuando quisieron ingresar al playón, se enfrentaron con la gente que ocupaba el lugar, quienes con palos y fierros, golpearon y amedrentaron a los militantes. Seis de ellos debieron dirigirse a los hospitales Pirovano y Tornu para pedir asistencia, debido a los fuertes golpes que recibieron. El lugar se encuentra sitiado por la infantería, mientras efectivos policiales ingresaron al galpón para tomar los datos de los ocupantes e intentar su desalojo.