Papá era un poco más inteligente que el resto

Por Hernán Marcelo Savini (@Jekan_oeste)

Un homenaje a Néstor Kirchner.

 

Cuando niño le decía a mi papá: “Papá en el colegio son todos peronistas, acá en la sociedad de fomento son todos peronistas, mis amigos del barrio son todos peronistas y nosotros somos comunistas ¿algo está mal?” Claro, papá era un poco mas inteligente que el resto.

 

Estas palabras me las dijo un añejo militante, porque viejo son los trapos, Juan Carlos Fasani infatigable activista de Madres de Plaza de Mayo de genes comunistas que devino en irrefutable peronista. Días atrás, para ser más preciso este sábado en vísperas del 23 de octubre de 2011 , Juan Carlos Fasani estaba feliz. Con tan solo observar su postura perfecta, erguido, de barba tupida y implacablemente blanca, un minotauro que se comió las migas del rastro hace tiempo y su laberinto le sienta bien. Es Juan Carlos quien contagia de manera espontánea. Es Juan Carlos quien dice: “Es que ahora por primera vez en mi vida puedo respirar pibe” Claro, este minotauro tiene muchas banderillas clavadas en su lomo, que nunca dejaron de supurar, pero ha sabido sortear los pases de aquellos Toreros nefastos que fueron la Libertadora, la Triple A, Las juntas y el menemismo .

 

Ayer Juan Carlos Fasani parado en medio de esta Plaza de toros que es Argentina, en el momento en que el Juez de la causa ESMA dictaba su veredicto a los Asesinos “culpables”, supo como nunca que estaba vivo, y una vez más, respiró una bocanada de aire fresco del aliento de los 30.000, el ventarrón incontrolable de justicia. Hoy, 27 de Octubre del 2011, a un año de la muerte de Néstor, de la desaparición de su traje desprolijo y argento de su cuerpo, Juan Carlos Fasani sentado detrás de un torno maltrecho en su taller, toma unos mates amargos y se ríe recordando a ese Flaco loco haciendo malabares con el Bastón Presidencial, y se emociona recordando la cara de culo del General Bendini bajando el cuadro del Monstruo asesino …..

 

Estas palabras quizás Juan Carlos nunca las diga, pero puedo imaginarlas; “Mirá nene a mi dejame acá en el taller tomando mate, vos, vos andá a la plaza, estoy viejo y los cajetillas que garpan monumentos y mausoleos nunca me gustaron, ¡el Flaco los hubiera cagado a patadas en el Orto!” Después de soplar las velitas, nunca se olviden de militar, pero en los barrios, con y para quienes los cajetillas nunca les pagaran un mausoleo. ¡COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS!, como diría Juan Carlos Fasani “zapatear los barrios con ellos y para ellos”, que es la única manera de construir un mausoleo que nadie jamas podrá romper …..