Minería: Saquear la belleza en Laguna Brava

Hasta hace poco la reserva de Laguna Brava era un área protegida, pero el gobierno de La Rioja autorizó varios emprendimientos mineros que pondrán en peligro la singularidad y belleza de la zona.

Foto: Nueva Rioja

Es difícil describir el encanto de Laguna Brava. Ni siquiera unas cuantas fotos pueden dar cuenta del oasis que significa este paraje ubicado en La Rioja: lagunas aturquesadas, cerros multicolores que forman parte de la extensa área cordillerana, rosados flamencos y vicuñas circulando a campo traviesa, configuran una de las maravillas naturales de las áridas tierras riojanas. Sobre este lugar inhóspito, casi desconocido, salvo por los lugareños y los representantes más intrépidos del turismo vernáculo e internacional, se cierne la amenaza de emergentes proyectos mineros. Por su singularidad, esta reserva fue incluida en 2003 dentro de los Humedales de Importancia Internacional, mediante la Convención conocida como Ramsar, un tratado intergubernamental para fomentar la conservación y el “uso racional” de sus recursos naturales. Sin embargo, la Secretaría de Ambiente provincial parece desconocer la importancia ambiental de la zona, ya que habilitó la presencia de empresas dedicadas a actividades mineras en el lugar.

La Resolución firmada a fines de agosto por el titular del organismo, Nito Antonio Brizuela, declara el predio como “Reserva de usos múltiples” y establece “un régimen de uso -para amalgamar- el mantenimiento de sus condiciones con los requerimientos de un equilibrado uso extractivo”. La normativa dedica extensos artículos regulatorios para actividades turísticas y científicas, e incluye un escueto apartado vinculado a las mineras. “Nosotros sabemos que a partir del año 2011 el gobierno empezó a entregar diferentes partes del territorio que está protegido por ley. Hace poquito, a través de una legislación empieza a hablarse de una protección, pero que termina después habilitando el trasporte minero, que sabemos que siempre es de gran porte y que es mucho más agresivo que cualquier otro tipo de transporte de turismo, que era el que se estaba tratando de reglamentar, cambiándole la condición legal que tenía antes este sitio”, explica Lucia Avila de la Asamblea de vecinos de La Rioja Capital. Poco tiempo después de conocer la noticia, los vecinos autoconvocados accedieron a través del Boletín Oficial, a información sobre autorizaciones para que las empresas comenzaran actividades de exploración en Laguna Brava. Los últimos permisos fueron los de “El Leoncito Norte” y “El leoncito sur”, que se suman a otros previamente otorgados desde 2006. En total, la Asamblea de La Rioja estima que los emprendimientos abarcaran 180 mil hectáreas, casi la mitad de la reserva.

Guillermo Lingua, de la Dirección de Recursos Ictícolas y Acuícolas de la Secretaría de Ambiente Nacional reconoce que desde nación, se conoció la decisión de la provincia hace pocos días por medio de la prensa y dio cuenta de una problemática conocida: “Cuando se incluyó Laguna Brava, nosotros y en la provincia misma teníamos claro todos los pedimentos mineros que había sobre el área. Tenemos que ver qué va a hacer la provincia respecto del sitio RAMSAR. Se va a desarrollar un proceso de consulta con la provincia y de trabajo coordinado para que, si bien la minería se puede desarrollar en algún lugar, no afecte las condiciones ecológicas del sitio por las que fue incluido en la lista”, aclaró.

Cada sitio protegido debe su inclusión en el listado internacional a ciertos criterios. En el caso de la Laguna Brava, más allá del valor paisajístico, el objeto de conservación son las lagunas de altura, con su contenido de biodiversidad: las vicuñas, los flamencos y el patrimonio histórico asociado. La minería a cielo abierto constituye uno de los principales factores que modificarán inexorablemente sus características más valiosas: “Es complicado porque la minería modifica las condiciones morfológicas del terreno y en el caso de la extracción de litio, opera sobre los mismo salares. En este caso particular, dependerá en qué zona: si es sobre la Laguna Brava, o Laguna Muerta, o sobre alguna de las lagunas, obviamente vamos a entrar en conflicto con eso porque la realidad es que la actividad extractiva modifica esas condiciones ecológicas”, declaró Lingua. En los edictos publicados por las autoridades provinciales no se da detalle sobre las características de los proyectos, ni sobre los metales que se extraerían en cada caso.

La normativa que reglamenta la actividad en Laguna Brava solo exige como requisitos una autorización que indique la cantidad de personas, el nombre completo, DNI, fecha de inicio de actividades y tiempo de permanencia en la Reserva, además de una Declaración de Impacto Ambiental. Condiciones más laxas, incluso comparadas a actividades científicas, para las que se exige toda una batería de formalidades como autorizaciones, aval de la institución, demostrar la relevancia del proyecto, justificar su necesidad, etc. En el sitio oficial de la Secretaría dirigida por Brizuela no se publicó ningún informe de impacto ambiental relativo a estos proyectos. “Te puedo asegurar que los informes de impacto ambiental no son para la ciudadanía. Cuando hemos buscado la información de todos los emprendimientos que se denunciaron que se iban a hacer, nunca hemos accedido. Además, los informes son elaborados por empresas dedicadas al estudio ambiental que la propia Secretaría de Medio Ambiente autoriza hacer, entonces, imaginamos este filtro de una secretaría ambiental pro minera que hasta desmiente que hay galciares en la provincia”, sostiene Lucia Avila. Además, la resolución advierte los aranceles para las actividades “susceptibles de degradar al ambiente” y prevé $2500 por mes para el uso minero, mientras que cada persona que ingrese con fines turísticos deberá abonar $25, sin aclarar cuál es el criterio para establecer esos montos. Plazademayo.com intentó comunicarse con Nito Brizuela en varias oportunidades pero no obtuvo respuesta.

Pocas son las medidas que puede adoptar la Secretaría de Ambiente nacional ante esta situación. Con la federalización de los recursos naturales desde la reforma constitucional de 1994, el ámbito de acción quedó relegado a las provincias. Si bien en este caso existe la obligación de no modificar las condiciones ecológicas del lugar, previstas por el tratado internacional, la Convención RAMSAR nunca fue reglamentada y, por lo tanto, no se cuenta con un procedimiento adecuado para actuar en estos casos.

Ante la debilidad de una respuesta institucional, las asambleas de autoconvocados planean llevar adelante acciones para frenar esta iniciativa: “Estamos hablando de una reserva de agua y eso es lo que hay que defender: es la razón de ser de las asambleas, defender el recurso del agua frente a la minería”, concluye Lucía Avila. La lucha recrudece en La Rioja ya que la noticia de Laguna Brava es el último capítulo de una serie de afrentas contra los recursos naturales que comenzó en Famatina y promete extenderse a varios puntos de la provincia liderada por Luis Beder Herrera.


Comments

  1. PEDRO says:

    PEDRO-La Presidenta apoya abiertamente la-minería a cielo abierto asi como al grupo Monsanto. Los Gobernadores son. como ella un grupo de delincuentes obsecuentes. Considero que es necesario terminar con esos continuadores de Menem , pero con una movilización civil: JAMAS volver a las dictaduras militares que eliminaron a todos los que se oponian a la defenza del pais y exterminaron a quienes luchaban contra ellos. Me pregunto que accion activa contra los genocidas hicieron el matrimonio K y la mayoria del equipo korrupto?