El cafishio, el juez, su fiscal y su alcalde

Por Lucas Schaerer 

Todas las claves para entender el caso Martins, el rol de Oyarbide y el kirchnerismo. ¿Cuál es la relación del fiscal con Macri? Y el oscuro pasado del proxeneta acusado.

Cony es la única hija del Padrino en la legendaria película. Lorena Martins es la única hija de Raúl Martins. Cony le pusieron a Lorena en la banda prostibularia y tratante que maneja su padre desde la ciudad de Cancún, México, con ramificaciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Mendoza. Jamás pensó Martins que su propia familia le daría un golpe tan fuerte a su empresa criminal.

 

 

Cony, para la mafia, el 26 de diciembre rompió con el código de omertá, que es la ley del silencio utilizado por el crimen organizado como código que prohíbe dar a conocer los delitos.

 

Lorena Martins no llegó de casualidad y sola a la Unidad Fiscal Asistencia en Secuestro Extorsivos (UFASE)- Trata para denunciar la empresa criminal de su padre. Ella anda con el caballo del comisario.

 

Marcelo Colombo, el fiscal a cargo de la UFASE, le tomó declaración en persona tras haber recibido un llamado de la ministra de Seguridad Nacional, Nilda Garré, quien hoy recibirá a la denunciante en su despacho de la calle Gelly y Obes.

 

Lorena, o Cony para la gente del bajo fondo, llegó a la oficina de la UFASE junto al abogado Claudio Lifschitz. Este letrado es conocido por la mafia narco-proxeneta, ya que por siete años fue abogado de Raúl Martins, el ex agente de la SIDE que ingresó en los años nefastos de la Triple A y respondía a Aníbal Gordon. Uno de los siete prostíbulos de la red denunciados por Lorena Martins es “Brut”, en Vicente López 2257, en esa cuadra existen tres prostíbulos estilo wisquerias y en la esquina con Azcuenaga el más TOP de los prostíbulos que es habilitado como boliche clase C con el nombre de fantasía “Madahos”. Estos comercios de la explotación sexual y trata de mujeres, donde es usual el comercio de estupefacientes, queda a tan solo dos cuadras del despacho de la ministra Garré, quien asegura y perjura en cada conferencia de prensa luchar a brazo partido contra estas mafias.

 

El único antecedente de Garré sobre los prostíbulos VIP de Recoleta fue un allanamiento que resultó cantado y sin detenidos. En marzo del año pasado fueron allanados bajo orden de la jueza María Romilda Servini de Cubria. Pero entonces se sabía de la avanzada judicial con respaldo ministerial. La filtración logró salvar a los cabarets VIP, y solo perjudicar a los prostíbulos marginales y a una decena de policías federales, entre ellos algunos comisarios como Sergio “El Fantasma” Maldonado que sigue operando en las sombras en la comisaría 19 y el actual comisario Fabián Galli. 

 

Cuenta Lorena Martins que llegó al abogado Claudio Lifschitz porque este enfrentó a su padre. Lifschitz se peleó con Martins en el 2007 al punto de denunciarlo en México. Las diferencias nacieron cuando Martins presionaba a Lifschitz para cambiar su testimonio en la causa del atentado a la AMIA de la que había sido protagonista en su rol de secretario del primer juez, Juan José Galeano, destituido por manipular la causa según declaró quien fue su secretario Lifschitz. Desde su separación con Martins, el abogado cuenta con custodia personal tras una balacera en su contra. Y está última situación lo acercó aun más con Lorena Martins, quien también sufriera el rigor de su padre, a través del “Lauchón”, un agente operativo de la SIDE que responde al todo poderoso Jaime Stiusso. “Lauchón”, peluquero de oficio según la constancia en AFIP y propietario de siete empresas, se estaría jubilando en los próximos meses para retirarse en Miami, EE.UU.

 

 

“El Lauchón me reconoció por teléfono que él me mandó unos matones en Mercedes Benz por pedido de mi padre. Me salvaron los policías que custodian a Claudio. En ese momento, en el mes de octubre, estaba en reunión con mis abogados en casa”, expresó Lorena, o Low como le gusta que la llamen.

 

 

Oyarbide

El entrerriano Norberto Oyarbide ingresó a la justicia federal en el terrorífico año de 1976 gracias a las buenas gestiones de su entonces jefe, el juez correccional Roberto Calandra, que terminaría patrocinando al dictador Roberto Viola en el juicio a las juntas militares y tiempo después al proxeneta ex SIDE, Raúl Martins. Oyarbide heredó los negocios y contactos con el crimen organizado que aún mantiene. Esto se puede observar en sus lazos con los fueros judiciales que deben aplicar la ley de Profilaxis y las divisiones de la Federal que deben investigar el comercio sexual de mujeres.

