Diez razones para acompañar este modelo

Un lúcido análisis de la realidad realizado por una de las luminarias del profundo pensamiento Kirchnerista.

[frame align=”center”]

Recta final

Por @maslaton[/frame]

Homérica hora. Luego de tanto devenir del inagotable tiempo, estamos a las puertas de las elecciones primarias que consagrarán nuestra segura victoria. La batalla se nos presenta pronta, nos hallamos como el ejército de Napoleón frente a las pirámides que alzó, en una encarnación anterior, nuestra arquitecta egipcia.

Algunos compañeros me han pedido que, en esta hora final, intente ser más preciso que reflexivo. He anotado, entonces, a manera de inventario, un decálogo de motivos para seguir acompañando este proceso que ya ha ganado durante una década. ¿Por qué, entonces, votar al Frente para la Victoria en estas elecciones?

1. Porque hemos arrebatado YPF al maligno Repsol para entregársela patrióticamente a Chevron, verdadera usina internacional del amor, símbolo del combate al capitalismo internacional.

2. Porque hemos transformado a los otrora incómodos grupos de derechos humanos y a los artistas en inofensivos y agradables engranajes del Estado.

3. Porque hemos juzgado a los genocidas de la última dictadura militar y luego los hemos puesto al frente de la conducción del ejército, cerrando el doloroso ciclo de la reconciliación nacional.

4. Porque hemos combatido la violencia en el fútbol convirtiendo a los temibles vagabundos de las barrabravas en honrados y trabajadores sicarios sindicales.

5. Porque hemos creado miles de puestos de trabajo mediante la promoción de la transa inmobiliaria y el testaferrismo. Porque hoy, en la Argentina del ascenso social, cualquier chofer o jardinero puede ser multimillonario.

6. Porque hemos dado un ejemplo de diálogo y consenso partidario en la ciudad de Buenos Aires votando todos los proyectos del macrismo.

7. Porque hemos mejorado la seguridad invirtiendo en programas como Proyecto X, que nos ayuda a mantener a los vecinos a salvo de los peligrosos opositores políticos y líderes sociales.

8. Porque hemos favorecido con ganancias extraordinarias a las pequeñas y medianas empresas nacionales como Barrick Gold y Monsanto.

9. Porque hemos asegurado con el IVA y el impuesto al salario que el capital ocioso de los trabajadores se siga transfiriendo a los pujantes empresarios subsidiados.

10. Porque hemos hecho de nuestra política económica, energética y de transporte una realidad enormemente envidiada en el mundo por países como Botswana o Antigua y Barbuda. Por estas evidentes razones y muchísimas más que forman parte de ese universo paralelo de todo lo que falta por hacerse, ayudanos el domingo con tu voto. Porque nosotros elegimos seguir haciendo todo aunque mal les pese a los desencantados.