Un fallo histórico en contra de la Iglesia por un cura pederasta

Gabriel Ferrini fue víctima de abuso sexual en 2002. La justicia obligó a la iglesia católica a indemnizarlo por el delito del cura Rubén Pardo.