Habemus Tole Tole

papa

Frente a la irrupción de un acontecimiento inesperado los tableros vuelan y las piezas se reacomodan. Nadie daba dos pesos por Bergoglio y acá está, Papa y, al parecer, revolucionando el escenario nacional e internacional.Voló el tablero, no importa quien fue, si el Espíritu Santo o muy humanos factores de poder.

 Recuento de daños:

 - El 13 de marzo, día satánico por cierto, se conoce la noticia, se eleva el humo blanco, Bergoglio, argentino, será Papa y se llamará Francisco. Pancho para los amigos.

 - El 14, entre emoción patriótica y humoradas parroquiales (humoradas que ponen en evidencia que los argentinos no nos tomamos demasiado en serio, lo cual tiene sus pros y sus contras) empiezan los juegos de apropiación y usufructo del santo cuerpo papal. Sale un afiche que dice es peronista. Los  K lo putean automátiKamente, se quieren matar, “LTA”, etc. Es que no es el Papa ideal porque históricamente el gobierno lo ha caracterizado, con o sin razón, como un adversario y como prenda de unidad de la deshilachada Opo, siempre sedienta de energías místicas, terrenales, Mhz, megavatios, etc, lo que venga, para poder motorizar al menos una idea. Pino, Carrió, se ponen contentos, el macrismo está que se moja.

 - Desde un primer momento dirigentes kirchneristas como el heladero Emilio Pérsico se muestran esperanzados, interesados por ver qué pasa con este nuevo Papa. Desde un primer momento Horacio Verbitsky le dispara sus balas siempre progres desde Página 12 y lo acusa, más sólo que Kung Fu, de cómplice de la dictadura.

Pero el cónclave de la Presidenta con Bergoglio, cuando aún no había mutado en Francisco I, celebrado el 18 del corriente, dónde la presidenta cae que lo de Bergoglio Papa venía en serio, redefine y fija la posición oficial de modo tan tajante que tuits, por ejemplo el del profe Luis D’elia se trasforman de un: “Francisco es a América Latina lo que Juan Pablo II a la Unión Soviética. El nuevo intento del Imperio por destruir la Unidad Suramericana (06.02 am-14/3)” a “Francisco logrará terminar con esquema perverso de la CRISTIANDAD para volver al CRISTIANISMO de los primeros 3 siglos de la Iglesia (07.04am-19/3)”. La Jefa ha sida clara y tácticamente inteligente: “nos guste o no, a este muñeco hay que tenerlo de amigo, o al menos no de enemigo”.

Los Acólitos acatan y se anotan en esa. Otros no, como el siempre sanamente intempestivo -pelotazo-en contra Director de la Biblioteca Nacional, que marcó su posición. Pero realmente desopilantes son los nuevos milagros que el nuevo Papa ya hace en el escenario dirigencial local ¡Última noticia! ¡Duhalde y Menem se amigaron! “Me sentí tan conmovido que pensé con quién había tenido fuertes peleas y lo fue a visitar a Menem. Nos dimos una brazo y ahora estamos en paz”, declara el primero, el PresiNarco. Pero no es todo, ahora el Gobierno arreglará un acuerdo de precios para que se mantengan los valores del pescado para Semana Santa, ya que con este shock de fe se espera un consumo mucho mayor de carnes blancas y una merma de los pecadores vacunos. 18 pesos el kilo de merluza para que el Espíritu no se de sangre en gastos.

 Pero lo importante aquí es el impacto del fenómeno Francisco entre la soldadesca de a pie, es decir, la sociedad civil. El escritor, ya godo, Caparrós lo dijo en su blog: “me preocupa el shock de cristiandad que vamos a sufrir los argentinos”. Y puede que así sea, puede que La Religión ocupe posiciones que La Política viene perdiendo, después de volver contuti en el 2003…

 Francisco es amigo de los pobres, se baja del papamóvil y saluda a los enfermos, no usa oro sino plata (lo dijo González en una correctés política intachable: por la plata murieron millones de indígenas en las minas bolivianas, durante la colonia y aún ahora), los manda a mudar a los encubridores pedofílicos. No tiene la cara de malo del otro. Parece un amable o por ahora sabe fingir lo con eficacia.

 ¿Pero qué impacto puede en nuestra sociedad tener el divino plan CRISTIANDAD PARA TODOS, propiciado por lo sorpresivo de un Sumo Pontífice argento?

 Eso depende de la cantidad y los modos de los cristianismos y de iglesias existentes, de la lucha endógena entre estas modulaciones y de la interacción exógena con el resto hereje. El cristianismo de la sumisión, el sacrificio por el sacrificio mismo, la Culpa, la abnegación en pos de una recompensa ultraterrena incierta… En fin, morales que son caldo de cultivo para la explotación y la dominación en manos de aquellos que quizá también van a misa pero no atesoran los bonos de esos valores, no los compran, compran otros menos ascéticos. O el cristianismo de la solidaridad, el Amor, del Otro, de la Unión. La Iglesia siempre en yunta con golpistas, Conservadora, enemiga del aborto y los preservativos, la Iglesia Pederasta y retrógrada. O la Iglesia que está ahí, presente donde las respuestas y bondades de las sociedades tecnoindustriales capitalistas no llegan.

 Todos quieren posar para la foto sacrosanta, tienen derecho. Todos tienen derecho a esperanzarse y tener fe, creer que se avecina un Cambio. Que un Papa Latinoamericano es geopolíticamente promisorio para trastocar los centros internacionales de poder. Así como todos tenemos derechos a comulgar con la Orden de los Escépticos, defender el blasón Contrera, y sospechar, de antemano, que un Papa amigo de los pobres y los humildes (¡Y encima peronista!), pobres y humildes siempre los va a querer mantener.

Comments

  1. Sergio Torrado says:

    Excelente nota, felicitaciones al autor. Demuestra que se puede analizar la realidad manteniendo el buen humor.