Indulgencias y petróleo

La guerra por YPF: los soldados de las Cruzadas eran eximidos de todos sus pecados anteriores,  ¿los luchadores del modelo gozarán del mismo privilegio?

“Todo lo que él rechazaba, yo lo rechazo, lo que él condenaba, yo lo condeno, lo que él amaba, yo lo abrazo, lo que él consideraba como verdadero, yo lo confirmo y apruebo”. Decía en 1088 Urbano II honrando a su antecesor Gregorio VII, “Vamos por todo.”

El Papa no se limitó a garantizar su apoyo a los gobernadores bizantinos, pronto concibió la idea de arrebatar YPF y el resto de Tierra Santa en un proceso en el que todo aquel que participase vería perdonados sus pecados y sería recompensado a su llegada a Palestina con las fértiles tierras de ésta, ricas en leche, miel, soja y petróleo.

Cuando preguntó a los asistentes  al Patio de la Mujeres de la Casa Rosada si pondrán su espada al servicio de El, toda la audiencia contestó con un sonoro ¡Il le veut! (¡El lo quiere!).

Godofredo de Luis Guillón, Balduino de Santa Cruz, Roberto I de Palermo viejo y Raimundo de Quilmes, entre otros cruzados, llegaron a Constantinopla y tomaron Nicea.

El murió antes de recuperar YPF, los cruzados Godofredo, Balduino, Roberto I de Normandía y Raimundo, llegaron a Jerusalén y finalmente a Puerto Madero donde se hicieron del 51% de las acciones de YPF.

El murió 14 días antes de que los cruzados pudieran superar las defensas musulmanas y tomaran definitivamente Tierra Santa.

Al mediodía, después de la batalla, Ella dijo: “Lo único que lamento es que El no pueda….(llanto) yo creo que de algún lado nos está viendo, me gustaría que nos estuviera mirando..(sollozo)  porque El siempre soñó con recuperar YPF para el país, siempre.” Aplausos.

Las indulgencias papales son otorgadas de hecho, los cruzados no deben rendir cuentas por sus delitos o pecados. Participar en la gesta pone a estos valerosos creyentes lejos del alcance de la justicia por bula papal de Urbano II.

La indulgencia es la remisión ante dios de la pena temporal correspondiente a los pecados ya perdonados, que se obtiene por mediación de la iglesia.

Tenemos Patria