El día que volvieron a sonar las campanas en Famatina

Incidentes en la pequeña ciudad riojana, caracterizada por la lucha antimegaminera y la hostilización del gobernador Beder Herrera. Hoy se movilizan.

 

 

La primavera vuelve más perfecto el paisaje en Famatina. El sol leve sobre la montaña indica que todo está en paz, acompañando el frágil equilibrio de fuerzas que se sostiene en el norte riojano luego de que los pobladores lograran impedir el ingreso de la megaminera Osisko en sus alturas. Sin embargo, ni la multinacional canadiense ni el gobernado ménemokirchnerista Luis Beder Herrera abandonaron sus objetivos. Por el contrario, parecen querer incrementar sus esfuerzos para lograr el ingreso del cianuro y la explotación minera del Famatina a cielo abierto. Pese a la primavera, las campanas del pueblo volvieron a sonar.

“Fue una sorpresa -cuenta Marcela Crabbe, una de las referentes de la lucha famatinense que, en enero de este año, cortó por varios meses el paso al cordón montañoso impidiendo el ingreso de la compañía canadiense-. Temprano por la mañana se juntó un grupo de gente que responde a la diputada Adriana Olima, un grupo de choque. Se reunieron en el hospital, tiraban bombas de estruendo dentro de las instalaciones. No se sabía qué hacían allí, hasta que comenzaron a dirigirse hacia el concejo deliberante para poner en riesgo la sesión”. En ese momento el cura párroco del pueblo, Omar Quinteros, comenzó a hacer sonar las campanas para convocar a la población.

“Esto lo orquestaron el gobernador Beder y la diputada provincial prominera Adriana Olima -asegura Carolina Sufficich, otra de las referentes de la lucha-. Los Sapen son unos emprendimientos en los que la gobernación pone el capital para llevar adelante microemprendimientos. Uno de ellos implicaba instalar un matadero de pollos y, para poder hacerlo, se pedía la realización de un estudio ambiental del proyecto. El gobernador directamente decidió instalarlo en Chilecito y no en esta ciudad. Esa fue la cobertura del grupo de choque, que en realidad se dirigió no sólo por eso al concejo, sino para tomarlo porque en ese mismo momento se debía votar la destitución de la secretaria del organismo, que responde a Olima”.

Adriana Olima es una persona que no conoce las simpatías de las mayorías en esta región del mundo. Considerada como traidora por su apoyo a la instalación de la megaminera, los activistas famatinenses lograron juntar la cantidad necesaria de firmas para realizar un plesbicito que hiciera caducar su mandato. El congreso local, que responde a Beder, decidió a último momento que la revocatoria, que figura en la constitución provincial, no podía ser llevada adelante.

“Fueron con el fin de provocar incidentes violentos -continúa Crabbe-. Tenían palos y elementos contundentes y estaban alcoholizados. Además de los miembros del grupo minero, que son pagados por la municipalidad paralela que Beder instaló, había gente traída desde el norte del departamento que nosotros no conocemos”.

El intendente Ismael Bordegaray se encuentra entre ceja y ceja del gobernador ménemokirchnerista Luis Beder Herrera. Frente a la actitud de sumisión a los designios del ejecutivo por parte de los subalternos (que se replica tanto a nivel nacional, provincial o departamental en la era K), Bordegaray decidió a principios de este año acompañar los reclamos de los famatinenses y encabezar desde la intendencia la resistencia a la compañía Osisko. No le fue perdonado. El ejecutivo provincial, de modo ilegal, le cortó el ingreso de fondos coparticipativos e intentó lograr de ese modo su caída. No lo logró. Sin embargo, no declina su objetivo.

“Lo de ayer fue una maniobra del gobernador, que envió al grupo de chicos pagados para el proyecto minero y a otras personas para que no se realice el cambio de la secretaria deliberativa del concejo -explica Bordegaray a plazademayo.com-. Es la primera vez que se manifiestan con este nivel de violencia, maltrataron a la gente, agredieron a los policías, se lanzaron contra las chicas de la asamblea. Beder está intentando generar una espiral de violencia con el objeto de buscar la intervención de la intendencia para sacarla de la lucha y del acompañamiento de la gente que viene realizando. Los punteros del gobernador lo dicen abiertamente. Dicen que el martes irán al municipio para intentar tomarlo. Lo dicen de modo tan abierto que da vergüenza”.

Bordegaray se refiere a las declaraciones de Pedro Montero admitiendo la intención de destituirlo que se pueden escuchar aquí. “Entonces están buscando destituir al intendente”, pregunta el periodista de radio La Red de La Rioja. “Sí, sí, algo de eso se está conversando por que no hay un indicio de que esto va a mejorar”, responde Montero.

 

Video de los incidentes tomado con un celular.

 

“No fueron incidentes, simplemente hubo un grupo de personas que manifestaron frente al concejo deliberante para que se dé remedio a la situación del Sapen Granja Riojana -declara Pedro Montero a plazademayo.com-. El proyecto no se dio porque una de las situaciones que molestó fue un pedido de informes de impacto ambiental. Tenemos un problema desde enero porque no se deja entrar a la minería por el tema del medio ambuente. Se piensa que va a haber contaminación por el uso de cianuro. Ante este pedido de informes de impacto ambiental, la Sapen decidió no realziar el plan acá”.

-Las imágenes muestran incidentes y testigos dicen que los manifestantes agredieron a los asambleístas e incluso a policías.

-Sí, hubo dos policías que fueron… pero  en un forcejeo natural. Un medio local empezó a decir que venían los mineros, el cura párroco tocaba las campanas, y eso provocó

que se hiciera presente la gente que está en contra de la minería. Hubo un forcejeo, no hubo violencia. Eso nunca sucedió.

-¿Qué opinión tiene sobre Bordegaray?

-Es un problema. No sé si Bordegaray está mal asesorado. Él no fue elegido para gobernar sólo para un sector de la sociedad.

-¿Tienen planificada una movilización para el martes?

-La gente del norte dijo eso, que van a volver el martes frente a la municipialidad.

-¿Intentarán tomar la intendencia?

-No sé, no creo. Lo que quieren es que el intendente se ponga el saco del intendente. Hay un conflicto entre el intendente y el gobernador y cada palabra la toman par el lado que ellos quieren. No se está sentando a hablar con tranquilidad.

“Tenemos un fuerte acompañamiento de la gente -dice Bordegaray-. Hemos podido mantener la gestión, si no hubiéramos tenido serios problemas. Sin los fondos provinciales, no hemos dejado de brindar los servicios básicos, y todo gracias a la colaboración del pueblo. No le salio el ahogo financiero, ahora va por la institucionalidad, hoy tenemos una movida para repudiar masivamente este intento”.

Para los miembros de la asamblea la evaluación es clara: “Quieren generar enfrentamientos entre la comunidad para luego atribuirnos la violencia -dice Sufficich-. Nosotros resistimos, pero de modo no violento. Buscan una excusa para destituir al intendente. Por eso nos vamos a movilizar”.

Cuando doblen las campanas, a las ocho de la noche de este viernes 14 de septiembre, el pueblo de Famatina volverá a congregarse en su plaza central.