El Revisionismo, tan humano como la contradicción

Por Luciana Sabina (@kalipolis)

La autora revisa algunas conclusiones de la historia oficial. El rosismo y los indígenas.

 

 

Aunque el revisionismo insista en destacar sólo el costado pactista de Rosas en cuanto a los indios (mostrándolo como una especie de Madre Teresa de Calcuta con poncho) el Coronel Juan Carlos Walther, entre otros, en su libro “La Conquista del Desierto” demuestra que Don Juan Manuel no pudo cumplir con su plan de limpiar de indios rebeldes la zona comprendida desde los Andes al Atlántico y por el Sur hasta Río Negro, debido fundamentalmente a la falta de tropas. Para el lamento de Walther, Rosas únicamente logró eliminar algunas tribus importantes, huyendo sus principales caciques hacia Chile.

 

 

Sin embargo, historiadores de la talla de José María Rosa han señalado que dicha expedición no se proponía el exterminio de los indios, dejemos al mismo Rosas contestarles: “… no se necesita más para enfrentar a los indígenas, o acabar con todos ellos, que situar en Chuelechel una división de cuatrocientos soldados de una manera permanente…” (Carta de Rosas a Quiroga, 1833 – citada por Walther, pág. 331). Como efectivamente hizo por un tiempo.

 

 

Julio Argentino Roca dijo en 1875: “… A mi juicio, el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del río Negro, es el de la guerra ofensiva que fue seguida por Rosas, que casi concluyó con ellos…” (Walther; 330). Roca alias “el infame”, el asesino del buen salvaje, el que no merece estar en los billetes de $100 ¿o Roca el que llevó a cabo con éxito lo que no puedo Rosas?

 

 

Trato tradicional y propio de esta corriente el que dan a Julio A., extrapolándolo de su contexto temporal, sin hacer mucho hincapié en los malones, en la toma de cautivos, en el hecho de que Chile podía dejarnos sin la Patagonia, ni en la presión de una sociedad harta de la inseguridad en la frontera. Lo cierto es que hoy gracias a la ocupación efectiva del Presidente Roca hoy poseemos la Patagonia en detraimiento de Chile, aunque eso no es visto como un ejemplo de soberanía por parte del revisionismo; curioso, cuando una de las bofetadas propiciadas a Sarmiento por estos autores se basa justamente en las intenciones del sanjuanino de otorgar dicha porción territorial a nuestros hermanos trasandinos, por lo cual es considerado un vende patria.

 

 

Este es uno de los tantos ejemplos contradictorios y en extremo poco profesionales observables en libros de autores revisionistas. Quiénes, actualmente pretenden imponer un discurso único con apoyo estatal. Así, aquellos que surgieron para “revisar” y denunciar los atropellos cometidos por la historia oficial, se transformaron en eso que tanto critican, como generalmente suele suceder.

 

 

En fin, en mi opinión, cada uno de estos textos debería comenzar con la siguiente frase de Luis Buñuel a modo de advertencia: “La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas”.

.