El día que Cristina elogió a los corruptos

El discurso presidencial que ponderó a Alstom, acusada en todo el mundo por prácticas fraudulentas y coimas.

 

 

Sucedió el día en que se inauguraron las sesiones parlamentarias. La presidenta Cristina Fernández había asistido para dar el discurso que da cuenta del estado de la Nación ante los miembros de ambas cámaras legislativas. Cuando habían transcurrido ya dos horas y media de discurso de las tres que se tomó la primera mandataria en su mensaje, decidió hacer referencia a una nota del periodista Pablo Fernández Blanco, del diario económico El Cronista, en la que hacía referencia a un “cerco” que habría puesto el gobierno a nuevos “jugadores en el sector”. Así contestó la presidenta:

 

“Yo quiero recordar una cosa: cuando yo propuse mediante un financiamiento de la compañía Alstom francesa, que era un financiamiento excelente, hacer un tren de alta velocidad entre Buenos Aires y Rosario, que luego se iba a extender a Córdoba, ¡me mataron! ¿Se acuerdan? Despectivamente, cuántos hablaron, propios y ajenos, no hablo solamente de la oposición. Criticaban el hecho de ‘¿cómo se va a hacer esa inversión?’. Me acuerdo que era una inversión que iba a llegar con el tiempo hasta Córdoba. Seguramente, algunos de esos que me criticaban, cuando ahora vayan a Brasil de vacaciones, y puedan ir en un alta velocidad de San Pablo hasta Río de Janeiro, van a decir: ‘¡qué lindo!’, van a ir mirando por la ventanilla por ahí las cosas no tan lindas como tenemos nosotros porque tienen un poco más de problemas que nosotros, desafortunadamente, pero quiero recordarles que a mí me mataron por intentar que Alstom hiciera un tren modelo para transporte de pasajeros de Buenos Aires a Rosario que era financiado precisamente por una de las empresas que menciona este periodista: Alstom francesa que además, es cierto, es muy buena empresa en materia ferroviaria”.

 

 

 

La elogiada empresa tiene, en realidad, una serie de cuestionamientos por corrupción en varios países del mundo que matizarían las palabras de la presidenta. Alstom es una multinacional francesa que se especializa en energía e infraestructura de transportes. Está presente en alrededor de 100 países. Sus ventas del periodo 2010/2011 alcanzaron la friolera de 20,9 mil millones de euros. En septiembre de 2011 informó que empleaba a 92700 trabajadores.

 

Lo que no aparece en las páginas oficiales de la empresa es que se encuentra en la “lista negra” del Banco Mundial sobre personas o empresas que tienen acusaciones de prácticas fraudulentas o corrupción, hecho que le impide a Alstom participar en cualquier proyecto financiado por la entidad. La última penalización que recibió la empresa se conoció el 22 de febrero de este año, una semana antes de que la presidenta diera su discurso. La empresa había realizado un “pago inapropiado” en un proyecto hidroeléctrico de Zambia.

 

Alstom tiene más antecedentes. La Justicia suiza demandó a la empresa francesa en noviembre de 2011 por sobornos a funcionarios extranjeros entre 2003 y 2010. La investigación que determinó el inicio de la causa había comenzado en 2003 e involucró a la Argentina, Brasil, Polonia, Letonia, Reino Unido y Estados Unidos.

 

 

Alstom muy buena en el país.

 

La justicia argentina verificó, a través de los mails incautados a la computadora de Manuel Vázquez en el marco de la causa que investiga a Ricardo Jaime, que la filial brasileña de Alstom le había pagado al menos medio millón de dólares en 2007 a CAESA, consultora de Jaime, mientras Transporte negociaba el proyecto para la adjudicación del tren bala. En ese momento, Alstom Brasil reconoció la contratación de consultores externos.

 

Alstom le pagó, según figura en los mails, tres facturas a CAESA por “servicios de levantamiento y análisis de proyectos ferroviarios en la Argentina”. En la causa constan varios intercambios de mails entre Vázquez y Stephanie Brun Brunet, la principal directiva de Alstom Argentina entre 2006 y 2009, donde se analizan las resoluciones sobre la licitación del tren bala que luego fueron aprobadas. En 2008 ganó la licitación para construir el tren bala que uniría Buenos Aires, Rosario y Córdoba en tres horas. El proyecto tendría un costo de 4000 millones de dólares, pero la financiación no se consiguió y quedó paralizado.

 

 

 

 

Alstom muy buena a nivel global.

 

Documentos judiciales revelan que tres divisiones de la compañía estuvieron involucrados en serios incidentes de corrupción entre 1992 y 2001, según señala una investigación en curso que realiza la ONG Poder Ciudadano. En la actualidad, se investiga a Alstom en Brazil, Suiza y Gran Bretaña. Los investigadores sospechan que Alstom usó coimas para asegurar contratos en países extranjeros, incluso luego de que esta práctica fuera prohibida por Francia, su país de origen, en 2000.

 

El Banco Mundial detectó pagos ilegales en Zambia en 2002 en un proyecto hidroeléctrico. Los pagos eran realizados a oficiales de envergadura del gobierno del país africano y consultoras que les pertenecían. Por esos hechos, el 22 de febrero el Banco Mundial impuso sanciones por tres años a las subsidiarias de Alstom Hydro France y Alstom Network Schweiz. Esas subsidiarias acordaron pagar 9,5 millones de dólares en concepto de restitución por los daños ocasionados.

 

El gobierno de Noruega puso a Alstom en una lista de observación por haber estado continuamente involucrada en casos de corrupción. En diciembre de 2011, el Consejo de Ética del gobierno noruego decidió monitorear a la compañía por cuatro años.

 

En Suiza Alstom fue investigada por sus comportamientos corruptos en otros países. Se le  ordenó pagar 42,7 millones de dólares en concepto de compensaciones. Se probó que había realizado pagos ilegales para construir estaciones de energía en 15 países a partir de la década de los noventa.

 

En Corea del Sur, Alstom utilizó coimas para asegurar contratos de trenes de alta velocidad en ese país. La justicia demostró que el CEO de Alstom Asia buscaba personas en el gobierno coreano para asegurarse los contratos del tren bala local. Alstom ganó el contrato y le transfirió 11 millones de dólares a su contacto en el gobierno coreano. El acusado emigró a los Estados Unidos. Una orden de extradición fue presentada en 1999 que señala que el CEO de Alstom “Jean Cariou confirmó que Alstom pagó a esta persona por los trabajos de lobby realizados”.

 

En Brasil hay dos investigaciones que involucran a 139 contratos firmados entre Alstom y el estado de San Pablo por 4,9 mil millones de dólares. Se sospecha que los contratos fueron obtenidos luego de que se realizaran pagos por 1,4 millones de dólares en concepto de coimas.

 

En México se señala que Alstom habría pagado 653 mil dólares a dos altos ejecutivos de la compañía eléctrica Luz y Fuerza Centro para asegurar contratos con Alstom por 5,7 millones de dólares. Las autoridades mexicanas multaron en diciembre de 2005 a Alstom con 31 mil dólares y decretaron que no podría participar en contratos públicos por tres años.

 

Cómo se puede observar en este apretado recuento, la actividad de Alstom alrededor del mundo, elogiada por la presidenta, ha tenido contundentes evaluaciones en contra. Sobre todo, en cuanto al uso de prácticas de corrupción para beneficiarse. Una estructura de intervenciones corruptas similar a la que determina el estado desastroso del ferrocarril en nuestro país. Corrupción que es sindicada como la causante de las 51 muertes de la masacre de Once. Hechos que deberían poner en suspensión la evaluación de Alstom como “muy buena”.