Los millones de la B

Cuál es el negocio que esconde un campeonato desmesurado que reúne a un centenar de equipos. El insólito reglamento que prohíbe criticar.

futbol b

 

No es nada difícil de imaginar la felicidad de los dirigentes e hinchas de 36 clubes que el 27 de junio del año pasado recibieron la confirmación por parte del Consejo Federal de que estaban invitados al banquete. Iban a participar del Argentino B 2012/2013, y tenían hasta el 10 de agosto para ratificar su participación. Así las cosas, se esperaba un campeonato con 94 clubes. Pero, por gestiones de los máximos directivos de diferentes Ligas, aparecieron, las primeras semanas de agosto, seis invitaciones más. De esa manera, faltando muy poco para el inicio del certamen -pactado para mediados de septiembre-, la categoría llegó a tener un centenar de clubes. 100 equipos de fútbol luchando por tres ascensos al Argentino A y tratando de no ser uno de los 21 que perderían la chance de continuar en el cuarto escalafón del fútbol nacional en la siguiente temporada.

 

La historia

Algún memorioso podrá decir que la enorme cantidad de participantes en el Argentino B no está fuera de órbita respecto de la historia de este campeonato federal. Y tendrá razón. Porque, por ejemplo, en la temporada 2002/2003 tuvo 109 clubes. Después, en la 2003/2004, se aumentó el cupo en 19 y llegó a tener la desmesurada cifra de 128 equipos. Pero todo era distinto por aquellas épocas. Es que aún no existía el Torneo del Interior (TDI), también llamado Torneo Argentino C. Hasta el momento, el Argentino B suplía su ausencia teniendo en competencia a más de 100 conjuntos. Pero en 2005 se creó el TDI y, por eso, desde el Consejo Federal decidieron que para la edición 2004/2005 del Argentino B se retiraran 80 clubes, que pasaron a jugar una categoría más abajo. Quedó entonces nada más que con 48 equipos aunque, por única vez, y a modo de consuelo por haberlos hecho bajar de nivel, en aquel campeonato los dos mejores elencos del TDI se sumaron a las fases finales del B y compitieron por un ascenso al A. Fueron Real Arroyo Seco y Rivadavia de Lincoln. El primero de ellos, incluso, llegó a disputar una Promoción ante Gimnasia de Concepción del Uruguay, que pudo defender con éxito su plaza del Argentino A. En ese primer TDI también ascendió Crucero del Norte, que se convirtió en el equipo surgido de esta competición que más lejos llegó hasta el momento en el fútbol argentino, pues ahora disputa la B Nacional.

Desde el siguiente torneo, el 2005/2006, hasta la temporada 2010/2011 inclusive, el Torneo Argentino B llegó a tener cierta estabilidad y seriedad en su organización, porque, aunque la forma de disputa no fue homogénea, al menos la cantidad de participantes se mantuvo fija en 48 y la cantidad de descensos establecida en 3 con otras tantas promociones con el TDI. Pero esta realidad duró sólo hasta el invierno del 2011. Los ascensos y descensos que dejó el campeonato 2010/2011 generaron un considerable desfasaje entre las diferentes zonas a la hora de armar el siguiente torneo. Por eso, el Consejo Federal determinó la invitación de 12 clubes para el 2011/2012. Como principales razones se encontraban entonces la regionalización y el cuidado de la economía de los clubes. Llevó así de 48 a 60 el total de participantes.

La decisión de reorganizar un campeonato que era deficitario -y continúa siéndolo-, evidentemente trajo satisfacciones a los mandamases del Consejo Federal, que eligieron introducir cambios en el mismo sentido pero mucho más radicales en el Argentino B 2012/2013. Invitaron a 40 equipos. Muchos de ellos no contaban con instalaciones a la altura de las circunstancias ni con recursos económicos reales para afrontar una competencia semi-profesional de este tipo –varios, incluso, dejaron de jugar hace más de un mes pero aún deben sueldos y prácticamente ningún club de los 100 se mantuvo al día con el pago a sus jugadores a lo largo de la competencia-. En comparación con el torneo anterior, agregaron un ascenso directo pero cercenaron la chance de que sean cuatro los ascendidos, ya que eliminaron las dos promociones que había con el Argentino A. Y, lo más importante, de 3 descensos más 3 promociones con el TDI, se decidió que los descendidos directos sean nada menos que 21.

 

La otra cara de la moneda

Es lógico el regodeo entre aquellos que, sin haberse ganado en la cancha la plaza para el Torneo Argentino B,  tuvieron en la 2011/2012 o en la 2012/2013 la posibilidad de participar. Pero la realidad es que se desvalorizan cada vez más los cupos de aquellos que jugando al fútbol consiguieron ser parte de la cuarta categoría de nuestro fútbol. Y muchos ven con increíble asombro el poco mérito de algunos clubes para haber sido invitados. Por citar un ejemplo, Defensores de Pronunciamiento fue invitado en la reestructuración planteada para el Argentino B que se inició en la segunda mitad de 2011 y, a pesar de haber descendido, lo convidaron nuevamente a mediados de 2012. Otra vez descendió. ¿Cuál es el interés en invitar a tantos clubes, aún a costas de que el nivel deportivo del campeonato disminuya?

