El estado del realismo político en la era K

Por Jorge Cuello

Foto: La Razón

Una vez mas el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner junto a los espadachines del Frente para la Victoria en el Congreso de la Nación dejaron en evidencia, ante el intento frustrado de desplazar a Leandro Despouy de la Presidencia de la A.G.N., la naturaleza política del régimen que los sustenta en el poder y que se vincula, desde el punto de vista de la relación entre la ética y la política, con el Estado del realismo político.

Según Raúl Alfonsín, quienes adhieren a esta concepción, sostienen que “la moral no juega en la política porque para ellos la política es amoral, es búsqueda del poder o preservación del poder y la moral solo cuenta para las cuestiones privadas exclusivamente. Y por lo general, pone su acento y se apoya en poderes ejecutivos fuertes”.

Raúl Alfonsín además sostenía que “en cierta forma, aunque no paradigmática, en nuestro país las versiones más aproximadas a esta concepción son la de los gobiernos peronistas que se basan fundamentalmente en ejecutivos fuertes que a veces han invadido las potestades del Congreso porque no aguantan la liturgia de la Democracia y la consideran demasiado morosa”.

Estas palabras, pronunciadas por el ex Presidente en 1996, bien podrían describir el estado del realismo político que se vive en la Argentina y que ha quedado en evidencia, una vez mas, en los sucesos ocurridos recientemente en la reunión de la Comisión Bicameral del Congreso, en la cual el Frente para la Victoria intento avasallar la autonomía funcional del organismo que se ocupa de controlar al propio gobierno nacional, al intentar desconocer el mandato constitucional que tiene Leandro Despouy para ejercer el cargo de Presidente de la A.G.N.

¿Qué dice el artículo 85 de la Constitución Nacional respecto de la A.G.N.?

Tras la reforma de la Constitución en 1994 y la incorporación del artículo 85, la Auditoria General de la Nación (AGN) pasó a ser un órgano del Estado que tiene jerarquía constitucional. Conforme lo establece la Ley Suprema de la Nación “la AGN es un órgano de asistencia técnica del Congreso, con autonomía funcional, que lleva adelante la tarea de control externo de la Administración Publica Nacional”.

Su misión es asistir al Congreso en la función de contralor de las acciones del Poder Ejecutivo Nacional, en el marco de la división de poderes que impone nuestro sistema republicano, representativo y federal en el Art. 5 de la Constitución Nacional. Porque el Congreso -además de sancionar leyes- debe cumplir con su misión de controlar la labor del Gobierno para garantizar el equilibrio de poderes y la transparencia en la gestión publica.

 Así lo establece claramente el Art. 85 de la Constitución Nacional: “El examen y la opinión del Poder Legislativo sobre el desempeño y situación general de la administración pública estarán sustentados en los dictámenes de la Auditoría General de la Nación”.

Respecto a la designación del Presidente de la AGN, el artículo 85 de la Constitución Nacional dispone que “el presidente del organismo será designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso”. Dado que desde el año 2002 a la fecha el radicalismo es el primer partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso, a la U.C.R. le ha tocado la responsabilidad de presidir la A.G.N., delegando esa estratégica labor, en el Dr. Leandro Despouy.

Los motivos del intento frustrado de desplazar a Despouy

El ejercicio tenaz y la responsabilidad suprema asumida por Despouy a lo largo de estos 10 años para llevar adelante la digna tarea de controlar al poder, ha sido la razón central del disparatado intento del oficialismo de desplazarlo del cargo de Presidente de la A.G.N., pues muchos de los informes oficiales del organismo de control -a los que se puede acceder a través de su página – dejan al desnudo el entramado político corrupto que se ha montado en la Argentina durante la década kirchnerista.

Estos informes, una vez aprobados por el colegio de auditores de la A.G.N., son enviados a la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas, a los efectos de ser analizados y girados a las respectivas comisiones con incumbencia en la materia auditada. Pero como esta comisión esta compuesta en su mayoría por Diputados y Senadores del oficialismo, casi todos los informes son archivados y esperan ser tratados en el Congreso.

La presencia del Presidente de la A.G.N. junto a los legisladores radicales esta mañana en la Comisión Parlamentaria Mixta, en la que justamente la U.C.R. iba a denunciar la demora en el tratamiento de estos informes y a solicitar que se auditen varios aspectos que comprometen al gobierno, fue lo que motivo a los crispados legisladores oficialistas pretender sin éxito desplazar a Despouy de su cargo.

Ello terminó en un intento frustrado, no solo porque Despouy tiene mandato legal – hasta tanto la U.C.R. siga siendo el principal partido de oposición en el Congreso – sino porque además en el día de la fecha en la conferencia organizada por el Comité Nacional, la conducción partidaria y los Diputados y Senadores de la U.C.R. lo volvieron a ratificar en su cargo, al mismo tiempo que representantes de otras fuerzas políticas de la oposición, expresaron el apoyo incondicional a su gestión.

En dicha oportunidad, el titular de la UCR, Mario Barletta, sostuvo que “no hay duda de que Despouy es el legítimo titular de la AGN. Con este absurdo golpe, el gobierno nos quiere tapar la boca. Pretende callar toda voz que ponga en conocimiento de la ciudadanía los hechos de corrupción”.

Por su parte, el Senador y miembro de la Comisión Parlamentaria Mixta, Gerardo Morales, sostuvo que “el gobierno busca neutralizar la agenda de control”. Y destacó que “hemos requerido que se auditen Ciccone, subsidios, organizaciones que reciben planes sociales; gastos en publicidad oficial; Aerolíneas Argentinas; AFIP, BCRA, entre otras. Y no vamos a dejar que nos avasallen”.

En su oportunidad, la diputada nacional por el Movimiento Libres del Sur, Victoria Donda, señalo que “si al frente de la A.G.N. hubiera un corrupto más no estaríamos acá apoyándolo”. Y destacó “el valor que Despouy ha mostrado frente a la lacra que se enriquece con los recursos del Estado”. Asimismo, el Diputado del Gen, Gerardo Milman, sostuvo que “el FPV no quiere que haya ningún control democrático en la Argentina”. En tanto, la diputada de Confianza Pública, Graciela Ocaña, señaló que “vemos con mucha preocupación que el Gobierno no quiere ningún control, ni justicia independiente ni prensa libre. Debemos ponerle un coto a estos avances”.

Al finalizar el encuentro, el Presidente de la U.C.R. convocó a una audiencia pública con todos los partidos de la oposición, en el salón Arturo Illia del Senado de la Nación, oportunidad en la cual, se debería promover la sanción de una ley en el Congreso que establezca las misiones, funciones y composición orgánica de la AGN, tal como lo establece el artículo 85 de la Constitución, y que entre otras cosas, garantice el control externo de la gestión de los recursos públicos, acote las facultades del Presidente de la Nación y ponga límites a las pretensiones hegemónicas de las mayorías absolutas.

*Abogado y docente de la UBA