Un encuentro originario

Comenzó en Formosa la Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas. La interna con los aborígenes K.

Imagen del plenario inaugural

Imagen del plenario inaugural

 

Mientras seguían llegando delegaciones de comunidades indígenas de distintos puntos del país, comenzó a las 15 horas de hoy Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas, que se realiza en el complejo Juan Pablo II de Formosa capital, convocado por la Comunidad Qom La Primavera y su líder, Félix Díaz. Luego del almuerzo colectivo que se extendía mientras llegaban las delegaciones, el carashe (cacique) Díaz dio un discurso de apertura en el que dio la bienvenida a los presentes y señaló: “Le exigimos al Estado libertad por lo que somos, por quiénes somos y de la manera que somos”. Luego dio la palabra a distintos miembros un parlamento con representantes de las comunidades qom, wichí, pilagá, huerquen, mapuche, yanacona, wichí de Salta, serqnan de Río Negro, a la vez que se esperaba la llegada de otras más. Díaz denunció que móviles policiales no permitían la entrada de las delegaciones que habían llegado temprano y, a pocos metros del complejo donde se lleva a cabo la cumbre, se instalaron retenes que pedían documentos a los transeúntes, retenes que no son habituales en esa zona, según señalaron residentes de esta ciudad.

 Paneo del almuerzo comunitario.

 

Díaz recibe a delegaciones.

Algunas definiciones fueron brindadas por los dirigentes de las comunidades: «Nos enseñan que hay tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial, pero en Formosa sólo hay poder ejecutivo», dijo una dirigente wichí del este formoseño, que protagonizó a principios de año una rebelión que apeló a medidas de acción directa. “Hoy vivimos en las casas que conseguimos cortando la ruta hace ya un tiempo”, agregó. Otra delegada acusó: «No sólo no tenemos justicia, somos perseguidos de la justicia». Un miembro de la comunidad pilagá explicó la situación de dominación económica: «A la sequía la provoca el desmonte y al desmonte lo provocan tres o cuatro empresas. Las consecuencias las sufre nuestro pueblo». Un delegado pilagá explicó sus objetivos políticos: «No hay justicia sin liberación ni liberación sin justicia. Nuestra meta es, entonces, luchar organizados por la liberación y la justicia». Luego comenzó una deliberación en grupos que continuará mañana martes, antes de concluir en un documento político firmado por los representantes de las comunidades presentes.

A la vez que el insfranismo local se encargo de señalar falsamente que la baja asistencia había hecho fracasar la cumbre, el encuentro desató una reacción de las comunidades aborígenes que responden al gobierno nacional, que expresaron: “Conocedores de la represión perpetrada en las provincias de Chaco y Formosa en contra de los hermanos Qom manifestamos nuestro total repudio como lo hiciere oportunamente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, dando sobradas muestras de estar en contra de la represión social en cualquier lugar de la Argentina”. La presidenta Fernández estuvo acompañada en primera fila por el represor gobernador Gildo Insfrán, responsable de la represión que en 2010 se cobró la vida de Roberto López, miembro de la comunidad La Primavera que cortaba la ruta en reclamo de sus reivindicaciones. La cumbre recordó a los muertos indígenas del periodo kirchnerista, decesos que atribuyó al modelo.

Afiche en conmemoración de los muertos indígenas del periodo K.

Afiche en conmemoración de los muertos indígenas del periodo K.