 

El artículo sesenta: la clave

Dentro del reglamento del Torneo Argentino B 2012/2013, el Consejo Federal explicita en el artículo 60, denominado Aportes –incluido a su vez en el Capítulo X; Entradas, recaudación, distribución y aportes-, que existe un “sistema de aranceles fijos” en cuanto a los “aportes a remitir al Consejo Federal como así también a la Liga Local y/o a la Federación”. El nombrado sistema de aranceles figura dentro de un anexo al que no es posible acceder por la web de la AFA, pero que por supuesto reciben los clubes antes de iniciar la temporada.

En el anexo se detallan los siguientes montos fijos a pagar por los clubes que hagan de local en los partidos de Primera Fase: $1750 para las arcas del Consejo Federal, $1125 como piso para las Ligas –a estas últimas corresponde el pago del 10% de la recaudación bruta del partido, por lo que puede ser mayor al piso-, y $180 por control antidoping. Según el reglamento, el depósito se debe efectuar “dentro de las 24 hs de finalizado el encuentro”. En la práctica, los clubes depositan a más tardar los días martes en una cuenta del Banco Credicoop.

En todas las fases restantes, el arancel que se le debe abonar al Consejo Federal es de $2125, mientras que el aporte a las Ligas trepa a $1440 (piso) y el control antidoping cuesta $225.

Además, los clubes deben abonarles a los árbitros y asistentes –que también tienen aranceles fijos- y contratar efectivos policiales, más allá de otros gastos que conllevan la apertura del estadio como el de boleteros, seguridad privada e incluso tres pelotas nuevas que son requisito necesario para un partido de Argentino B.

No es sustancial la diferencia de aportes al Consejo Federal entre el Torneo Argentino A y el B. En el primero se abonan $2000 por partido en Primera Fase -contra $1750 en el B, apenas un 12,5% menos- y en el resto de las etapas el monto es de $2375 –contra $2125 en el B, un 10,5% menos-.  En cambio, en el Torneo del Interior un club debe pagarle a la autoridad ejecutiva del fútbol del interior del país $900 en las etapas clasificatorias y $1260 en las fases finales.

 

“La excusa de regionalizar”

 “Para nosotros, los clubes que ganaron su plaza deportivamente están primero que los demás”, señala un hombre que hace rato camina las oficinas del Consejo Federal, intentando justificar la enorme cantidad de invitaciones. Sin embargo, en la confección del torneo son todos iguales. Todos deben abonar $1750 para disputar la extensa Primera Fase. “Ahora lo vamos a llevar a 120 o 140 equipos”, agrega sobre la futura edición del Argentino B. Y sobre el arancel fijo que abonan los clubes en cada presentación en su estadio, dice que “el monto que abonan no es significativo”.

Aunque es cierto que esos casi dos mil pesos no son representativos dentro del colectivo de gastos que tiene una institución participando en un campeonato que genera tanto déficit como este, muchos presidentes no tardan en hacer números redondos y pensar en cuánto dinero se traduce ese arancel para el Consejo Federal si se tiene en cuenta que hay un centenar de participantes y el que menos jugó tuvo que disputar 26 fechas -13 como local-. A partir de allí, se preguntan en qué los ayuda su organizador. “No nos dan nada. En vez de jerarquizar el torneo, se lo destruye totalmente”, dispara enojado el máximo dirigente de un club importante del Argentino B. Y refuerza su postura: “No me preocupa que inviten a 3 o 4 equipos por determinado motivo, pero a 40 no. Está claro que lo hacen para recaudar más”. El presidente de otra institución, indignado, comparte la opinión señalada más arriba: “Con la excusa de regionalizar, se llenan los bolsillos”. “También nos molesta que deportivamente haya más chances de descender que de ascender”, afirma.

Pero ninguna de estas críticas soltadas con bronca puede ser expresada abiertamente en el Consejo ni en los medios de comunicación. Pues es sabido que no son bien recibidas. El mismo Reglamento del órgano ejecutivo advierte en el Artículo XVIII: “abstenerse Ligas y Clubes de protestar públicamente o provocar la intervención de autoridades administrativas u organismos extraños a la A.F.A., en los diferendos que se les susciten con el Consejo Federal y demás autoridades de la Asociación, so pena de ser sancionados inclusive con desafiliación o expulsión, según la gravedad del caso”. Es evidente que el diálogo y la libertad de expresión no son prioridad dentro del Consejo Federal.

