Sitian Neuquén para aprobar el acuerdo CFK-Chevron

Barrios enteros vallados para impedir el paro y movilización de mañana contra la petrolera estadounidense. Hablan legisladores que se oponen.

 

La petrolera condenada por desastre ecológico llega con la venia K.

La petrolera condenada por desastre ecológico llega con la venia K.

 

La ciudad de Neuquén amaneció vallada. No es que el parlamento haya sido resguardado con vallas -una práctica antidemocrática, pero lamentablemente común- sino que la ciudad amaneció vallada. Dos barrios enteros circundantes a la legislatura fueron rodeados por las fuerzas de seguridad que impidieron el tránsito de vehículos y al que sólo se podía ingresar dejando los nombres, apellidos y documentos al oficial de turno. Neuquén se prepara, es decir sus autoridades gubernamentales se preparan, para el paro general de mañana miércoles 28 de agosto en contra de la aprobación del acuerdo de YPF con Chevron.

Chevron llega a la región para desarrollar el método extractivo conocido como fracking en el yacimiento de Vaca Muerta. “Es una técnica experimental cuestionada en todo el mundo,  prohibida en Francia, Bulgaria y en varios estados de los EstadosUnidos -explica Enrique Viale, abogado ambientalista-. Esta semana hubo marchas en Washington y en Londres contra el fracking, donde incluso hubo detenidos. Peor todavía: acá se quiere implementar un acuerdo de fracking con Chevron, una empresa condenada por la justicia ecuatoriana por contaminar 500 mil hectáreas de la amazonia. El fracking es la búsqueda de hidrocarburos mediante la fractura de la roca madre, que se encuentra muy por debajo de la tierra, mediante la presión de agua y químicos. Este método permitiría encontrar los restos de hidrocarburos en la vieja roca que antes los proveía, es como sacarle los últimos jugos a la tierra”.

“De los 35 diputados, 8 estamos en desacuerdo -señala la legisladora Beatriz Kleinmann, de la Coalición Cívica Ari-. El oficialismo provincial del MPN, los kirchneristas, el Frente Grande y Nuevo Encuentro votan a favor. Varios diputados hicimos un amparo ante la justicia para interponer una cautelar que suspendiera la sesión de mañana, pero fue rechazada. Sin embargo, la jueza accedió a que se le pida información al gobernador por la falta de información de los términos del acuerdo. Para que se apruebe sitiaron media ciudad. El gobernador tiene apuro en que se apruebe. ¿Qué puede tener de bueno una ley que se esconde bajo la alfombra?”.

 

A la ciudad de Neuquén llegaron Jorge Altamira y Myriam Bregman en representación del Frente de Izquierda para apoyar la negativa de su bancada al acuerdo. “El FIT había organizado una conferencia de prensa, pero varias cuadras antes de llegar a la legislatura se encontraba todo bloqueado -cuenta Jorge Altamira, candidato a diputado de la alianza-. Cuando finalmente pudimos superarlo y llegamos a la legislatura, nos enteramos de que no habían habilitado la sala para que realizáramos la conferencia. Tampoco dejaban entrar a periodistas, lo cual constituye todo un ataque a la libertad de expresión. Finalmente realizamos la conferencia de prensa en la escalinata del parlamento. Con estas maniobras se desarrolla un acuerdo secreto que si fuera conocido será rechazado por la opinión pública. Estoy seguro de que uno de los puntos del acuerdo secreto implica que YPF asume el pasivo ambiental. Esto quiere decir que si mañana hay un desastre ecológico y se hace un juicio, al perder no paga Chevron, sino YPF”.

“Nosotros fijamos nuestra oposición al acuerdo desde el primer día -indica Raúl Godoy, diputado del Frente de Izquierda y obrero de la fábrica ceramista Zanón-. Es un acuerdo entreguista que regala nuestro patrimonio hasta el 2048, que tiene cláusulas secretas, realizado con una multinacional condenada por saqueo y contaminación. La discusión es una farsa, porque no habilita el debate sobre el acuerdo, sino si se aprueba un decreto de Sapag que lo convalida o no. Nosotros rechazamos e iremos evaluando mañana cuál será nuestra actitud frente a la sesión, ya que el paro será muy fuerte, con ATE, docentes, ceramistas, la Federación Universitaria, ceramistas, secundarios, la confederación mapuche. Iremos evaluando cómo ejercemos nuestro rechazo al acuerdo”.

La militarización de Neuquén es una forma de mostrar cómo ejerce el gobierno de Sapag el derecho de aliarse con el gobierno nacional para la entrega de los recursos a empresas extranjeras, mientras impide la voz disidente de los ciudadanos en Neuquén.

 

Comments

  1. Rafael says:

    Tiro una idea positiva para los manifestantes si es que le sirve de ayuda. Por que no averiguan y van a la casa de los legisladores que votan a favor de Chevron y listo el pollo,pelada la gallina. No seria lo mas correcto e ideal? Pensemos muchachos/as!!!