 

 

No es llamativo que el azar del sorteo computarizado en los tribunales federales uniera a los socios: el juez Oyarbide debería imputar a Martins cuando en realidad son íntimos, al punto de que el magistrado le vendió un nicho en el cementerio. Es sabido en la sede judicial de la avenida Comodoro Py que el poder político maneja el sorteo de los jueces.

 

 

“Las causas por trata y proxenetismo siempre caen en Oyarbide o Lijo”, asevera Gustavo Vera de la Fundación Alameda, la organización pionera en la lucha contra la esclavitud del siglo XXI, que mantiene una mega causa contra 104 marcas de ropa, y varias redes de esclavitud sexual, entre ellas la instalada alrededor del Departamento Central de la PFA o la denuncia de la policía Nancy Miño que denunció a la División Trata de Personas de la Federal.

 

Por la amistad de Oyarbide y Martins, Lorena se niega a ampliar su declaración de la UFASE y sumar más pruebas a las agendas de teléfonos, y papeles que entregó en su primer declaración.

 

 

“Norberto” lo llama Lorena cada vez que se refiere a Oyarbide. Estuvo entre los invitados de su casamiento y el de su hermano. Se lo ve al juez en un video vestido de smoking con el detalle de un moño y sosteniendo una copa junto al primo hermano de Martins y padrino de bodas, Héctor Darío Biglione, apodado “Iván”. Éste hombre fue pagador de Martins, unos de los enviados con las coimas, y al tiempo se abrió sus propios prostíbulos en Mendoza, ahora cuestionados por el poder político local que prometió iniciar una investigación. La relación de “Iván” con Martins se enfrío y ahora sólo le compra mujeres de Buenos Aires a mil pesos, según figura en la denuncia de la hija del mafioso y ex SIDE.

 

Una alta fuente del poder eclesiástico reconoció que el juez Oyarbide “está muy desgatado y cansado. Algunos dicen que espera conseguir garantías de seguridad para irse al exterior y así retirarse de la justicia”.

 

Quienes conocen a Oyarbide aseguran que era un hombre “muy correcto en lo profesional” pero que cayó en desgracia con el escándalo de Spartacus. “No pudo remontar más. Después de eso fueron todas caídas, por ejemplo el sobreseimiento por el enriquecimiento ilícito de los Kirchner”, agregó la destacada fuente clerical.

 

 

Desde la cumbre del poder judicial le han quitado respaldo. El juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, especuló sobre el costo anillo de Norberto Oyarbide al decir que es desproporcionado respecto a su capacidad patrimonial.

 

La propia Lorena Martins reconoce que muchos de sus conocidos están relacionados con Oyarbide, “los que hacia días lo defendían” ahora están diciendo que esto (por el escándalo Martins) es lo último, que se debe ir.

 

En los negocios oscuros lo mejor es el silencio, y el escándalo Martins versus Martins generó mucho ruido al punto de presencia en los diarios y canales de televisión en toda América Latina, Europa, y en México donde reanudan la investigación sobre Raúl Martins gracias a la presión de la comunidad argenmex y la propia iglesia católica en sintonía con la local que apoyó abiertamente a Lorena mediante una foto del cardenal Jorge Bergoglio con una foto en su despacho con Lorena y Gustavo Vera.

 

Norberto Oyarbide sigue de vacaciones y así gana tiempo para no entregar la causa.

 

Del otro lado, el fiscal Gerardo Pollicia los últimos días se mostraba desesperado por tomar declaración a Lorena Martins. El apuro se entiende cuando se lee la recusación al fiscal presentada este viernes por Low Martins.

 

 

“Durante la presidencia del Ing. Macri (Mauricio) y mientras el Sr. Ríos (Oscar Raúl, cajero de la reelección) se desempeñaba como vocal, el Sr. Fiscal fue designado en mayo de 2007 miembros integrante de la Comisión Asesora de Seguridad Deportiva de la Presidencia del Club, siendo designado en ese cargo por la Comisión Directiva del Club Atlético Boca Juniors, presidida por el Ing. Macri y conformada en ese tiempo por el Sr. Ríos”, figura en la presentación para apartar a Pollicita.

 

Ríos es el jefe político del PRO en el barrio de Flores y en la denuncia aparece como el recaudador de Macri, habría cobrado 10 mil dólares enviados por Martins según consta en varios correos electrónicos. Ríos no solo es dirigente de Boca Juniors además controló durante mucho tiempo la Agencia Gubernamental de Control, área que maneja las inspecciones y habilitaciones de todos los comercios en la Ciudad de Buenos Aires.

 

Por otro lado existe la causa Martins generó un revuelo sobre las instancias superiores del fuero Federal, que sigue sin pronunciarse ante la falta de avances de la justicia de primera instancia. Se cumplirá un mes y aún no se produjeron allanamientos a locales de la estructura criminal de Martins, que incluyen para empezar siete prostíbulos, y tampoco se resguardaron a las víctimas del tráfico de Argentina a México que ya testimoniaron su calvario ante algunos pocos medios de comunicación.

