El asesinato de Cristian Ferreyra y los otros olvidados

Ocurrió ayer por la tarde en la comunidad de San Antonio, Santiago del Estero, cuando personal contratado por el empresario José Ciccioli se acercó a la casa de Ferreyra. Los 20 muertos de la era de los DDHH.

 

 

 

“Era algo que nosotros no esperábamos, que puedieran asesinar a un compañero” dice Adolfo Farías, miembro del MOCASE Vía Campesina sobre el asesinato del campesino Cristian Ferreyra. El desenlace ocurrió ayer por la tarde, cuando los hermanos Javier y Arturo Juárez irrumpieron en la casa de Ferreyra y comenzaron a disparar con sus escopetas, agresión que tuvo como triste resultado una muerte y dos heridos de gravedad. Cristian sufrió una fatal herida en la ingle, mientras que a su hermano le dispararon en la pierna y a Darío Godoy lo golpearon. Ambos fueron internados ayer en el hospital de Monte Quemado y trasladados hoy a la capital santeagueña.

 

Los dos agresores actualmente prófugos fueron identificados como “sicarios” del empresario sojero José Ciccioli. Voceros del MOCASE responsabilizaron directamente a Ciccioli por el ataque ya que los hermanos Juárez fueron contratados por el empresario para amedrentar a la comunidad. Consultada por Perfil, Laura Ciccioli, hija del empresario sojero, se desentendió del tema argumentando que se trató de una venganza: “lo que pasó es que esta gente (por el Mocase) amenazó a un hombre con un arma blanca. Este fue a su casa y se vengó, así que no tenemos nada que ver”. Sin embargo, esta versión se contradice con una historia no tan reciente de intimidaciones y violencia. “Nosotros hace unos cuantos meses que venimos sufriendo amenazas y represiones policiales, y, en este caso, Ciccioli contrataba a gente armada para desalojar a las familias campesinas”, relata Farías y recuerda: “hace un tiempo atrás salían a los caminos para atajar a los niños que iban a la escuela amenazándolos con armas, tirándoles tiros por arriba de las casas”.

 

Por otra parte, varios miembros de MOCASE coincidieron en que Ciccioli los había amenazado de muerte públicamente en otra oportunidad. Contratar gente armada es una práctica común de los empresarios de la zona, y muchos de ellos son “gendarmes o policías retirados” según indica Adolfo Farías.

 

 

Una historia de represión

Cristian vivía junto sus padres, hermanos y otras 50 familias en la comunidad de San Antonio, a 400 kilómetros de Santiago capital. En esa zona, José Ciccioli había comprado dos mil hectáreas en la época del juarismo y desde ese momento se desató una escalada de violencia que duró meses. Los Ciccioli son solo un ejemplo de tierras compradas por empresarios que como sostienen desde MOCASE son los que han participado de otros ataques “que vienen sufriendo los campesinos indígenas en los departamentos Copo, Pellegrini y Alberdi desde hace 4 meses de forma sistemática (como los casos de) la detención arbitraria de Ricardo Cuellar, el atentado a la FM Pajsachama, la quema de ranchos y pertenencias de campesinos”.

 

En el interín, varias denuncias se radicaron en el juzgado Penal y Correccional de Monte Quemado a cargo del Dr. Alejandro Fringes Sarria, y el gobierno provincial designó un Comité de Crisis para realizar un relevamiento de las situaciones de conflicto y resolver la problemática de tierras. Según los miembros de la organización nada hizo la justicia, ni el gobierno provincial en este sentido. Mientras tanto, sin embargo, la Dirección Provincial de Bosques autorizó el desmonte de miles de hectáreas, que compaña el desalojo de las familias que habitan el lugar.

 

 

20 muertos desde 2003 ¿Y los DDHH?

 

 

El asesinato de Cristian Ferreyra se suma a otros 19 episodios de asesinatos en diversas circunstancias, pero bajo un común denominador: la violación de los derechos humanos. Gatillo fácil y represión de la protesta social son los dos grandes telones de fondo para un acto que tiene cada vez más protagonistas. Aquí, plazademayo.com los recuerda:

 

 

  • Ariel Farfán, Félix Reyes Pérez y Juan Sosa Velázquez murieron durante los incidentes de Libertador General San Martín por el reclamo de tierras en Jujuy.

 

  • Franco Almirón y Mauricio Ramos, víctimas de la represión policial durante los disturbios en José León Suárez a causa del descarrilamiento de un tren.

 

  • Mariano Fereyra, militante del Partido Obrero asesinado durante una movilización en contra la tercerización de trabajadores ferroviarios.

 

  • Juan Quispe Castañares; Bernardo Salgueiro; Rosemarie Cupeña ; y Juan Valero. Tres víctimas de la represión durante la toma del Parque Indoamericano.

 

  • Adams Ledesma, periodista de Mundo Villa TV. Fue asesinado bajo un episodio que aún no ha sido esclarecido. Luchaba por las mejoras en la calidad de vida del barrio.

 

  • Carlos Fuentealba, murió cuando fue alcanzado por una granada de gas durante una manifestación de docentes en Neuquén.

 

  • Javier Chocobar, dirigente indígena. Le dispararon mientras se manifestaba por su derecho a la tierra en Tucumán.

 

  • Juan Carlos Erazo, murió en Mendoza luego de una represión policial contra el trabajo en negro, durante una manifestación de los trabajadores de ajo.

 

  • Facundo Vargas, murió en una movilización contra el gatillo fácil.

 

  • Diego Bonnefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas: tres adolescentes de Bariloche víctimas del gatillo fácil.

 

  • Roberto López. La policía le disparó durante el desalojo en la Comunidad La Primavera de Formosa.

 

 

 

NOTAS RELACIONADAS

 

“Un modelo agropecuario que suma victimas”
“Castigados por el pecado de luchar”
“¡Con la tierra no! Cristina”
““Al debate sobre la extranjerización de la tierra hay que sumarle la mirada campesina e indígena””