“El fallo de la Corte a favor de Chevron es funesto para los pueblos de América Latina”

Indígenas ecuatorianos acusan a la petrolera por desastre ambiental. El gobierno impulsó que se retire un embargo multimillonario.

 

chevron ecuador

 “Escuchamos a Cristina acusar a los jueces de que siempre toman decisiones para favorecer a las corporaciones… Parece un poco contradictorio el discurso, ¿no?”. Julio Prieto es abogado y vive en Ecuador, pero en poco menos de una semana, el lapso que pasó entre Buenos Aires y Neuquén, parece haber comprendido uno de los temas centrales planteados por el gobierno nacional durante los últimos meses: el rol de la Justicia y su relación con el poder político y económico del país. Sin embargo, su opinión no es la de alguien lejano a la cuestión. Prieto es uno de los abogados de los 30 mil pobladores originarios de la Amazonia ecuatoriana que fueron perjudicados, en la década del ’90, por la contaminación con petróleo que provocó la empresa petrolera Texaco, luego adquirida por Chevron, en ríos y reservas de agua subterráneas.

“Los campesinos extraen el agua de pozo con olor a combustible, o cavan un metro y sacan la mano con petróleo. Así están viviendo”, relató Prieto a Plazademayo.com.

En 2011, luego de casi 20 años de litigio, dos instancias judiciales en Ecuador condenaron a la compañía petrolera a pagar a las víctimas 19 mil millones de dólares en concepto de resarcimiento, y para garantizar la efectividad del fallo embargó sus activos en todo el mundo. A pesar de este pesado antecedente, que aparecía como una sentencia definitiva para la concreción de futuros negocios, Chevron, por medio de su representación en el país, selló en poco tiempo un acuerdo con YPF un acuerdo inicial de inversión por 1.500 millones de dólares para explorar en forma conjunta el yacimiento de hidrocarburos no convencional neuquino Vaca Muerta, o “Vaca Viva”, según el último pedido realizado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El convenio fue firmado por el CEO de YPF, Miguel Galuccio, y su par de Chevron para América Latina y África, Ali Moshiri. Según la compañía nacional, “Vaca Muerta” produciría unos 7.000 barriles de petróleo por día. El acuerdo entre las empresas, sin embargo, fue posible gracias a la rapidez de dos resoluciones legales que favorecieron claramente a los intereses de Chevron y le permitió operar en el país pese al embargo internacional emitido desde Ecuador. Primero fue la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, referente de la agrupación oficialista “Justicia legítima”, quien aseguró que la medida judicial, en caso de aplicarse en el país, podía “producir agravios de carácter irreparable a (los) intereses esenciales de la Nación vinculados con la política energética y el desarrollo económico. Así el caso involucra una cuestión de gravedad institucional”, consideró la jefa de los fiscales.

Tras la aseveración, pidió a la Corte Suprema de Justicia, por medio de un recurso extraordinario, que suspendiera la aplicación del embargo. En pocos días, el máximo tribunal que preside Ricardo Lorenzetti avaló la petición y dejó sin efecto el fallo dictado en Ecuador al opinar que Chevron Argentina, subsidiaria de la compañía estadounidense, no había tenido derecho a defensa y que el dictamen, de ese modo, “afectaba los principios que integran el orden público internacional argentino”. La determinación fue firmada por todos los jueces de la Corte aunque Carlos Fayt se expresó en disidencia parcial y votó por rechazar el recurso de la procuradora. En seguida, la Presidenta, llamándolo “el casi centenario miembro de la Corte, que pertenece al histórico y también centenario Partido Socialista”, recordó por Twitter que el magistrado, de 95 años, superó en dos décadas el plazo legal para que un juez se mantenga en funciones.

“Entendemos que el acuerdo con Chevron tiene la apariencia de un buen negocio para la economía argentina, pero el fallo de la Corte Suprema viene provocado por razones políticas y es un precedente funesto para los pueblos latinos, que no van a poder demandar nunca ni a Chevron ni a otra multinacional porque todas operan bajo estos sistemas corporativos basados en múltiples niveles de subsidiarias. Es imposible enjuiciar a todas, por eso está garantizada la impunidad de cualquier multinacional que haga extractivismo”, señaló Prieto. El abogado ecuatoriano, además, expresó su sospecha acerca de los verdaderos intereses de Chevron en “Vaca Muerta”, un yacimiento que, a su criterio, “no le interesó a nadie más”. “Qué casualidad que a Chevron le resulta atractivo invertir en Argentina recién después que le confirmaron el embargo. Por eso dijo ‘si me lo levantan, invierto’. Yo desconfío de cómo el Estado argentino hará cumplir esa promesa”, sostuvo.

Prieto llegó al país para participar de un encuentro organizado en la ciudad de Neuquén por el Observatorio de Derechos Humanos para los Pueblos Indígenas (ODHPI). No lo hizo solo, sino que estuvo acompañado por su compatriota Luis Yanza, líder de las poblaciones originarias que fueron damnificadas en Ecuador por la contaminación petrolera. Yanza, como Prieto, también duda del vínculo entre YPF y Chevron. “Creo que después de que consiguió el objetivo de evitar el embargo, Chevron va a ir disminuyendo el interés en el yacimiento y finalmente no hará ninguna inversión”, indicó. Yanza es uno de los fundadores del Frente de Defensa de la Amazonia, y en 2008 fue reconocido con el Premio Goldman, uno de los galardones más importantes del mundo para luchadores por el medioambiente. En 2012, la distinción fue para Sofía Gatica, integrante de la agrupación Madres de Ituzaingó, que denunció los efectos contaminantes de los agrotóxicos arrojados desde avionetas en los campos de soja cercanos al Barrio Ituzaingó Anexo, en Córdoba.

En Neuquén, Yanza y Prieto explicaron su experiencia a los pobladores originarios de la Patagonia, especialmente los habitantes de zonas cercanas a Vaca Muerta. “Les contamos cómo fue que Chevron llegó a la Amazaonia, la saqueó, la destruyo y luego nos abandonó. Aquí en Argentina quién dice que la cosa va a ser diferente, si ya la Corte Suprema les entregó impunidad. Nosotros decimos que no sólo están en juego los derechos de los 30 mil ecuatorianos que fuimos afectados, sino que han entrado en riesgo los derechos de los argentinos. Esperamos – dijo Yanza- que los jueces recapaciten”.

Comments

  1. alessandro says:

    Bueno; que algo sea funesto para “Los pueblos de America Latina” podra ser materia opinable. Lo que si es funesto es la justicia ecuatoriana. Recordemos que todo fue tramitado ante La Corte Provincial de Sucumbios.
    La cantidad de irregularidades y falsedades del proceso manejadas en contubernio entre la justicia y el poder politico ecuatoriano, fueron tales que hasta el juez German Yañez anuncio como iba a fallar e indico el monto del daño ambiental. La fasificacion de firmas de los actores y hasta la del propio perito de parte nombrado por los actores, Mr. Charles Calmbecher, dan una idea de como se ha procedido. Asi opera la justicia del bolivariano Correa.

  2. Correa? Por la plata baila el mono.