Hospital Álvarez: la reconstrucción que no llega

Imágenes de las deplorables condiciones del Hospital Álvarez en Flores, a más de un año del incendio que afectó la guardia de la institución.

htal alvarez

 

Un imponente edificio se erige sobre Aranguren al 2000: la fachada color crema parece recién pintada y los techos pizarra color verde hacen de este lugar un magnífico ejemplar de estilo francés. Nada parece anunciar que la realidad puertas adentro será distinta. Un pabellón oscuro y desierto es la primera imagen que aparece. Más allá, una escalera blanca con barandas de hierro forjado tiene sus paredes graffiteadas, las fichas de luz muestran sus cables pelados, los techos ennegrecidos y su pintura descascarada. La voz que sostiene la cámara anuncia: “No estamos en medio oriente, estamos en el Hospital Álvarez de Capital Federal, el distrito más rico de la Argentina”. El recorrido sigue, muestra una sala de traumatología sucia y abandonada con cajas arrumbadas en un rincón, un ex quirófano de guardia en donde todavía quedan algunas luces y camillas, colchones quemados en los pasillos, salas de internación inutilizadas, insumos tirados en la sala de enfermerías. Parecen las huellas de un escenario apocalíptico, pero no. Se trata del barrio porteño de Flores, donde funciona el Hospital General de Agudos Dr. Teodoro Álvarez, uno de los centros de salud de referencia que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las imágenes que ilustran el deterioro del pabellón “D” del hospital fueron tomadas por una médica de la institución y publicadas recientemente en YouTube.

 

 

En enero de 2012, la construcción que data de principios del siglo pasado sufrió un incendio que dejó inutilizada buena parte de su infraestructura. A más de un año y medio del siniestro las salas afectadas todavía están esperando su refacción. “Había un compromiso de que la obra debía estar terminada hace 8 meses, cuando se presentaron las autoridades y el gobierno informó que, a 12 meses a más tardar, iba a estar toda la obra terminada. La realidad es que no se han cumplido los plazos, no sabemos cuándo van a terminar y nadie da la cara”, afirmó Jorge Pachamé de la Comisión Directiva de Médicos Municipales del Frente de Recuperación Gremial. Las áreas más afectadas fueron la guardia, el archivo y consultorios de diversas especialidades como oftalmología y traumatología. Este hospital que atiende diariamente a más de 67 mil pacientes, vio reducida su capacidad entre un 30 y un 40 por ciento, según cálculos de Médicos Municipales.

Luego del incendio Pachamé explicó que “las guardias pasaron a manejarse en unos contenedores ubicados en los patios internos del hospital, se llegó a atender en los pasillos y en cualquier lugar o recoveco del hospital porque no había una infraestructura adecuada” y agregó que como consecuencia “se vio limitada la atención y se afectaron las condiciones de la misma”.  Guillermo Muñiz, psiquiatra del hospital expresó que “no se puede trabajar en las condiciones en las que estamos: los pacientes están en la camilla en el pasillo, se sutura a los pacientes sentados, se les hacen electroencefalogramas sentados, se hacen yesos en los baños. Los pacientes se siguen atendiendo de forma totalmente precaria, tenemos importantes demoras en las cirugías, ahora tenemos cerrada la sala de psiquiatría y además un gran déficit de recursos humanos. No tenemos las condiciones mínimas sanitarias y edilicias. Además el sector que sufrió el incendio es un foco infeccioso ya que habitan ratas e insectos que han aparecido en distintos sectores del hospital como nuestras habitaciones y el sector de pediatría”, concluyó.

La web del Hospital Álvarez muestra imágenes de las obras realizadas y las tareas de “puesta en valor” del “pabellón D” que cuentan con un presupuesto de $ 21.406.250. Según la fuente oficial, para evitar demoras en la obra el gobierno de la Ciudad decidió evitar un llamado a licitación y se le otorgó mediante contratación directa la remodelación a la misma empresa encargada del mantenimiento general del hospital. A pesar de la medida, la obra tiene 8 meses de atraso respecto del acuerdo informal al que las autoridades habían llegado.

Plazademayo.com intentó comunicarse con la directora del Hospital Álvarez, Dra. Diana Galimberti y con el Ing. Luis Demirjian, encargado de la Dirección General de Recursos Físicos de Salud, organismo encargado de la recuperación edilicia para consultar por el motivo de las demoras, pero no obtuvo respuesta. Según la información que brinda la página del Álvarez: “Las obras de pintura y refacción de las áreas se encuentran avanzadas, aunque hubo necesidad de acondicionar paredes externas y techos, por filtraciones de agua y consiguiente humedad que retrasó las tareas de reacondicionamiento”. Cabe agregar que el organismo encargado de controlar la realización de las obras tiene una importante subejecución de su presupuesto. Durante el primer semestre de este año la Dirección de Recursos Físicos de Salud solo utilizó un 17% de sus recursos.