 

 

“El artículo 16 decreto 1.285 del año 1956 modificado por la ley 24.289 asegura que los magistrados serán punibles a remoción. Frente a la conducta de Oyarbide lo que le corresponde hacer a Casación es un sumario y luego una denuncia ante la Consejo de la Magistratura. Ya es suficiente para iniciar expediente y ser echado por la propia justicia. La superintendencia tiene que actuar”, dijo Mario Ganora, el abogado penalista experto en trata de personas y vicepresidente de la Fundación Alameda.

 

 

“Oyarbide está faltando a la dignidad y decoro de los magistrados por los bailes en boliches (existe un video con el cuartetero La Mona Jiménez) y la exhibición con los proxenetas públicamente”, cerró Ganora.

 

Los bajos fondos

A los 17 años Raúl Martins se enamoró. En una kermes organizada por una iglesia católica de Saavedra conoció a Cristina Susana Cancela Nanni. Luego empezó la carrera de derecho y hasta cuarto año cursó con la entonces joven y flamante esposa. Sus materias universitarias lo llevaron a la cobertura como profesor de historia y Educación Cívica en un secundario católico, mientras se dedicaba a su profesión, espía de la SIDE en los tenebrosos setenta.

 

En la cueva de los espías Martins conoció a “La Negra” Norma Esther Oviedo, espía y proxeneta. En ese entonces se dedicaban a marcar militantes que después eran chupados en campos de concentración de la Capital Federal, como automotores Orletti. Dicen que ella, “La Negra”, lo metió en el negocio de la trata y proxenetismo gracias a sus familiares de la Policía Federal. El primer emprendimiento criminal del “pelado” Martins y “La Negra” fue un privado. Después creció el negocio y sus contactos con banca de la SIDE para implementar la extorsión, las famosas filmaciones a los poderosos que caían al pecado del sexo pago.

 

Antes se citaba al “Lauchon” un integrante de la SIDE como ejecutor del apriete a Lorena Martins. Éste espía responde a Jaime Stiusso, reconocido por una foto que mostró en un programa de televisión el entonces ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo “zapatitos blancos” Béliz.

 

Stiusso tuvo en diciembre una fuerte derrota en la era K. Gustavo Béliz, alfil de la iglesia católica, pudo vencer al SIDE y no fue penalizado por mostrar la imagen de este servicio de inteligencia.

 

El sistema de filmaciones a los poderosos lo replicó Raúl Martins de su jefe Jaime Stiusso. De hecho en México sigue con este sistema que mantiene callado a cientos de funcionarios en Argentina y México. Los videos y fotos de narcos de “Los Zetas” y prostitutas sentados o en hoteles con gobernadores, senadores, diputados, no causan gracia al poder político. Las 150 mujeres argentinas traficadas a México reconocen el poder de Martins y por eso lo tildan de “intocable”.

 

Martins sigue siendo hombre de los servicios. Se lo ve en un video con su abogado Teodoro “Teo” Álvarez, que a su vez patrocinó al nefasto SIDE e integrante de la dictadura, Aníbal Gordon. Los hijos de Álvarez, sobre todo Facundo, también filmados en el cumpleaños de Martins, fueron quienes salvaron a Martins de la causa penal que en los noventa lo mantuvo en jaque.

 

 

PROxeneta

El 70 por ciento de esas mujeres son argentinas en los prostíbulos de Cancún y Playa del Carmen. Es conocido en México que las argentinas son puestas en venta con la cruel promoción “la mejor carne”.

 

 

El macrismo primero no tuvo reacción ante la denuncia y la foto de Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada (empresaria textil denunciada por talleres clandestinos), tomada durante su luna de miel, junto a Gabriel Conde dentro del prostíbulo MIX. Varios días pasaron sin defensa. Se dedicaron a averiguar como venía “la vaina”. Su principal preocupación esos primeros días de conocerse la denuncia era saber que pruebas existían contra su recaudador, Oscar Raúl Ríos. Hoy la estrategia del PRO es presionar a periodistas para lograr limitar la denuncia a los medios kircheristas. Otro de sus puntos débiles es la relación de Macri con el encargo de MIX, Gabriel Conde. Éste es lugarteniente de Martins. Con reconocida trayectoria proxeneta en “Shampoo” donde tuvo traficadas brasileñas y explotadas a menores. “Estuvo preso y no quería vender su caballo de carrera para pagar la fianza”, reconoce Lorena Martins.

 

 

La defensa PRO es que nadie lleva a su mujer a un prostíbulo. Lo que no dicen es que estos cabarets de primer nivel tienen espectáculos de bailes, cenas show además de la explotación sexual. Son polirubros. No tienen límites, al punto que los pistoleros narcos tienen un mostrador donde dejar las armas. Así MIX se transformó en el único espacio de Cancún libre de armas. Un lugar ideal para el flamante matrimonio Macri-Awada.