 

A las arcas del Consejo Federal

La Primera Fase del Torneo Argentino B 2012/2013 contó con 1.316 partidos. En cada uno de ellos, el local debió abonarle al Consejo Federal $1.750, según se desprende del mismo Anexo del Reglamento del campeonato. Esta primera etapa del torneo, entonces, generó $2.303.000 para el órgano ejecutivo. Por el resto de las fases se jugaron 118 partidos, los que generaron, a razón de $2125 por encuentro, el monto total de $250.750. El Argentino B 2012/2013 equivalió a $2.533.750. Se puede llegar a ese número simplemente multiplicando aranceles fijos por partidos disputados.

Con claridad,  el Torneo Argentino B es hoy el campeonato que mayores dividendos produce en favor del Consejo Federal. Aunque sigue siendo sumamente deficitario para los clubes, se ha convertido para el Consejo en el hijo que más dinero trae a casa de los tres hermanos en concepto de aranceles fijos, por sobre el Argentino A y el Torneo del Interior.

 

Invitaciones: el juego del millón

En números redondos, el Torneo Argentino B produjo, con su centenar de clubes, 2.5 millones de pesos. En promedio, cada institución abonó $25.000 para participar. En un cálculo estimativo, 60 clubes hubieran generado $1.5 millones.  Resta un millón. Y ese millón llegó con los 40 invitados. “No me quedan dudas: lo hacen por esa recaudación”, interpreta un directivo muy querido en su ciudad y cuyo club es uno del centenar que intervinieron en el último certamen.

Tal vez, para algunos, esto no alcance a explicar la razón de las invitaciones. Quizás, para otros, no sea significativo. El deseo es que haya quienes encuentren la parte de la verdad que les faltaba. Para el próximo Argentino B el Consejo Federal decidió -como titula una nota de Ola Fútbol-, que “no habrá invitaciones pero se aceptarán postulaciones”. Llámense invitaciones o postulaciones, el juego de fondo es el juego del millón: cuantos más clubes, más millones.

 

Fuentes:

* Reglamento del Consejo Federal del Fútbol Argentino, sitio web “AFA”.

*  Reglamento del Torneo Argentino 2012/2013 – Categoría “B”, sitio web “AFA”.

* Anexos correspondientes a los artículos de Aportes  (Art. 59 del Reglamento del Torneo Argentino A y Art. 60 del Reglamento del Torneo Argentino B y Torneo del Interior)

*  Lista de clubes invitados al Torneo Argentino B, sitio web “AFA”.

* Famaillá fue el último invitado, sitio web “La Gaceta”.

*  “No habrá invitaciones pero se aceptarán postulaciones”, sitio web “Ola Fútbol”, entrada del 24 de mayo de 2013.

* Se despide Defensores de Pronunciamiento, sitio web “Diario Castellanos”

* Torneo Argentino “B” – Interior 2002/2003, sitio web “Rec Sports Soccer Statics Foundation”.

* Promoción: Gimnasia de Entre Ríos se queda en la categoría, sitio web “Los Andes”.

 

Comments

  1. Añadió que “si lo armamos como pensamos, debemos armar una cuantas regiones y sub regiones. Debemos pensar que los clubes deben llegar más fácil desde abajo hacia arriba. Algunos clubes que están jugando se enojan…..pero se olvidan que el 80% que está fueron invitados. Ya el Coprosede está inspeccionando canchas, con vistas al Torneo Argentino B. Hay algunos clubes que son posibles invitados, aunque debemos evaluarlo el 1° de agosto cuando tengamos una reunión con la comisión de torneos) y veremos, luego que esté aprobado, cómo armaremos este torneo. Por ahora no puedo adelantar nada”, cerró el presidente del Consejo Federal.

  2. “Para nosotros, los clubes que ganaron su plaza deportivamente están primero que los demás”, señala un hombre que hace rato camina las oficinas del Consejo Federal, intentando justificar la enorme cantidad de invitaciones. Sin embargo, en la confección del torneo son todos iguales. Todos deben abonar $1750 para disputar la extensa Primera Fase. “Ahora lo vamos a llevar a 120 o 140 equipos”, agrega sobre la futura edición del Argentino B. Y sobre el arancel fijo que abonan los clubes en cada presentación en su estadio, dice que “el monto que abonan no es significativo”.

  3. Sergio says:

    Excelente nota. Seguramente mientras el autor la escribía sucedía algo impensado e inaudito en el C.Federal. Creo que el autor debería investigar y realizar la parte II de esta nota.
    Me estoy refiriendo a la alocada idea de parte del CF de llevar a 24 equipos en el TA B. Y para completar esa plaza no tuvo mejor idea que realizar un minitorneo con los 6 equipos que perdieron en la cuarta fase del torneo Arg. B. Los tres ganadores pasarán a una segunda ronda, en la que se enfrentarán con los tres perdedores de las finales. Quedarán 3 equipos, que jugarán todos contra todos y con suerte para Navidad, después de que los clubes hayan gastado un dineral, tendremos al cuarto club ascendido al torneo argentino A.
    Los aportes económicos del Consejo Federal a los clubes por esta locura ? CERO PESOS.
    Es increible.